Loading
 
 
 
Loading
 
La Iglesia filipina busca reconstruir sus edificaciones tras tragedia del Tifón Haiyan
Loading
 
27 de Febrero de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Manila (Jueves, 27-02-2014, Gaudium Press) La tragedia que se abatió sobre Filipinas con la llegada del tifón Haiyan, tuvo particulares momentos de dolor para la vida de la Iglesia. Por ejemplo en la arquidiócesis de Palo.

Cuando el tifón afectó la Catedral de esta diócesis, el 8 de noviembre, la jurisdicción estaba conmemorando el jubileo de los 75 años de creación. Los fieles habían contribuido para engalanar su iglesia principal, y ella había sido objeto de un acucioso proceso de renovación. Pero llegó el tifón. Ya con una catedral medio destruida, el 28 de noviembre pasado, el Cardenal Tagle de Manila se unió al Arzobispo John Du para la misa de clausura del año jubilar. Las lágrimas corrían por las mejillas de muchos fieles durante la misa.

1.jpg
Foto: Arquidiócesis de Manila

El tifón Haiyán fue uno de los más fuertes que registra la historia, y con certeza el más devastador en la historia de las Filipinas, causando más de 6.000 víctimas fatales. Sus vientos en ocasiones de más de 195 millas por hora, causaron serios daños o destrucciones en docenas de iglesias, misiones y capillas, especialmente en la región central de Filipinas. Según informaciones de la Conferencia Episcopal de Filipinas, las iglesias afectadas se ubican en 8 diócesis.

Entretanto, la propia fe católica del pueblo filipino les da el coraje para seguir luchando y para reconstruir lo que haya que reconstruir.
Por ejemplo, en la Catedral de la Trasfiguración de Nuestro Señor de la Arquidiócesis de Palo, ya fue reconstruida la estructura que cubre el altar principal y los trabajos del techo van adelante. Terminado el techo se continuará con la reedificación del interior. Allí la misa se celebra todos los días, bajo una tienda, algo que ocurre en varias iglesias de las Filipinas.

Durante el momento auge del tifón, muchas iglesias del país sirvieron de refugio, incluso aunque varias de estas edificaciones ya mostraban serios daños.

En rueda de prensa ofrecida por el P. Oscar Florencio, rector de la Escuela de Teología San Juan Evangelista de la Arquidiócesis de Palo, él afirmó que 70 iglesias y capillas en toda la arquidiócesis fueron afectadas. La rueda de prensa a la que asistieron líderes de Iglesia del mundo entero, fue ofrecida en las oficinas de la Catedral, que también mostraban serias averías. La Escuela de Teología también está dañada, así como el cercano Seminario.

Aunque las agencias caritativas católicas de varios países han dicho que la destinación primaria de sus recursos destinados a Filipinas es para comida, agua y abrigo de los afectados, Mons. Joseph E. Kurtz aseguró que la Conferencia Episcopal americana trabajaría con la Iglesia Filipina en la reconstrucción de las iglesias.

En una reunión con el cardenal Tagle en Manila 3 de febrero, el arzobispo Kurtz -presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos-USCCB- destacó un programa para reconstruir iglesias, escuelas y conventos en Haití y dijo que podría servir de modelo para la reconstrucción de edificios de la iglesia en las Filipinas. En virtud de la Asociación para la Reconstrucción de la Iglesia en Haití (PROCHE, por su sigla en inglés) creada tras el terremoto de 2010, la USCCB trabaja con Conferencias Episcopales de Francia y Haití y con Adveniat , la agencia para la solidaridad en América Latina de los obispos alemanes, para priorizar proyectos en la zona del terremoto haitiano.

Loading
La Iglesia filipina busca reconstruir sus edificaciones tras tragedia del Tifón Haiyan

Manila (Jueves, 27-02-2014, Gaudium Press) La tragedia que se abatió sobre Filipinas con la llegada del tifón Haiyan, tuvo particulares momentos de dolor para la vida de la Iglesia. Por ejemplo en la arquidiócesis de Palo.

Cuando el tifón afectó la Catedral de esta diócesis, el 8 de noviembre, la jurisdicción estaba conmemorando el jubileo de los 75 años de creación. Los fieles habían contribuido para engalanar su iglesia principal, y ella había sido objeto de un acucioso proceso de renovación. Pero llegó el tifón. Ya con una catedral medio destruida, el 28 de noviembre pasado, el Cardenal Tagle de Manila se unió al Arzobispo John Du para la misa de clausura del año jubilar. Las lágrimas corrían por las mejillas de muchos fieles durante la misa.

1.jpg
Foto: Arquidiócesis de Manila

El tifón Haiyán fue uno de los más fuertes que registra la historia, y con certeza el más devastador en la historia de las Filipinas, causando más de 6.000 víctimas fatales. Sus vientos en ocasiones de más de 195 millas por hora, causaron serios daños o destrucciones en docenas de iglesias, misiones y capillas, especialmente en la región central de Filipinas. Según informaciones de la Conferencia Episcopal de Filipinas, las iglesias afectadas se ubican en 8 diócesis.

Entretanto, la propia fe católica del pueblo filipino les da el coraje para seguir luchando y para reconstruir lo que haya que reconstruir.
Por ejemplo, en la Catedral de la Trasfiguración de Nuestro Señor de la Arquidiócesis de Palo, ya fue reconstruida la estructura que cubre el altar principal y los trabajos del techo van adelante. Terminado el techo se continuará con la reedificación del interior. Allí la misa se celebra todos los días, bajo una tienda, algo que ocurre en varias iglesias de las Filipinas.

Durante el momento auge del tifón, muchas iglesias del país sirvieron de refugio, incluso aunque varias de estas edificaciones ya mostraban serios daños.

En rueda de prensa ofrecida por el P. Oscar Florencio, rector de la Escuela de Teología San Juan Evangelista de la Arquidiócesis de Palo, él afirmó que 70 iglesias y capillas en toda la arquidiócesis fueron afectadas. La rueda de prensa a la que asistieron líderes de Iglesia del mundo entero, fue ofrecida en las oficinas de la Catedral, que también mostraban serias averías. La Escuela de Teología también está dañada, así como el cercano Seminario.

Aunque las agencias caritativas católicas de varios países han dicho que la destinación primaria de sus recursos destinados a Filipinas es para comida, agua y abrigo de los afectados, Mons. Joseph E. Kurtz aseguró que la Conferencia Episcopal americana trabajaría con la Iglesia Filipina en la reconstrucción de las iglesias.

En una reunión con el cardenal Tagle en Manila 3 de febrero, el arzobispo Kurtz -presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos-USCCB- destacó un programa para reconstruir iglesias, escuelas y conventos en Haití y dijo que podría servir de modelo para la reconstrucción de edificios de la iglesia en las Filipinas. En virtud de la Asociación para la Reconstrucción de la Iglesia en Haití (PROCHE, por su sigla en inglés) creada tras el terremoto de 2010, la USCCB trabaja con Conferencias Episcopales de Francia y Haití y con Adveniat , la agencia para la solidaridad en América Latina de los obispos alemanes, para priorizar proyectos en la zona del terremoto haitiano.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
La catequesis de la audiencia general se realizó en el Aula Pablo VI ...
 
Las "grandes ideas" de la asamblea sinodal fueron presentadas por el Cardenal Manuel Clemente en con ...
 
Mañana 7 de diciembre Colombia vive una noche llena de luces, faroles y velitas, gracias a una trad ...
 
Mons. Héctor Aguer lo hizo en su programa de TV semana ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading