Loading
 
 
 
Loading
 
La alegría y la belleza
Loading
 
30 de Mayo de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 30-05-2014, Gaudium Press)

La alegría y la belleza

Arte -entendido en su acepción de ‘artístico'- ha tenido siempre el sentido de una expresión de la belleza, y por tanto de una búsqueda de ella. Entretanto, el término belleza es de los menos unívocos que registra la historia de la filosofía. Adentrémonos un poco en ese bosque, a ver si podemos al menos corretear al jabalí.

La belleza sorprende, impacta de una forma agradable, causando alegría, a veces arrebatadora. Esto es lo ratificado y destacado por grandes mentes.

Ya Hugo de San Víctor relacionaba hermosura y agrado: "Mira el mundo y todo lo que en él se halla: hay muchas cosas hermosas y agradables..." (Soliloquium de arrha animae, PL 176, cols. 951-952). Igual Guillermo de Auvergne, cuando contemplaba también "la elegancia y la magnificencia el universo" y encontraba que "este mismo universo se parece a un cántico bellísimo... [y hallas que] las demás criaturas, que gracias a su variedad... concuerdan en una estupenda armonía, constituyen un concierto de maravillosa alegría". (De anima V, 18, en Opera t. II, 2, supl., Orléans 1674, p. 143a en Pouillon 1946, p. 272.)

Sin embargo el genuino artista no es un mero contemplativo de la belleza, ni siquiera un simple "reproductor" del 'pulchrum' del cosmos, sino un verdadero creador de belleza.

Entretanto, terminada la obra-creación, al final ¿sí es ella belleza? ¿Quién juzga de forma definitiva que una obra cualquiera es verdaderamente bella?

1.jpg
Atardecer en la Plaza de San Marcos, Venecia

'De gustibus non est disputandum' decían antiguamente, o "entre gustos no hay disgustos" se afirma hoy. No obstante, la belleza no es tan relativa.

Es ella un resplandor.

Resaltaba San Buenaventura que la belleza es el esplendor de los trascendentales del ser reunidos, es decir, el brillo de su unidad, bondad y verdad juntas. (Cfr. Umberto Eco. Arte y Belleza en la Estética Medieval. Lumen. p. 38). También según San Alberto Magno es la belleza un resplandor, pero de la forma: "lo bello consiste en el resplandor de la forma sobre las partes proporcionadas de la materia o sobre las diversas fuerzas o acciones". (Super Dionysium de divinis nominibus IV, 72 y 86)

Este resplandor es percibido por la generalidad de los hombres, y si bien es cierto que hay diferentes gustos y sensibilidades legítimas, nadie en sus cabales dirá que un matizado atardecer caribeño es algo feo, o que la Plaza de San Marcos es un horror. Por el contrario, son un solaz para el espíritu y una ocasión para la restauración. En ese sentido, todo lo que realmente 'brilla' posee el 'oro' de la belleza.

Por Saúl Castiblanco

(Tomado de Razón y Fe, mayo de 2014)

 

 

Loading
La alegría y la belleza

Redacción (Viernes, 30-05-2014, Gaudium Press)

La alegría y la belleza

Arte -entendido en su acepción de ‘artístico'- ha tenido siempre el sentido de una expresión de la belleza, y por tanto de una búsqueda de ella. Entretanto, el término belleza es de los menos unívocos que registra la historia de la filosofía. Adentrémonos un poco en ese bosque, a ver si podemos al menos corretear al jabalí.

La belleza sorprende, impacta de una forma agradable, causando alegría, a veces arrebatadora. Esto es lo ratificado y destacado por grandes mentes.

Ya Hugo de San Víctor relacionaba hermosura y agrado: "Mira el mundo y todo lo que en él se halla: hay muchas cosas hermosas y agradables..." (Soliloquium de arrha animae, PL 176, cols. 951-952). Igual Guillermo de Auvergne, cuando contemplaba también "la elegancia y la magnificencia el universo" y encontraba que "este mismo universo se parece a un cántico bellísimo... [y hallas que] las demás criaturas, que gracias a su variedad... concuerdan en una estupenda armonía, constituyen un concierto de maravillosa alegría". (De anima V, 18, en Opera t. II, 2, supl., Orléans 1674, p. 143a en Pouillon 1946, p. 272.)

Sin embargo el genuino artista no es un mero contemplativo de la belleza, ni siquiera un simple "reproductor" del 'pulchrum' del cosmos, sino un verdadero creador de belleza.

Entretanto, terminada la obra-creación, al final ¿sí es ella belleza? ¿Quién juzga de forma definitiva que una obra cualquiera es verdaderamente bella?

1.jpg
Atardecer en la Plaza de San Marcos, Venecia

'De gustibus non est disputandum' decían antiguamente, o "entre gustos no hay disgustos" se afirma hoy. No obstante, la belleza no es tan relativa.

Es ella un resplandor.

Resaltaba San Buenaventura que la belleza es el esplendor de los trascendentales del ser reunidos, es decir, el brillo de su unidad, bondad y verdad juntas. (Cfr. Umberto Eco. Arte y Belleza en la Estética Medieval. Lumen. p. 38). También según San Alberto Magno es la belleza un resplandor, pero de la forma: "lo bello consiste en el resplandor de la forma sobre las partes proporcionadas de la materia o sobre las diversas fuerzas o acciones". (Super Dionysium de divinis nominibus IV, 72 y 86)

Este resplandor es percibido por la generalidad de los hombres, y si bien es cierto que hay diferentes gustos y sensibilidades legítimas, nadie en sus cabales dirá que un matizado atardecer caribeño es algo feo, o que la Plaza de San Marcos es un horror. Por el contrario, son un solaz para el espíritu y una ocasión para la restauración. En ese sentido, todo lo que realmente 'brilla' posee el 'oro' de la belleza.

Por Saúl Castiblanco

(Tomado de Razón y Fe, mayo de 2014)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/59342-La-alegria-y-la-belleza. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Más de 100 imágenes de distintas advocaciones de la Santísima Virgen fueron ricamente adornadas y ...
 
El Pontífice uso en su meditación el Evangelio de ese segundo domingo de adviento ...
 
La fiesta por la patrona de América será precedida por el rezo del Rosario ...
 
El evento será parte del cuarto Congreso Apostólico Mundial sobre la Misericordia. ...
 
El Papa Francisco participó de la Primera de las Predicaciones de Adviento, el pasado viernes. Ella ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading