Loading
 
 
 
Loading
 
Época de kermés, época de alegría y fiesta de la Fe
Loading
 
9 de Junio de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 09-06-2014, Gaudium Press) No me acuerdo muy bien cuál fue la última kermés en la que participé con tanta alegría, pues, en todas ellas, tuve la oportunidad de volver a ver personas que ya no veía hace tiempos, amigos de la infancia que residen en las localidades de la iglesia donde frecuento, y principalmente, contemplar ese período festivo en presencia de Nuestro Señor Jesucristo.

Yo me acuerdo de la época en que trabajé en una kermés. Fue en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en la región episcopal Santana, en la ciudad de San Pablo. El día fue agitado, como en cualquier iglesia que estuviese haciendo una kermés. Tuvimos que reunirnos a la tarde para programar lo que íbamos a hacer de noche, para servir de la mejor forma posible al pueblo de Dios que estaba presente en las redondeces de la parroquia y dentro del espacio de fiestas de la Iglesia.

1.jpg

En aquel día, corría de un lado para el otro. Muchos me saludaban, preguntaban como yo estaba, pero ni siquiera podía parar para dar un minuto de atención, algo que me dejó un poco triste, pues me gusta ser atento con las personas que conozco.

El día en general fue muy provechoso. Además de trabajar y ofrecer mis esfuerzos por la comunidad, todavía aproveché para estar nuevamente en presencia de Dios y tener un momento especial más con mis colegas parroquianos.

Todavía hoy, recuerdo aquellas veces que mis padres me llevaban a las kermeses que ocurrían en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima [ndr. en San Pablo, Brasil], hoy desactivada debido a las fuertes lluvias que destruyeron parte de la parroquia y que actualmente pasa por reformas. Eran fiestas increíbles, con comidas diversas, y juegos para aprovechar la noche.

Pero realmente, si tuviese más madurez en la época, o mejor, si yo tuviese la edad que tengo ahora en aquel tiempo, tal vez aprovecharía de otra forma. Quien sabe rezando, pidiendo a Nuestra Señora que protegiese nuestro hogar y nos bendijese con su inmenso amor.

Sin embargo, creo que fue mejor así. Cuando se es niño, no se piensa mucho lo que nos va suceder más adelante, a lo largo de la vida. Mientras estamos jugando y aprovechando la compañía de nuestros padres, nosotros estamos siendo cuidados por nuestro Padre Celestial, que nos guarda en su infinito amor y nos prepara para vivir otras alegrías y momentos festivos en un futuro muy próximo.

Por Leandro Massoni Ilhéu

Loading
Época de kermés, época de alegría y fiesta de la Fe

Redacción (Martes, 09-06-2014, Gaudium Press) No me acuerdo muy bien cuál fue la última kermés en la que participé con tanta alegría, pues, en todas ellas, tuve la oportunidad de volver a ver personas que ya no veía hace tiempos, amigos de la infancia que residen en las localidades de la iglesia donde frecuento, y principalmente, contemplar ese período festivo en presencia de Nuestro Señor Jesucristo.

Yo me acuerdo de la época en que trabajé en una kermés. Fue en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en la región episcopal Santana, en la ciudad de San Pablo. El día fue agitado, como en cualquier iglesia que estuviese haciendo una kermés. Tuvimos que reunirnos a la tarde para programar lo que íbamos a hacer de noche, para servir de la mejor forma posible al pueblo de Dios que estaba presente en las redondeces de la parroquia y dentro del espacio de fiestas de la Iglesia.

1.jpg

En aquel día, corría de un lado para el otro. Muchos me saludaban, preguntaban como yo estaba, pero ni siquiera podía parar para dar un minuto de atención, algo que me dejó un poco triste, pues me gusta ser atento con las personas que conozco.

El día en general fue muy provechoso. Además de trabajar y ofrecer mis esfuerzos por la comunidad, todavía aproveché para estar nuevamente en presencia de Dios y tener un momento especial más con mis colegas parroquianos.

Todavía hoy, recuerdo aquellas veces que mis padres me llevaban a las kermeses que ocurrían en la Iglesia Nuestra Señora de Fátima [ndr. en San Pablo, Brasil], hoy desactivada debido a las fuertes lluvias que destruyeron parte de la parroquia y que actualmente pasa por reformas. Eran fiestas increíbles, con comidas diversas, y juegos para aprovechar la noche.

Pero realmente, si tuviese más madurez en la época, o mejor, si yo tuviese la edad que tengo ahora en aquel tiempo, tal vez aprovecharía de otra forma. Quien sabe rezando, pidiendo a Nuestra Señora que protegiese nuestro hogar y nos bendijese con su inmenso amor.

Sin embargo, creo que fue mejor así. Cuando se es niño, no se piensa mucho lo que nos va suceder más adelante, a lo largo de la vida. Mientras estamos jugando y aprovechando la compañía de nuestros padres, nosotros estamos siendo cuidados por nuestro Padre Celestial, que nos guarda en su infinito amor y nos prepara para vivir otras alegrías y momentos festivos en un futuro muy próximo.

Por Leandro Massoni Ilhéu

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/59631-Epoca-de-kermes--epoca-de-alegria-y-fiesta-de-la-Fe. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Y se puso a caminar con ellos" el lema del 2º Encuentro de Equipos de Pastoral Juvenil que tiene l ...
 
Los niños son inocentes, por lo que fácilmente se puede afirmar que Cristo indica la inocencia com ...
 
Antes del viaje que deberá hacer a Egipto, entre los días 28 y 29, viernes y sábado próximos, el ...
 
La festividad será el 3 de mayo. El Santo Cristo es una pequeña imagen de Jesús Crucificado, cons ...
 
Entre los ordenandos se encuentra el peruano Andrés Echevarría, egresado de la Facultad de Derecho ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading