Loading
 
 
 
Loading
 
Pináculo de piedra, auge de amor
Loading
 
6 de Mayo de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 06-05-2014, Gaudium Press) ¡Pam! ¡Pam! ¡Pam! - ¡El martillo! - pide alguien.

- ¡Cuidado con las piedras! - avisa otro.

Estamos en medio de una gran construcción. En determinado momento, alguien resuelve inquirir a los obreros respecto al trabajo que realizan.

- ¿Qué haces?

- Como ves, estoy rompiendo piedras - responde el primero.

La misma pregunta es hecha a otro, que dice:

- Trabajo arduamente, levantando estas sólidas paredes de piedra, para ganar el sustento de mi familia.

Por último, la indagación es dirigida a un tercer trabajador:

- Y tú, ¿qué haces?

- ¡Para gloria del buen Dios y salvación de las almas, estoy construyendo una catedral!

1.jpg
Catedral de León, España

A los ojos de los hombres esos tres obreros realizaban el mismo trabajo, pero los dos primeros tenían los ojos del alma dirigidos no tan alto, mientras el espíritu del tercero apuntaba al Cielo, como lo harían en breve las piedras que labraba con esmero para finalizar los puntos más altos de la catedral.

Con efecto, pareciendo desafiar la ley de la gravedad, los tan característicos pináculos de la arquitectura gótica nos dan la impresión de querer perforar el firmamento, asemejándose al alma que, estando todavía en la Tierra, vive en los pensamientos del Cielo. Simbolizan esas agujas de piedra la oración de la Iglesia al Espíritu Santo: "¡Ut mentes nostras ad cælestia desideria erigas! - ¡De ahí en nuestras mentes el deseo de las cosas de lo alto!".

Almas hay que intentan vivir todo el tiempo buscando auges, como que "en la punta de los pies", proponiéndose metas osadas para las cuales apenas el Cielo es el límite.

Un ejemplo de esas almas ‘pinaculares' fue Santa Teresita del Niño Jesús. Habiendo ella abandonado todo para encerrarse en la clausura del Carmelo, se sentía todavía insatisfecha. "Siento en mí la vocación de guerrero, de sacerdote, de Apóstol, de doctor y de mártir" - clamaba esa alma inocente. "Siento la necesidad, el deseo de realizar por Ti, Jesús, todas las obras, las más heroicas... [...] ¡Oh Jesús! ¡Mi amor, mi vida!... ¿Cómo conciliar estos contrastes? ¿Cómo realizar los deseos de mi pobre almita?...".

2.jpg
Santa Teresa de Lisieux

La Doctora de la Pequeña Vía comprendió que no era imposible alcanzar este auge. Bastaba un elemento: el amor. Su vida, que en las exterioridades nada parecía tener de extraordinario, se transformó en modelo para el mundo. Supo ella colocar en los mínimos actos de su existencia el impulso que inspiraba nuestro tercer trabajador, el cual sabía que cada martillazo, cada pared levantada era, en verdad, un acto de amor a Dios. Y si aquel buen hombre colaboró para construir una catedral, Santa Teresita llevó a cabo una obra incomparablemente más grandiosa, la cual sobrepasó la elevación de las agujas de todas las catedrales de la Tierra.

Por Fahima Spielmann

_____


1 SANTA TERESA DE LISIEUX. Manuscrito B. Todas as obras, as mais heroicas. In: Obras Completas. São Paulo: Paulus, 2002, p.171. - (Revista Arautos do Evangelho, Novembro/2013, n. 143, p. 50-51)

 

 

Loading
Pináculo de piedra, auge de amor

Redacción (Martes, 06-05-2014, Gaudium Press) ¡Pam! ¡Pam! ¡Pam! - ¡El martillo! - pide alguien.

- ¡Cuidado con las piedras! - avisa otro.

Estamos en medio de una gran construcción. En determinado momento, alguien resuelve inquirir a los obreros respecto al trabajo que realizan.

- ¿Qué haces?

- Como ves, estoy rompiendo piedras - responde el primero.

La misma pregunta es hecha a otro, que dice:

- Trabajo arduamente, levantando estas sólidas paredes de piedra, para ganar el sustento de mi familia.

Por último, la indagación es dirigida a un tercer trabajador:

- Y tú, ¿qué haces?

- ¡Para gloria del buen Dios y salvación de las almas, estoy construyendo una catedral!

1.jpg
Catedral de León, España

A los ojos de los hombres esos tres obreros realizaban el mismo trabajo, pero los dos primeros tenían los ojos del alma dirigidos no tan alto, mientras el espíritu del tercero apuntaba al Cielo, como lo harían en breve las piedras que labraba con esmero para finalizar los puntos más altos de la catedral.

Con efecto, pareciendo desafiar la ley de la gravedad, los tan característicos pináculos de la arquitectura gótica nos dan la impresión de querer perforar el firmamento, asemejándose al alma que, estando todavía en la Tierra, vive en los pensamientos del Cielo. Simbolizan esas agujas de piedra la oración de la Iglesia al Espíritu Santo: "¡Ut mentes nostras ad cælestia desideria erigas! - ¡De ahí en nuestras mentes el deseo de las cosas de lo alto!".

Almas hay que intentan vivir todo el tiempo buscando auges, como que "en la punta de los pies", proponiéndose metas osadas para las cuales apenas el Cielo es el límite.

Un ejemplo de esas almas ‘pinaculares' fue Santa Teresita del Niño Jesús. Habiendo ella abandonado todo para encerrarse en la clausura del Carmelo, se sentía todavía insatisfecha. "Siento en mí la vocación de guerrero, de sacerdote, de Apóstol, de doctor y de mártir" - clamaba esa alma inocente. "Siento la necesidad, el deseo de realizar por Ti, Jesús, todas las obras, las más heroicas... [...] ¡Oh Jesús! ¡Mi amor, mi vida!... ¿Cómo conciliar estos contrastes? ¿Cómo realizar los deseos de mi pobre almita?...".

2.jpg
Santa Teresa de Lisieux

La Doctora de la Pequeña Vía comprendió que no era imposible alcanzar este auge. Bastaba un elemento: el amor. Su vida, que en las exterioridades nada parecía tener de extraordinario, se transformó en modelo para el mundo. Supo ella colocar en los mínimos actos de su existencia el impulso que inspiraba nuestro tercer trabajador, el cual sabía que cada martillazo, cada pared levantada era, en verdad, un acto de amor a Dios. Y si aquel buen hombre colaboró para construir una catedral, Santa Teresita llevó a cabo una obra incomparablemente más grandiosa, la cual sobrepasó la elevación de las agujas de todas las catedrales de la Tierra.

Por Fahima Spielmann

_____


1 SANTA TERESA DE LISIEUX. Manuscrito B. Todas as obras, as mais heroicas. In: Obras Completas. São Paulo: Paulus, 2002, p.171. - (Revista Arautos do Evangelho, Novembro/2013, n. 143, p. 50-51)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/58474-Pinaculo-de-piedra--auge-de-amor. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading