Loading
 
 
 
Loading
 
La preservación del derecho a la vida
Loading
 
29 de Abril de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 29-04-2014, Gaudium Press) Como ser vivo, el hombre debe respetar el ser que recibió de Dios, lo que lo obliga a cuidar por la manutención de su vida y de su salud y le prohíbe matarse a sí mismo.

Como corolario de esta ley, no está en nuestro poder el matar o herir a nuestros semejantes, a no ser en legítima defensa, en determinadas condiciones. Este derecho a la vida está fundamentado en la dignidad de la persona humana, y él se extiende desde la concepción hasta su muerte natural. Esta dignidad dice respecto a los bienes del espíritu como a los bienes del cuerpo, pues mientras se está en esta vida ellos son inseparables.

Maria con el nino.jpg
Foto: Victor Toniolo.

El derecho a la vida tiene sus corolarios: todo lo que se opone a la vida, a su integridad física y moral, su dignidad como persona humana, constituyen violaciones que perjudican gravemente el progreso de la civilización, degradan las costumbres y las instituciones humanas y ofenden gravemente la honra debida al Creador. El Papa Juan Pablo II, en Veritatis Splendor, reafirma la doctrina del Vaticano II:

"Todo cuanto se opone a la vida, como son todas las especies de homicidio, genocidio, aborto, eutanasia y suicidio voluntario; todo lo que viola la integridad de la persona humana, como las mutilaciones, los tormentos corporales y mentales y las tentativas para violentar las propias consciencias; todo cuanto ofende la dignidad de la persona humana, como las condiciones de vida infra-humanas, las prisiones arbitrarias, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, el comercio de mujeres y jóvenes; y también las condiciones degradantes de trabajo, en que los obreros son tratados como meros instrumentos de lucro y no como personas libres y responsables. Todas estas cosas y otras semejantes son infamantes; al mismo tiempo que corrompen la civilización humana, deshonran más aquellos que así proceden de lo que los que padecen injustamente; y ofenden gravemente la honra debida al Creador" (1993: 80).

Estos mismos conceptos son también defendidos por hombres de varios campos del saber. Es como explica el conocido juez brasileño Ives Gandra:

"Es evidente que el derecho a la vida implica otros derechos que le permiten ser ejercido, que también son de derecho natural, como el derecho a la educación, a la libertad de asociación, al trabajo, a la salud, a la dignidad pertinente al ser humano, a la intimidad, a no ser alejado de la convivencia social, sino se le trae mal superior, a partir de los indicios de su actuación anterior. El derecho a la vida es el principal derecho del ser humano. Cabe al Estado preservarlo, desde su concepción, y preservarlo tanto más cuanto más insuficiente sea el titular de este derecho. Ningún egoísmo o interés estatal puede superarlo. Siempre que deja de ser respetado, la historia ha demostrado que el orden jurídico que lo degrada pierde estabilidad futura y se deteriora rápidamente".

Por: Padre Leopoldo Werner, EP.

 

Loading
La preservación del derecho a la vida

Redacción (Martes, 29-04-2014, Gaudium Press) Como ser vivo, el hombre debe respetar el ser que recibió de Dios, lo que lo obliga a cuidar por la manutención de su vida y de su salud y le prohíbe matarse a sí mismo.

Como corolario de esta ley, no está en nuestro poder el matar o herir a nuestros semejantes, a no ser en legítima defensa, en determinadas condiciones. Este derecho a la vida está fundamentado en la dignidad de la persona humana, y él se extiende desde la concepción hasta su muerte natural. Esta dignidad dice respecto a los bienes del espíritu como a los bienes del cuerpo, pues mientras se está en esta vida ellos son inseparables.

Maria con el nino.jpg
Foto: Victor Toniolo.

El derecho a la vida tiene sus corolarios: todo lo que se opone a la vida, a su integridad física y moral, su dignidad como persona humana, constituyen violaciones que perjudican gravemente el progreso de la civilización, degradan las costumbres y las instituciones humanas y ofenden gravemente la honra debida al Creador. El Papa Juan Pablo II, en Veritatis Splendor, reafirma la doctrina del Vaticano II:

"Todo cuanto se opone a la vida, como son todas las especies de homicidio, genocidio, aborto, eutanasia y suicidio voluntario; todo lo que viola la integridad de la persona humana, como las mutilaciones, los tormentos corporales y mentales y las tentativas para violentar las propias consciencias; todo cuanto ofende la dignidad de la persona humana, como las condiciones de vida infra-humanas, las prisiones arbitrarias, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, el comercio de mujeres y jóvenes; y también las condiciones degradantes de trabajo, en que los obreros son tratados como meros instrumentos de lucro y no como personas libres y responsables. Todas estas cosas y otras semejantes son infamantes; al mismo tiempo que corrompen la civilización humana, deshonran más aquellos que así proceden de lo que los que padecen injustamente; y ofenden gravemente la honra debida al Creador" (1993: 80).

Estos mismos conceptos son también defendidos por hombres de varios campos del saber. Es como explica el conocido juez brasileño Ives Gandra:

"Es evidente que el derecho a la vida implica otros derechos que le permiten ser ejercido, que también son de derecho natural, como el derecho a la educación, a la libertad de asociación, al trabajo, a la salud, a la dignidad pertinente al ser humano, a la intimidad, a no ser alejado de la convivencia social, sino se le trae mal superior, a partir de los indicios de su actuación anterior. El derecho a la vida es el principal derecho del ser humano. Cabe al Estado preservarlo, desde su concepción, y preservarlo tanto más cuanto más insuficiente sea el titular de este derecho. Ningún egoísmo o interés estatal puede superarlo. Siempre que deja de ser respetado, la historia ha demostrado que el orden jurídico que lo degrada pierde estabilidad futura y se deteriora rápidamente".

Por: Padre Leopoldo Werner, EP.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/58232-La-preservacion-del-derecho-a-la-vida. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La muestra está organizada en las categorías: "El Nacimiento", "El piso de la Diócesis", "Rezar y ...
 
La Comisión Arquidiocesana de Animación para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en Salvador ...
 
Se trató de la 10ª edición del festival de villancicos "Nadalenques al carrer" que se realiza con ...
 
Algunos días después de la Encarnación del Verbo, María Santísima fue "de prisa a las montañas ...
 
Se trató de Andrew Patrick Larking, un joven estadounidense de 22 años, procedente de Michigan, qu ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading