Loading
 
 
 
Loading
 
Los discípulos de Emaús muestran la trascendencia de la Palabra de Dios y de la Eucaristía: Papa Francisco
Loading
 
5 de Mayo de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 05-05-2014, Gaudium Press) Usando el Evangelio del día, que narra el abatimiento de Cleofás y del otro discípulo de Emaús ante la muerte de Cristo, el Papa Francisco mostró cómo en la esencia del apostolado de Jesús con estos tristes caminantes se encontraba la Palabra de Dios y la Eucaristía. El Pontífice lo hizo en la meditación que acompaña a la oración dominical mariana del Regina Coeli.

"Estos eran dos discípulos de Jesús, los cuales, después de su muerte y pasado el sábado, dejan Jerusalén y regresan, tristes y abatidos, hacia su pueblo, llamado precisamente, Emaús. En el trayecto Jesús resucitado se acercó a ellos, pero ellos no lo reconocieron. Viéndoles tan tristes, Él, primero los ayudó a entender que la pasión y la muerte de Mesías estaban previstas en el designio de Dios y preanunciadas en las Sagradas Escrituras; y así reencendió el fuego de esperanza en sus corazones", relató el Papa.
Los discípulos iban siendo creciente y poderosamente atraídos hacia este personaje, y así "lo invitaron a quedarse con ellos esa noche".

1.jpg
Foto archivo - Radio Vaticano

El Señor acepta, entra en casa, y en el momento en que bendice y parte el Pan es reconocido. "Después de haber sido iluminados por la Palabra, habían reconocido a Jesús resucitado en el partir del pan, nuevo signo de su presencia. Inmediatamente sintieron la necesidad de regresar a Jerusalén para referir a los otros discípulos su experiencia, que habían encontrado a Jesús vivo y lo habían reconocido en aquel gesto de la fracción del pan".

Este pasaje del Evangelio se constituye en un resumen y un "símbolo de nuestro camino de fe", expresó el Papa Francisco. "Las Escrituras y la Eucaristía son los elementos indispensables para el encuentro con el Señor".

Todos en ocasiones somos esos discípulos desesperanzados. "La vida a veces nos hiere y nos vamos tristes hacia nuestra ‘Emaús', dando la espalda al designio de Dios. Nos alejamos de Dios. Pero nos acoge la Liturgia de la Palabra: Jesús nos explica las Escrituras y reenciende en nuestros corazones el fuego de la fe y de la esperanza y en la comunión nos da fuerza", animó el Pontífice.

Siendo así, el Papa instó a todos a usar de estos recursos para las luchas de la vida. "Palabra de Dios y Eucaristía: leer cada día una parte del Evangelio, recuérdenlo bien, leer cada día una parte del Evangelio y los domingos ir a hacer la comunión, a recibir a Jesús. Así sucedió con los discípulos de Emaús, han recibido la Palabra, han compartido la fracción del pan, y de tristes y derrotados que se sentían, se sintieron alegres".

"Siempre, queridos hermanos y hermanas, la Palabra de Dios y la Eucaristía nos llenan de alegría. ¡Recuérdenlo bien! ¡Cuando tú estas triste o algo así, toma la Palabra de Dios! ¡Cuando tú estás desanimado, toma la Palabra de Dios y va a la Misa del domingo a hacer la Comunión, a participar del misterio de Jesús! Palabra de Dios, Eucaristía: nos llenan de alegría", insistió el Papa Francisco, invocando después a la Virgen María, "para que todo cristiano, reviviendo la experiencia de los discípulos de Emaús, especialmente en la Misa dominical, redescubra la gracia del encuentro transformante con el Señor".

Tras la meditación, el Papa invitó a los presentes a confiar la situación de Ucrania a la Virgen Madre, y a rezar "por los difuntos a causa del enorme desmoronamiento que se abatió dos días atrás en un pueblo de Afganistán".

Con información de Radio Vaticano

Loading
Los discípulos de Emaús muestran la trascendencia de la Palabra de Dios y de la Eucaristía: Papa Francisco

Ciudad del Vaticano (Lunes, 05-05-2014, Gaudium Press) Usando el Evangelio del día, que narra el abatimiento de Cleofás y del otro discípulo de Emaús ante la muerte de Cristo, el Papa Francisco mostró cómo en la esencia del apostolado de Jesús con estos tristes caminantes se encontraba la Palabra de Dios y la Eucaristía. El Pontífice lo hizo en la meditación que acompaña a la oración dominical mariana del Regina Coeli.

"Estos eran dos discípulos de Jesús, los cuales, después de su muerte y pasado el sábado, dejan Jerusalén y regresan, tristes y abatidos, hacia su pueblo, llamado precisamente, Emaús. En el trayecto Jesús resucitado se acercó a ellos, pero ellos no lo reconocieron. Viéndoles tan tristes, Él, primero los ayudó a entender que la pasión y la muerte de Mesías estaban previstas en el designio de Dios y preanunciadas en las Sagradas Escrituras; y así reencendió el fuego de esperanza en sus corazones", relató el Papa.
Los discípulos iban siendo creciente y poderosamente atraídos hacia este personaje, y así "lo invitaron a quedarse con ellos esa noche".

1.jpg
Foto archivo - Radio Vaticano

El Señor acepta, entra en casa, y en el momento en que bendice y parte el Pan es reconocido. "Después de haber sido iluminados por la Palabra, habían reconocido a Jesús resucitado en el partir del pan, nuevo signo de su presencia. Inmediatamente sintieron la necesidad de regresar a Jerusalén para referir a los otros discípulos su experiencia, que habían encontrado a Jesús vivo y lo habían reconocido en aquel gesto de la fracción del pan".

Este pasaje del Evangelio se constituye en un resumen y un "símbolo de nuestro camino de fe", expresó el Papa Francisco. "Las Escrituras y la Eucaristía son los elementos indispensables para el encuentro con el Señor".

Todos en ocasiones somos esos discípulos desesperanzados. "La vida a veces nos hiere y nos vamos tristes hacia nuestra ‘Emaús', dando la espalda al designio de Dios. Nos alejamos de Dios. Pero nos acoge la Liturgia de la Palabra: Jesús nos explica las Escrituras y reenciende en nuestros corazones el fuego de la fe y de la esperanza y en la comunión nos da fuerza", animó el Pontífice.

Siendo así, el Papa instó a todos a usar de estos recursos para las luchas de la vida. "Palabra de Dios y Eucaristía: leer cada día una parte del Evangelio, recuérdenlo bien, leer cada día una parte del Evangelio y los domingos ir a hacer la comunión, a recibir a Jesús. Así sucedió con los discípulos de Emaús, han recibido la Palabra, han compartido la fracción del pan, y de tristes y derrotados que se sentían, se sintieron alegres".

"Siempre, queridos hermanos y hermanas, la Palabra de Dios y la Eucaristía nos llenan de alegría. ¡Recuérdenlo bien! ¡Cuando tú estas triste o algo así, toma la Palabra de Dios! ¡Cuando tú estás desanimado, toma la Palabra de Dios y va a la Misa del domingo a hacer la Comunión, a participar del misterio de Jesús! Palabra de Dios, Eucaristía: nos llenan de alegría", insistió el Papa Francisco, invocando después a la Virgen María, "para que todo cristiano, reviviendo la experiencia de los discípulos de Emaús, especialmente en la Misa dominical, redescubra la gracia del encuentro transformante con el Señor".

Tras la meditación, el Papa invitó a los presentes a confiar la situación de Ucrania a la Virgen Madre, y a rezar "por los difuntos a causa del enorme desmoronamiento que se abatió dos días atrás en un pueblo de Afganistán".

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El hecho fue calificado por el purpurado como "una bofetada al Santo Padre". ...
 
Los coros de la Arquidiócesis participaron en un encuentro especial en el mes de noviembre. ...
 
Polémicas sentencias en favor del aborto, la eutanasia y la exclusión de la Iglesia en el Servicio ...
 
El libro ha sido puesto a disposición de los cibernautas por ACI Prensa ...
 
La proyección de imágenes de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en la fachada del templo es ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading