Loading
 
 
 
Loading
 
Dios nos dio los sentidos para encontrarlo a través de la belleza: Obispo de Lincoln
Loading
 
19 de Abril de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Lincoln (Sábado, 19-04-2014, Gaudium Press) El Obispo de Lincoln, Estados Unidos, Mons. James Conley, expuso en un artículo especial para el informativo Southern Nebraska Register y reproducido por la agencia noticiosa Zenit una reflexión sobre cómo aprovechar la belleza de la liturgia católica, especialmente en Semana Santa, para profundizar la relación con Dios. "La belleza nos señala la trascendencia de Dios", expuso el prelado. "Nos da una oportunidad de ser movidos hacia la admiración, y de adorar la majestad de nuestro Creador".

13826721364_977bfb94c6_z.jpg
Liturgia de Domingo de Ramos en la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. Foto: Gustavo Kralj / Gaudium Press.
Esta capacidad de Dios a través de lo sensible hace parte de la naturaleza misma del ser humano según el designio divino. "El Señor nos dio ojos para ver y oídos para escuchar, de forma que veamos y experimentemos la gloria de Dios a nuestro alrededor", explicó Mons. Conley. "Cada uno de nosotros ha recibido una capacidad de encontrar a Dios en apenas destellos en la música y el arte, en la poseía y en la belleza de la oración litúrgica, el sagrado ritual de la adoración de la Iglesia".

La liturgia y los sentidos

De esta manera la liturgia y las artes se hacen signos del amor de Dios y apuntan hacia la realidad inmutable de Dios mismo y los sentidos son empleados para profundizar y afianzar la relación de amistad con Jesucristo. La liturgia de Semana Santa "es rica en símbolos del gran misterio de la Pasión de Cristo" y "la Iglesia nos llama a contemplar estos símbolos - las palmas ondeando, los pies lavados, el fuego de Pascua - y su significado como signos de una realidad más profunda", agregó el Obispo.

"La liturgia de esta semana puede transmitirnos la plenitud del Misterio Pascual - que Dios se hizo hombre, vino a este mundo a salvarnos, sufrió, murió por nuestros pecados y superó la muerte para siempre, en su resurrección", expuso Mons. Conley. "Nos han sido dado nuestros sentidos - nuestra habilidad de apreciar la belleza - para que podamos apreciar la profundidad de este misterio".

El prelado indicó que para aprovechar esta capacidad es necesario tener una actitud de contemplación silenciosa, apartada de las distracciones mundanas. Esto con el fin de que los sentidos puedan apartarnos de Dios, a través de la televisión, la música profana, "las cosas que no apuntan a nada arraigado en lo real". Es necesario un compromiso en este sentido: "Cuando consumimos cosas que son sólo ruido. llenando nuestra cabezas, moviendo nuestras emociones, pero nunca transformándonos en discípulos de Jesucristo, nunca somos renovados verdaderamente". El Obispo citó a San Agustín, quien también advirtió este peligro, afirmando que la búsqueda de la complacencia ciega de los sentidos causaba el abandono "de Aquel para quien fuimos hechos" y la destrucción de Su obra en el interior de la persona.

Por este motivo el prelado aconsejó alejarse de los medios de comunicación durante los días santos y concentrar el alma en los misterios que la Iglesia propone. "Considere enfocarse en el símbolo y en la belleza que apuntan a la realidad de la adoración sagrada y el amor de Dios por nosotros", sugirió. "Considere la belleza del sacrificio de Cristo en la cruz y, libre del ruido que nos aparta, sea transformado por la belleza y el significado de Jesucristo y su resurrección", concluyó Mons. Conley.

Con información de Agencia Zenit.

 

Loading
Dios nos dio los sentidos para encontrarlo a través de la belleza: Obispo de Lincoln

Lincoln (Sábado, 19-04-2014, Gaudium Press) El Obispo de Lincoln, Estados Unidos, Mons. James Conley, expuso en un artículo especial para el informativo Southern Nebraska Register y reproducido por la agencia noticiosa Zenit una reflexión sobre cómo aprovechar la belleza de la liturgia católica, especialmente en Semana Santa, para profundizar la relación con Dios. "La belleza nos señala la trascendencia de Dios", expuso el prelado. "Nos da una oportunidad de ser movidos hacia la admiración, y de adorar la majestad de nuestro Creador".

13826721364_977bfb94c6_z.jpg
Liturgia de Domingo de Ramos en la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. Foto: Gustavo Kralj / Gaudium Press.
Esta capacidad de Dios a través de lo sensible hace parte de la naturaleza misma del ser humano según el designio divino. "El Señor nos dio ojos para ver y oídos para escuchar, de forma que veamos y experimentemos la gloria de Dios a nuestro alrededor", explicó Mons. Conley. "Cada uno de nosotros ha recibido una capacidad de encontrar a Dios en apenas destellos en la música y el arte, en la poseía y en la belleza de la oración litúrgica, el sagrado ritual de la adoración de la Iglesia".

La liturgia y los sentidos

De esta manera la liturgia y las artes se hacen signos del amor de Dios y apuntan hacia la realidad inmutable de Dios mismo y los sentidos son empleados para profundizar y afianzar la relación de amistad con Jesucristo. La liturgia de Semana Santa "es rica en símbolos del gran misterio de la Pasión de Cristo" y "la Iglesia nos llama a contemplar estos símbolos - las palmas ondeando, los pies lavados, el fuego de Pascua - y su significado como signos de una realidad más profunda", agregó el Obispo.

"La liturgia de esta semana puede transmitirnos la plenitud del Misterio Pascual - que Dios se hizo hombre, vino a este mundo a salvarnos, sufrió, murió por nuestros pecados y superó la muerte para siempre, en su resurrección", expuso Mons. Conley. "Nos han sido dado nuestros sentidos - nuestra habilidad de apreciar la belleza - para que podamos apreciar la profundidad de este misterio".

El prelado indicó que para aprovechar esta capacidad es necesario tener una actitud de contemplación silenciosa, apartada de las distracciones mundanas. Esto con el fin de que los sentidos puedan apartarnos de Dios, a través de la televisión, la música profana, "las cosas que no apuntan a nada arraigado en lo real". Es necesario un compromiso en este sentido: "Cuando consumimos cosas que son sólo ruido. llenando nuestra cabezas, moviendo nuestras emociones, pero nunca transformándonos en discípulos de Jesucristo, nunca somos renovados verdaderamente". El Obispo citó a San Agustín, quien también advirtió este peligro, afirmando que la búsqueda de la complacencia ciega de los sentidos causaba el abandono "de Aquel para quien fuimos hechos" y la destrucción de Su obra en el interior de la persona.

Por este motivo el prelado aconsejó alejarse de los medios de comunicación durante los días santos y concentrar el alma en los misterios que la Iglesia propone. "Considere enfocarse en el símbolo y en la belleza que apuntan a la realidad de la adoración sagrada y el amor de Dios por nosotros", sugirió. "Considere la belleza del sacrificio de Cristo en la cruz y, libre del ruido que nos aparta, sea transformado por la belleza y el significado de Jesucristo y su resurrección", concluyó Mons. Conley.

Con información de Agencia Zenit.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
El templo fue construido con el propósito de contar con un lugar sagrado notablemente bello y cató ...
 
Pesa 600 kilogramos y mide más de 5 metros. Fue elaborado en el año 2013 para que fuese mensajero ...
 
El inicio de una nueva administración es la oportunidad de garantizar los derechos de los creyentes ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading