Loading
 
 
 
Loading
 
Libradnos del mal
Loading
 
16 de Mayo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 16-05-2017, Gaudium Press) Una tarde se encontraba San Juan Bosco -que tenía profundo conocimiento de las almas-, recorriendo las avenidas de su ciudad natal, con el objetivo de conquistar almas para Dios. He aquí que, en aquel instante, ve, del otro lado de la calle, un joven que sufría fuertes tentaciones, pues estaba siendo atormentado por una multitud de demonios.

1.jpg

De repente, el santo ve a lo lejos otro niño que se aproxima al joven. Llegando a su encuentro, todos los demonios que allí atormentaban al joven huyen inmediatamente. Al contemplar esta escena, el hombre de Dios se pregunta:

- ¡Qué niño misterioso! ¡Quién podrá ser, pues consiguió espantar todos los demonios! ¿Será por acaso el Niño Jesús o el Ángel de la Guarda del pobre joven?

Tal vez el lector haya pensado en idénticas preguntas.

En ese mismo momento, aparece al justo sacerdote su Ángel Custodio, que le pregunta:

- ¿Te gustaría saber quién es aquel niño que consiguió ahuyentar el escuadrón de demonios? Obteniendo una respuesta afirmativa, el Ángel prosigue:

- Aquel niño es una mala amistad, que equivale a toda aquella presencia diabólica. Así, los demonios, al ver al niño malo aproximarse, partieron tranquilos, sabiendo que aquella amistad valía por el trabajo de todos ellos.

Es el caso de decir: ¡"Dime con quién andas y te diré quién eres"!

Loading
Libradnos del mal

Redacción (Martes, 16-05-2017, Gaudium Press) Una tarde se encontraba San Juan Bosco -que tenía profundo conocimiento de las almas-, recorriendo las avenidas de su ciudad natal, con el objetivo de conquistar almas para Dios. He aquí que, en aquel instante, ve, del otro lado de la calle, un joven que sufría fuertes tentaciones, pues estaba siendo atormentado por una multitud de demonios.

1.jpg

De repente, el santo ve a lo lejos otro niño que se aproxima al joven. Llegando a su encuentro, todos los demonios que allí atormentaban al joven huyen inmediatamente. Al contemplar esta escena, el hombre de Dios se pregunta:

- ¡Qué niño misterioso! ¡Quién podrá ser, pues consiguió espantar todos los demonios! ¿Será por acaso el Niño Jesús o el Ángel de la Guarda del pobre joven?

Tal vez el lector haya pensado en idénticas preguntas.

En ese mismo momento, aparece al justo sacerdote su Ángel Custodio, que le pregunta:

- ¿Te gustaría saber quién es aquel niño que consiguió ahuyentar el escuadrón de demonios? Obteniendo una respuesta afirmativa, el Ángel prosigue:

- Aquel niño es una mala amistad, que equivale a toda aquella presencia diabólica. Así, los demonios, al ver al niño malo aproximarse, partieron tranquilos, sabiendo que aquella amistad valía por el trabajo de todos ellos.

Es el caso de decir: ¡"Dime con quién andas y te diré quién eres"!

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/87341-Libradnos-del-mal. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En el año en que la Iglesia en Brasil celebra el Año Mariano en conmemoración a los 300 años del ...
 
La homilía que el Papa Francisco pronunció este jueves en la Casa Santa Marta fue inspirada en la ...
 
Hay muchas personas que dicen: "Es absurdo crer en aquello que nuestros sentidos no pueden percibir, ...
 
El Papa quiere hacerse presente en las obras de tres proyectos llevados adelante por misioneros y po ...
 
Se trata de ocho seminaristas del Seminario Metropolitano de Sevilla y un religioso de la Sociedad d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading