Loading
 
 
 
Loading
 
Necesario es que el buen Dios nos castigue
Loading
 
7 de Agosto de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 07-08-2017, Gaudium Press) ¿Quién podría, mis hermanos, oír sin gran sorpresa las palabras de nuestro Salvador a sus discípulos antes de subir al Cielo, diciéndoles que la vida de ellos sería una sucesión de lágrimas, de cruces y padecimientos, mientras las personas del mundo se abandonarían a una alegría insensata y a risas frenéticas?

2.png

Esto no significa, nos dice San Agustín, que los hombres del mundo, o sea, los malos, no tengan también sus sufrimientos, pues las perturbaciones y los pesares son consecuencia de una consciencia criminal, y un corazón desreglado encuentra su suplicio en su propio desastre. [...]

Tal vez, entretanto, penséis: "No puedo comprender que Dios nos aflija, Él, que es la propia bondad y nos ama infinitamente". Preguntadme también, entonces, si es posible que un buen padre castigue a su hijo, o un médico recete un remedio amargo a sus enfermos.

¿Juzgáis que sería más acertado el padre dejar al hijo vivir en el libertinaje, en vez de castigarlo para mantenerlo en el camino de la salvación y conducirlo al Cielo? ¿Creéis que actuaría mejor el médico que dejase al enfermo morir, por el recelo de darle remedios amargos?

¡Oh! ¡Cómo es ciego quien hace tan equivocado raciocinio! Es necesario que el buen Dios nos castigue, pues, de lo contrario, no seríamos del número de sus hijos, ya que el propio Nuestro Señor Jesucristo nos dice que el Cielo será dado apenas a aquellos que sufren y combaten hasta la hora de la muerte. ¿Juzgáis, por ventura, mis hermanos, que Él no dice la verdad? Pues bien, observad la vida de los Santos y el camino que ellos siguieron: cuando paran de sufrir, ellos se juzgan perdidos y abandonados por Dios.

San Juan Bautista Vianney

(Extracto del Sermón sobre las aflicciones - in "Revista Arautos do Evangelho", agosto , 2017)

 

 

Loading
Necesario es que el buen Dios nos castigue

Redacción (Lunes, 07-08-2017, Gaudium Press) ¿Quién podría, mis hermanos, oír sin gran sorpresa las palabras de nuestro Salvador a sus discípulos antes de subir al Cielo, diciéndoles que la vida de ellos sería una sucesión de lágrimas, de cruces y padecimientos, mientras las personas del mundo se abandonarían a una alegría insensata y a risas frenéticas?

2.png

Esto no significa, nos dice San Agustín, que los hombres del mundo, o sea, los malos, no tengan también sus sufrimientos, pues las perturbaciones y los pesares son consecuencia de una consciencia criminal, y un corazón desreglado encuentra su suplicio en su propio desastre. [...]

Tal vez, entretanto, penséis: "No puedo comprender que Dios nos aflija, Él, que es la propia bondad y nos ama infinitamente". Preguntadme también, entonces, si es posible que un buen padre castigue a su hijo, o un médico recete un remedio amargo a sus enfermos.

¿Juzgáis que sería más acertado el padre dejar al hijo vivir en el libertinaje, en vez de castigarlo para mantenerlo en el camino de la salvación y conducirlo al Cielo? ¿Creéis que actuaría mejor el médico que dejase al enfermo morir, por el recelo de darle remedios amargos?

¡Oh! ¡Cómo es ciego quien hace tan equivocado raciocinio! Es necesario que el buen Dios nos castigue, pues, de lo contrario, no seríamos del número de sus hijos, ya que el propio Nuestro Señor Jesucristo nos dice que el Cielo será dado apenas a aquellos que sufren y combaten hasta la hora de la muerte. ¿Juzgáis, por ventura, mis hermanos, que Él no dice la verdad? Pues bien, observad la vida de los Santos y el camino que ellos siguieron: cuando paran de sufrir, ellos se juzgan perdidos y abandonados por Dios.

San Juan Bautista Vianney

(Extracto del Sermón sobre las aflicciones - in "Revista Arautos do Evangelho", agosto , 2017)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/89094-Necesario-es-que-el-buen-Dios-nos-castigue-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Cientos de fieles acuden a una parroquia en la cual un grupo de niños afirmó haber tenido una visi ...
 
Dos tíos de Mons. Dominick J. Lagonegro fueron testigos del milagro y lo relataron numerosas veces ...
 
La convocatoria se dirige a los alumnos de infantil y primaria. Estará abierta hasta el lunes 6 de ...
 
El Pontífice bendecirá la corona original de la imagen el próximo 15 de octubre en la Basílica d ...
 
La jornada de oración tendrá lugar el jueves 19 de octubre en la Basílica de San Juan de Letrán. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading