Loading
 
 
 
Loading
 
Papa habla en la Audiencia general de la virtud de la vigilancia
Loading
 
11 de Octubre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 11-10-2017, Gaudium Press) Hoy, en la catequesis de la Audiencia General, el Papa habló de una dimensión de la esperanza que es la espera vigilante.

"Jesús predica a sus discípulos: «Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta» (Lc 12,35-36), recordó el Pontífice". Esto indica que el "Evangelio exige ser como los siervos que no van jamás a dormir, hasta que su señor no haya regresado".

El Señor volverá, y volverá triunfante. Por eso al cristiano no lo angustian los días oscuros: "El frío de los momentos difíciles no nos paraliza; y si incluso el mundo entero predicara contra la esperanza, si dijera que el futuro traerá sólo nubes oscuras, el cristiano sabe que en ese mismo futuro existe el regreso de Cristo. ¿Cuándo sucederá esto? Nadie sabe el tiempo, no lo sabe, pero el pensamiento que al final de nuestra historia está Jesús Misericordioso, basta para tener confianza".

Debemos ser pues, portadores de esperanza:

"Quien trae esperanza al mundo no es jamás una persona remisiva. Jesús nos pide esperarlo sin estar con las manos cruzadas: «¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada!» (Lc 12,37). No existe un constructor de paz que al final de la cuenta no haya comprometido su paz personal, asumiendo problemas de los demás. Este no es un constructor de paz: este es un ocioso, este es un acomodado. No es constructor de paz quien, al final de la cuenta, no haya comprometido su paz personal asumiendo los problemas de los demás. Porque el cristiano arriesga, tiene valentía para arriesgar para llevar el bien, el bien que Jesús nos ha donado, nos ha dado como un tesoro".

"Cada día de nuestra vida, repitamos esta invocación que los primeros discípulos, en su lengua aramea, expresaban con las palabras Marana-tha, y que lo encontramos en el último versículo de la Biblia: «¡Ven, Señor Jesús!» (Ap 22,20). Es el estribillo de toda existencia cristiana: en nuestro mundo no tenemos necesidad de otra cosa sino de una caricia de Cristo. Que gracia sí, en la oración, en los días difíciles de esta vida, sentimos su voz que responde y nos consuela: «¡Volveré pronto!» (Ap 22,7)", concluyó el Pontífice.

Con información de Radio Vaticano

 

 

Loading
Papa habla en la Audiencia general de la virtud de la vigilancia

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 11-10-2017, Gaudium Press) Hoy, en la catequesis de la Audiencia General, el Papa habló de una dimensión de la esperanza que es la espera vigilante.

"Jesús predica a sus discípulos: «Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta» (Lc 12,35-36), recordó el Pontífice". Esto indica que el "Evangelio exige ser como los siervos que no van jamás a dormir, hasta que su señor no haya regresado".

El Señor volverá, y volverá triunfante. Por eso al cristiano no lo angustian los días oscuros: "El frío de los momentos difíciles no nos paraliza; y si incluso el mundo entero predicara contra la esperanza, si dijera que el futuro traerá sólo nubes oscuras, el cristiano sabe que en ese mismo futuro existe el regreso de Cristo. ¿Cuándo sucederá esto? Nadie sabe el tiempo, no lo sabe, pero el pensamiento que al final de nuestra historia está Jesús Misericordioso, basta para tener confianza".

Debemos ser pues, portadores de esperanza:

"Quien trae esperanza al mundo no es jamás una persona remisiva. Jesús nos pide esperarlo sin estar con las manos cruzadas: «¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada!» (Lc 12,37). No existe un constructor de paz que al final de la cuenta no haya comprometido su paz personal, asumiendo problemas de los demás. Este no es un constructor de paz: este es un ocioso, este es un acomodado. No es constructor de paz quien, al final de la cuenta, no haya comprometido su paz personal asumiendo los problemas de los demás. Porque el cristiano arriesga, tiene valentía para arriesgar para llevar el bien, el bien que Jesús nos ha donado, nos ha dado como un tesoro".

"Cada día de nuestra vida, repitamos esta invocación que los primeros discípulos, en su lengua aramea, expresaban con las palabras Marana-tha, y que lo encontramos en el último versículo de la Biblia: «¡Ven, Señor Jesús!» (Ap 22,20). Es el estribillo de toda existencia cristiana: en nuestro mundo no tenemos necesidad de otra cosa sino de una caricia de Cristo. Que gracia sí, en la oración, en los días difíciles de esta vida, sentimos su voz que responde y nos consuela: «¡Volveré pronto!» (Ap 22,7)", concluyó el Pontífice.

Con información de Radio Vaticano

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90475-Papa-habla-en-la-Audiencia-general-de-la-virtud-de-la-vigilancia-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Gracias a Dios todavía va gente a la Rue du Bac en París, (incluso turistas) a la capilla del conv ...
 
Es un pecado contra Dios y un comportamiento que se asemeja al de las mafias ...
 
La Instrucción General del Misal Romano (que recoge las normas para la celebración de la Misa) nos ...
 
El más noble, sublime y santo casamiento que hubo, y habrá, fue el de Nuestra Señora con San Jos ...
 
La imagen, que consiste en un colorido mosaico, fue bendecida en el marco de la visita 'Ad limina' d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading