Loading
 
 
 
Loading
 
La mujer pagana que nos enseñó a pedir
Loading
 
9 de Febrero de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 09-02-20118, Gaudium Press) Es muy posible que la Sirio-Fenicia del Evangelio -la Cananea (1), esté ya en el Cielo. La respuesta que le dio al Señor, sensata y muy femenina, lo dejó complacido. ¡Mujer, grande es tu fe! Que te suceda como lo deseas. (Mt 15, 21-28) Esa forma de pedir tan humilladamente fue una gracia que Dios le concedió a esta pagana y ella aceptó con humildad. Desde que supo que Jesús andaba por ahí en esa tierra de idólatras, se puso a seguirlo por las calles gritando que le hiciera el favor de sacarle el demonio a su hijita seguramente poseída de hacía tiempo atrás.

1.jpg

Jesús con la Cananea a sus pies

Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, Clermont-Ferrand, Francia

El hecho también lo relata el Evangelio de San Marcos (Mc 7, 25-30). Ella venía atrás de los discípulos y no cesaba de pedir. Estos le dijeron al Señor que le concediera ese favor pues seguramente los gritos los tenían medio intimidados, ya que estaban en tierra de paganos poco amigos y la mujer decía públicamente a voz en cuello que Jesús era hijo de David, el famoso rey de los Judíos cuyo hijo Salomón en su tiempo había sometido a los Siros y Fenicios. Y ella, una pagana, reconocía lo que muchos en Judea e Israel no querían reconocer y proclamar por todas partes: Que Jesús era el descendiente legítimo de David, el más grande y noble rey de los hebreos. Entonces Jesús les dijo a los discípulos que Él había sido enviado para buscar las ovejas perdidas de la casa Israel. Y ellos no respondieron nada. Los dejó callados. La Mujer seguía gritando porque habiendo oído de la fama y milagros de ese Judío maravilloso y compasivo que curaba leprosos, resucitaba muertos, hacía hablar a mudos, oír a sordos y -sobre todo, que expulsaba con majestuosa autoridad demonios perdonado los pecados y errores de la vida, le podía perfectamente hacer ese favor: sacarle el demonio a su hija. Demonio no menos criminal de los que hoy día poseen a tantos, y que seguramente solo podrán ser expulsados por los hijos legítimos de la Santa Iglesia.
Y la respuesta de Jesús fue terrible. Hubiera podido resentir a cualquiera. No iba Él, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, enviado del Padre Eterno, asumido totalmente por la divinidad, judío de nacimiento y buen linaje, darle el pan de los hijos a los perros. ¡Cosa tremenda!

Y la respuesta de esta Cananea (Mt 15,27) que al parecer era una madre joven pero de la que desconocemos su nombre. De esta mujer que como todas las paganas seguramente acostumbraba a adornarse agresivamente como no lo hacían ni siquiera las judías, conmovió el Corazón de Jesús que en el acto le respondió: Por lo que has dicho, vete. El demonio ha salido ya de tu hija (Mt 15, 29). ¿Madre soltera? ¿Abandonada del esposo? ¡Vete! , vete, como le dijo al endemoniado de Gerasa (Mc 5, 1-20) que le había pedido llevarlo con Él. Vete a proclamar entre los tuyos la compasión que el Señor ha tenido contigo.

La cuestión es pedir y pedir humildemente como enseña San Alfonso María de Ligorio en su libro (2). A veces exigimos no se sabe bien si con cierto tipo de insolencia, como si Nuestro Buen Dios tuviera la obligación de darnos todo lo que le pedimos en el acto y exactamente como lo queremos. Sin embargo es únicamente Él quien sabe lo que realmente necesitamos porque no nos da lo que nos parece sino lo que nos conviene, y que nos conviene para la felicidad eterna, que en nada se parece a la que frecuentemente buscamos aquí en este cada vez más deteriorado planeta de exilio, lágrimas y pecados ...

Por Antonio Borda

(1) Los más impíos de los gentiles. "Lo inédito sobre los Evangelios", T.II Pags.275 y ss, Mons. Joao Scognamiglio Clá Dias. (2) El Gran Medio de la Oración

 

Loading
La mujer pagana que nos enseñó a pedir

Redacción (Viernes, 09-02-20118, Gaudium Press) Es muy posible que la Sirio-Fenicia del Evangelio -la Cananea (1), esté ya en el Cielo. La respuesta que le dio al Señor, sensata y muy femenina, lo dejó complacido. ¡Mujer, grande es tu fe! Que te suceda como lo deseas. (Mt 15, 21-28) Esa forma de pedir tan humilladamente fue una gracia que Dios le concedió a esta pagana y ella aceptó con humildad. Desde que supo que Jesús andaba por ahí en esa tierra de idólatras, se puso a seguirlo por las calles gritando que le hiciera el favor de sacarle el demonio a su hijita seguramente poseída de hacía tiempo atrás.

1.jpg

Jesús con la Cananea a sus pies

Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, Clermont-Ferrand, Francia

El hecho también lo relata el Evangelio de San Marcos (Mc 7, 25-30). Ella venía atrás de los discípulos y no cesaba de pedir. Estos le dijeron al Señor que le concediera ese favor pues seguramente los gritos los tenían medio intimidados, ya que estaban en tierra de paganos poco amigos y la mujer decía públicamente a voz en cuello que Jesús era hijo de David, el famoso rey de los Judíos cuyo hijo Salomón en su tiempo había sometido a los Siros y Fenicios. Y ella, una pagana, reconocía lo que muchos en Judea e Israel no querían reconocer y proclamar por todas partes: Que Jesús era el descendiente legítimo de David, el más grande y noble rey de los hebreos. Entonces Jesús les dijo a los discípulos que Él había sido enviado para buscar las ovejas perdidas de la casa Israel. Y ellos no respondieron nada. Los dejó callados. La Mujer seguía gritando porque habiendo oído de la fama y milagros de ese Judío maravilloso y compasivo que curaba leprosos, resucitaba muertos, hacía hablar a mudos, oír a sordos y -sobre todo, que expulsaba con majestuosa autoridad demonios perdonado los pecados y errores de la vida, le podía perfectamente hacer ese favor: sacarle el demonio a su hija. Demonio no menos criminal de los que hoy día poseen a tantos, y que seguramente solo podrán ser expulsados por los hijos legítimos de la Santa Iglesia.
Y la respuesta de Jesús fue terrible. Hubiera podido resentir a cualquiera. No iba Él, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, enviado del Padre Eterno, asumido totalmente por la divinidad, judío de nacimiento y buen linaje, darle el pan de los hijos a los perros. ¡Cosa tremenda!

Y la respuesta de esta Cananea (Mt 15,27) que al parecer era una madre joven pero de la que desconocemos su nombre. De esta mujer que como todas las paganas seguramente acostumbraba a adornarse agresivamente como no lo hacían ni siquiera las judías, conmovió el Corazón de Jesús que en el acto le respondió: Por lo que has dicho, vete. El demonio ha salido ya de tu hija (Mt 15, 29). ¿Madre soltera? ¿Abandonada del esposo? ¡Vete! , vete, como le dijo al endemoniado de Gerasa (Mc 5, 1-20) que le había pedido llevarlo con Él. Vete a proclamar entre los tuyos la compasión que el Señor ha tenido contigo.

La cuestión es pedir y pedir humildemente como enseña San Alfonso María de Ligorio en su libro (2). A veces exigimos no se sabe bien si con cierto tipo de insolencia, como si Nuestro Buen Dios tuviera la obligación de darnos todo lo que le pedimos en el acto y exactamente como lo queremos. Sin embargo es únicamente Él quien sabe lo que realmente necesitamos porque no nos da lo que nos parece sino lo que nos conviene, y que nos conviene para la felicidad eterna, que en nada se parece a la que frecuentemente buscamos aquí en este cada vez más deteriorado planeta de exilio, lágrimas y pecados ...

Por Antonio Borda

(1) Los más impíos de los gentiles. "Lo inédito sobre los Evangelios", T.II Pags.275 y ss, Mons. Joao Scognamiglio Clá Dias. (2) El Gran Medio de la Oración

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/93084-La-mujer-pagana-que-nos-enseno-a-pedir. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La iniciativa se extiende desde las 20:30 horas del viernes 20 de abril hasta el domingo 22 de abril ...
 
Se suspende la celebración de Confirmaciones y Primeras Comuniones en la institución, las cuales s ...
 
La religiosa polaca expresó el sentido de su voto de silencio y su profunda experiencia de contacto ...
 
Así se refirió Mons. José Domingo Ulloa Mendieta a la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 ...
 
La reflexión que el Papa Francisco ayer en su homilía de la Misa matutina, presidida por él en la ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading