Loading
 
 
 
Loading
 
Fátima: Rector afirma que acoger a María significa "acoger el vehemente apelo a la conversión"
Loading
 
16 de Marzo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Fátima - Portugal (Jueves, 16-03-2017, Gaudium Press) "Recibir a María en nuestra vida significa imitarla en sus actitudes, acoger su mensaje y sus exhortaciones. Recibir a María en nuestra casa, como el discípulo, significa acoger el vehemente apelo a la conversión que ella aquí vino a traernos".

1.jpg

Estas palabras son del padre Carlos Cabecinhas, Rector del Santuario Nacional de Fátima cuando presidió la peregrinación mensual de marzo en el Año Jubilar, que tuvo su inicio con la recitación del Rosario y, habiendo, luego a seguir, la celebración Eucarística en la Basílica de la Santísima Trinidad.

Pedagogía cuaresmal de conversión

El rector del Santuario de Fátima afirmó que recibir a María en casa, "como el discípulo", significa aceptar seguir el camino que ella indica.

Y, este camino, para el Padre Cabecinhas, en el Mensaje de Fátima está presente una "pedagogía de vivencia del tiempo cuaresmal como itinerario de conversión", basada en la oración, en las prácticas de penitencia y en el amor a los otros.

Él acentuó que recibir a María en casa, "como el discípulo", en el tiempo cuaresmal, significa "acoger el vehemente apelo a la conversión", acogiendo la pedagogía "de aquella Señora más brillante que el Sol". Para él, "La exhortación a la conversión está patente en el pedido repetido para que los hombres no ofendan más a Dios, en el apelo a la oración y a los sacrificios por los pecadores y marcan el mensaje de Fátima del primero al último momento", afirmó, concluyendo sus palabras.

 

Loading
Fátima: Rector afirma que acoger a María significa "acoger el vehemente apelo a la conversión"

Fátima - Portugal (Jueves, 16-03-2017, Gaudium Press) "Recibir a María en nuestra vida significa imitarla en sus actitudes, acoger su mensaje y sus exhortaciones. Recibir a María en nuestra casa, como el discípulo, significa acoger el vehemente apelo a la conversión que ella aquí vino a traernos".

1.jpg

Estas palabras son del padre Carlos Cabecinhas, Rector del Santuario Nacional de Fátima cuando presidió la peregrinación mensual de marzo en el Año Jubilar, que tuvo su inicio con la recitación del Rosario y, habiendo, luego a seguir, la celebración Eucarística en la Basílica de la Santísima Trinidad.

Pedagogía cuaresmal de conversión

El rector del Santuario de Fátima afirmó que recibir a María en casa, "como el discípulo", significa aceptar seguir el camino que ella indica.

Y, este camino, para el Padre Cabecinhas, en el Mensaje de Fátima está presente una "pedagogía de vivencia del tiempo cuaresmal como itinerario de conversión", basada en la oración, en las prácticas de penitencia y en el amor a los otros.

Él acentuó que recibir a María en casa, "como el discípulo", en el tiempo cuaresmal, significa "acoger el vehemente apelo a la conversión", acogiendo la pedagogía "de aquella Señora más brillante que el Sol". Para él, "La exhortación a la conversión está patente en el pedido repetido para que los hombres no ofendan más a Dios, en el apelo a la oración y a los sacrificios por los pecadores y marcan el mensaje de Fátima del primero al último momento", afirmó, concluyendo sus palabras.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El 21 de marzo habría una decisión sobre su caso, pero las autoridades guardan reserva sobre el su ...
 
El purpurado vuelve a asumir la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal Española y explicó su ...
 
El decreto que declaró la advocación Stella Maris Patrona de la Armada Argentina fue firmado en 19 ...
 
La peregrinación tiene lugar con motivo del 30º aniversario de la visita que realizó al país el ...
 
El Pontífice comentó la actitud de fe y esperanza de Abrahán, que confió en Dios a pesar de que ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading