Loading
 
 
 
Loading
 
Arzobispo de La Plata - Argentina, habla sobre la Marcha por la Vida ocurrida en su país
Loading
 
10 de Octubre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

La Plata (Martes, 10-10-2017, Gaudium Press) Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata - Argentina, habló en su programa televisivo Claves para un Mundo Mejor del pasado 7 de octubre, sobre las repercusiones de la Marcha por la Vida que ocurrió en Buenos Aires el pasado 27 de septiembre. La Marcha se desarrolló desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso Nacional.

"La Marcha -dijo el prelado- se hizo y salió muy bien, había muchísima gente. Es muy difícil cuando hay una manifestación masiva calcular los números porque unos dicen una cifras, otros otras, pero según los datos policiales se superaron las veinte mil personas, es un gran éxito y espero que el año que viene puedan ser cien o doscientas mil. Todo depende un poco de nosotros y de cómo hagamos correr esta idea fundamental de que no es posible que nosotros nos quedemos quietos, sin decir nada, sin hacer nada mientras avanza una cultura de la muerte".

El Arzobispo sintió pena al "saber que en algunos ambientes católicos se descalificó esa Marcha diciendo que 'era una cosa de derecha' y que 'la gente de derecha era la que la organizaba'. Yo no sé si fue organizada por gente de derecha o de izquierda o de centro o de qué. Lo que me apena es que se ideologice algo que no tiene nada que ver con la ideología y mucho menos con una posición política sino que se trata simplemente de una verdad de orden natural: que la vida humana debe ser respetada desde el instante de la concepción hasta la muerte natural".

"Y que, además de ser una verdad del orden de la razón también es una verdad de la fe católica y de la moral católica. La Iglesia lo ha expresado repetidas veces. De modo que oponerse al aborto e intentar que no haya una legislación más permisiva de lo que ya es, eso no es ni de derecha ni de centro ni de izquierda sino que eso es una obligación de orden natural y, para nosotros, una obligación de la fe".

Sobre las leyes injustas

"Por eso digo -prosiguió-, espero que el año que viene sea el doble o el triple pero para eso tenemos que tomar conciencia clara de que nosotros no podemos obedecer sin más legislaciones que tienen un valor legal pero son ilegítimas, son injustas. Una ley que favorece el aborto, lo despenaliza o lo hace fácil o recomendable, es una ley injusta, una ley inicua y no se puede obedecer, no se puede aceptar. Tenemos que hacer todo lo posible para que eso no entre en el cuerpo legal de la Nación".

"Esto -prosiguió- no es una ocurrencia mía sino que ha sido siempre así. Recuerdo que un teólogo del siglo III, Orígenes, decía que ante las leyes injustas del ordenamiento legal que se imponía en el Imperio Romano, los cristianos debían resistirse y fundamentaba con argumentos irrebatibles que es necesario resistir. Y el papa Benedicto XVI también, hablando ante el Bundestag de Alemania, en su primer viaje a Alemania, decía que cuando una ley se apoya en argumentos contrarios a la verdad y quieren imponerla en el ordenamiento jurídico, si eso está en contra de la verdad, la verdad del hombre por ejemplo, eso carece de valor jurídico y no puede ser retenida. Más aún, dice el Papa, los cristianos debemos decir no".

"Eso es lo que se ha querido decir el otro día en la Marcha: no al aborto, sí a la vida. Por eso, esperemos que mientras hacemos que estas verdades fundamentales sean difundidas y aceptadas, el año que viene podamos hacer una marcha mucho mejor", concluyó el arzobispo platense.+

Con información de Aica

 

Loading
Arzobispo de La Plata - Argentina, habla sobre la Marcha por la Vida ocurrida en su país

La Plata (Martes, 10-10-2017, Gaudium Press) Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata - Argentina, habló en su programa televisivo Claves para un Mundo Mejor del pasado 7 de octubre, sobre las repercusiones de la Marcha por la Vida que ocurrió en Buenos Aires el pasado 27 de septiembre. La Marcha se desarrolló desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso Nacional.

"La Marcha -dijo el prelado- se hizo y salió muy bien, había muchísima gente. Es muy difícil cuando hay una manifestación masiva calcular los números porque unos dicen una cifras, otros otras, pero según los datos policiales se superaron las veinte mil personas, es un gran éxito y espero que el año que viene puedan ser cien o doscientas mil. Todo depende un poco de nosotros y de cómo hagamos correr esta idea fundamental de que no es posible que nosotros nos quedemos quietos, sin decir nada, sin hacer nada mientras avanza una cultura de la muerte".

El Arzobispo sintió pena al "saber que en algunos ambientes católicos se descalificó esa Marcha diciendo que 'era una cosa de derecha' y que 'la gente de derecha era la que la organizaba'. Yo no sé si fue organizada por gente de derecha o de izquierda o de centro o de qué. Lo que me apena es que se ideologice algo que no tiene nada que ver con la ideología y mucho menos con una posición política sino que se trata simplemente de una verdad de orden natural: que la vida humana debe ser respetada desde el instante de la concepción hasta la muerte natural".

"Y que, además de ser una verdad del orden de la razón también es una verdad de la fe católica y de la moral católica. La Iglesia lo ha expresado repetidas veces. De modo que oponerse al aborto e intentar que no haya una legislación más permisiva de lo que ya es, eso no es ni de derecha ni de centro ni de izquierda sino que eso es una obligación de orden natural y, para nosotros, una obligación de la fe".

Sobre las leyes injustas

"Por eso digo -prosiguió-, espero que el año que viene sea el doble o el triple pero para eso tenemos que tomar conciencia clara de que nosotros no podemos obedecer sin más legislaciones que tienen un valor legal pero son ilegítimas, son injustas. Una ley que favorece el aborto, lo despenaliza o lo hace fácil o recomendable, es una ley injusta, una ley inicua y no se puede obedecer, no se puede aceptar. Tenemos que hacer todo lo posible para que eso no entre en el cuerpo legal de la Nación".

"Esto -prosiguió- no es una ocurrencia mía sino que ha sido siempre así. Recuerdo que un teólogo del siglo III, Orígenes, decía que ante las leyes injustas del ordenamiento legal que se imponía en el Imperio Romano, los cristianos debían resistirse y fundamentaba con argumentos irrebatibles que es necesario resistir. Y el papa Benedicto XVI también, hablando ante el Bundestag de Alemania, en su primer viaje a Alemania, decía que cuando una ley se apoya en argumentos contrarios a la verdad y quieren imponerla en el ordenamiento jurídico, si eso está en contra de la verdad, la verdad del hombre por ejemplo, eso carece de valor jurídico y no puede ser retenida. Más aún, dice el Papa, los cristianos debemos decir no".

"Eso es lo que se ha querido decir el otro día en la Marcha: no al aborto, sí a la vida. Por eso, esperemos que mientras hacemos que estas verdades fundamentales sean difundidas y aceptadas, el año que viene podamos hacer una marcha mucho mejor", concluyó el arzobispo platense.+

Con información de Aica

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los prelados reclamaron el respeto a la libertad religiosa de los ciudadanos y denunciaron los comen ...
 
La muestra fue inaugurada el 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, y se podrá vi ...
 
Según el portavoz vaticano, Greg Burke, las sesiones se dedicaron a reflexionar sobre la Curia como ...
 
El 1º de diciembre pasado, el Cardenal Arzobispo Orani João Tempesta presidió la Santa Misa, dura ...
 
Centenas de católicos iraquíes pudieron participar este último domingo, 10 de diciembre, de las c ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading