Loading
 
 
 
Loading
 
La moral ideal convive con la razón y la ley inscrita en el corazón
Loading
 
12 de Mayo de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 12-05-2014, Gaudium Press) Con alguna fuerza, se reivindica hoy la aprobación de ciertas leyes cuya índole la Iglesia desaprueba, lo que constituye cada vez más un desafío. En verdad, el post-modernismo tiene tendencia a despreciar las raíces de su propia civilización, recusar cualquier jerarquía y sus representaciones y distanciarse de lo Absoluto. Con reflejos en el ámbito moral, este posicionamiento hizo que algunos pensadores pugnen por una ética que no obligue al legislador a ser influenciado por una moral que se apoya en la ley natural, a fin de unir a los hombres y hacerlos vivir como si Dios no existiese. [1]

Entretanto, Sergio Belardinelli repara que "el esfuerzo moderno de construir una sociedad justa, hecha de hombres capaces de reconocerse recíprocamente como si Dios no existiese, se ha revelado un desastre". [2] Y advierte que pensar un mundo sin Dios, podrá significar en descaracterización y comprometimiento del propio hombre. Flavia Monceri va más lejos y piensa incluso llamar al diálogo a aquellos que, siendo contrarios a la Iglesia, poseen la responsabilidad histórica por tomar ciertas posiciones filosóficas que resultaron en el secularismo y el relativismo y consecuente deriva nihilista de la sociedad occidental. [3]

No es cualquier moral amiga de la persona humana, conforme enseña Benedicto XVI en la Caritas in Veritate (n. 45). Es necesaria una moral descomprometida con ideologías, que no se someta a tendencias relativistas y transitorias de tiempo y de lugar, sino que pueda invariablemente considerar al hombre como imagen de Dios (Gn 1, 27). Esta moral no prescinde de la razón, sino que convive continuamente con ella, tonificándose por un lado y purificándola por otro, a fin de que no se sobrepongan intereses personales, sino subsista "la dignidad inviolable de la persona humana y también el valor transcendente de las normas morales naturales" (Caritas in Veritate, n. 45).

En nuestros días, partiendo de la Revelación, la Iglesia continua provocando aquellas opciones humanas reductoras del ser a utilitarismos hedonistas, egoístas y materialistas. Ella observa, juzga e interactúa, colabora e interviene, para garantizar que las perennes referencias éticas no falten el respeto a los más básicos derechos humanos. Crea espacios para denunciar siempre que son heridos los principios más elementales de la libertad y la legítima autonomía institucional, o incluso cuando ciertas decisiones, apoyadas por masas equivocadas, optan por posiciones contrarias a la dignidad y existencia del ser, o corrompen la recta razón y aquella orden cuyas referencias nos fueron dejadas por la Sabiduría Eterna y Encarnada.

Por el Padre José Victorino de Andrade, EP

[1] Cf. LECALDANO, Eugenio (2008). Un'etica senza Dio. Roma: Laterza. Também HOTTOIS, Gilbert (2005). De la Renaissance à la Postmodernité: Une histoire de la philosophie moderne et contemporaine. 3. ed. Bruxelles: De Boeck Supérieur.
[2] D'AGOSTINO, Francesco et all. Cinisello Balsamo (It): San Paolo Edizioni. p. 146
[3] Idem.

 

Loading
La moral ideal convive con la razón y la ley inscrita en el corazón

Redacción (Lunes, 12-05-2014, Gaudium Press) Con alguna fuerza, se reivindica hoy la aprobación de ciertas leyes cuya índole la Iglesia desaprueba, lo que constituye cada vez más un desafío. En verdad, el post-modernismo tiene tendencia a despreciar las raíces de su propia civilización, recusar cualquier jerarquía y sus representaciones y distanciarse de lo Absoluto. Con reflejos en el ámbito moral, este posicionamiento hizo que algunos pensadores pugnen por una ética que no obligue al legislador a ser influenciado por una moral que se apoya en la ley natural, a fin de unir a los hombres y hacerlos vivir como si Dios no existiese. [1]

Entretanto, Sergio Belardinelli repara que "el esfuerzo moderno de construir una sociedad justa, hecha de hombres capaces de reconocerse recíprocamente como si Dios no existiese, se ha revelado un desastre". [2] Y advierte que pensar un mundo sin Dios, podrá significar en descaracterización y comprometimiento del propio hombre. Flavia Monceri va más lejos y piensa incluso llamar al diálogo a aquellos que, siendo contrarios a la Iglesia, poseen la responsabilidad histórica por tomar ciertas posiciones filosóficas que resultaron en el secularismo y el relativismo y consecuente deriva nihilista de la sociedad occidental. [3]

No es cualquier moral amiga de la persona humana, conforme enseña Benedicto XVI en la Caritas in Veritate (n. 45). Es necesaria una moral descomprometida con ideologías, que no se someta a tendencias relativistas y transitorias de tiempo y de lugar, sino que pueda invariablemente considerar al hombre como imagen de Dios (Gn 1, 27). Esta moral no prescinde de la razón, sino que convive continuamente con ella, tonificándose por un lado y purificándola por otro, a fin de que no se sobrepongan intereses personales, sino subsista "la dignidad inviolable de la persona humana y también el valor transcendente de las normas morales naturales" (Caritas in Veritate, n. 45).

En nuestros días, partiendo de la Revelación, la Iglesia continua provocando aquellas opciones humanas reductoras del ser a utilitarismos hedonistas, egoístas y materialistas. Ella observa, juzga e interactúa, colabora e interviene, para garantizar que las perennes referencias éticas no falten el respeto a los más básicos derechos humanos. Crea espacios para denunciar siempre que son heridos los principios más elementales de la libertad y la legítima autonomía institucional, o incluso cuando ciertas decisiones, apoyadas por masas equivocadas, optan por posiciones contrarias a la dignidad y existencia del ser, o corrompen la recta razón y aquella orden cuyas referencias nos fueron dejadas por la Sabiduría Eterna y Encarnada.

Por el Padre José Victorino de Andrade, EP

[1] Cf. LECALDANO, Eugenio (2008). Un'etica senza Dio. Roma: Laterza. Também HOTTOIS, Gilbert (2005). De la Renaissance à la Postmodernité: Une histoire de la philosophie moderne et contemporaine. 3. ed. Bruxelles: De Boeck Supérieur.
[2] D'AGOSTINO, Francesco et all. Cinisello Balsamo (It): San Paolo Edizioni. p. 146
[3] Idem.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/58657-La-moral-ideal-convive-con-la-razon-y-la-ley-inscrita-en-el-corazon. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading