Loading
 
 
 
Loading
 
Papa Francisco llama a "cargar el peso de los otros con amor fraternal"
Loading
 
7 de Julio de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 07-07-2014, Gaudium Press) En el Ángelus de ayer, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el trecho del Evangelio en que Jesucristo convoca a seguirlo en su camino, lo que conlleva a que se aligeren las cargas que soportan los hombres: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré" (Mt. 11:28). Miles de peregrinos acompañaron al Papa en la Plaza de San Pedro, en una calurosa mañana de verano.

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

"En el Evangelio de este domingo encontramos la invitación de Jesús, dice así: ‘Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré' (Mt. 11:28). Cuando Jesús dice esto, tiene ante sus ojos las personas que encuentra todos los días por los caminos de Galilea: mucha gente simple, pobres, enfermos, pecadores, marginados...", expresó el Pontífice. A todos, el Señor les lleva una palabra de esperanza. Jesús buscaba "a estas multitudes extenuadas y dispersas como ovejas sin pastor (cf. Mt 9:35-36) (...) y las buscaba para anunciarles el Reino de Dios y para sanar a muchos de ellos en el cuerpo y en el espíritu. Ahora los llama a todos a su lado: ‘Vengan a mí', y les promete alivio y refrigerio".

Es claro que la invitación del Señor es para todos los tiempos y para todos los hombres. Pero esta invitación del Señor es hecha "de manera especial para los que sufren más".

"Jesús promete reconfortar a todos, pero también nos hace una invitación, que es como un mandamiento: ‘Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón' (Mt 11,29). El ‘yugo' del Señor ¿en qué consiste? Consiste en cargar el peso de los otros con amor fraternal. Una vez recibido el alivio y consuelo de Cristo, estamos llamados también nosotros a ser alivio y consuelo para los hermanos, con actitud mansa y humilde, a imitación del Maestro. La mansedumbre y la humildad de corazón no sólo nos ayuda a soportar el peso de los otros, sino a no cargar sobre ellos con nuestros propios puntos de vista personales, nuestros juicios, nuestras críticas o nuestra indiferencia".

El Pontífice terminó su alocución pidiendo la protección de la Santísima Virgen para todos, y que con una "fe iluminada, testimoniada en la vida, podamos ser alivio para los que necesitan ayuda, ternura y esperanza".

Con información de Radio Vaticano

 

Loading
Papa Francisco llama a "cargar el peso de los otros con amor fraternal"

Ciudad del Vaticano (Lunes, 07-07-2014, Gaudium Press) En el Ángelus de ayer, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el trecho del Evangelio en que Jesucristo convoca a seguirlo en su camino, lo que conlleva a que se aligeren las cargas que soportan los hombres: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré" (Mt. 11:28). Miles de peregrinos acompañaron al Papa en la Plaza de San Pedro, en una calurosa mañana de verano.

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

"En el Evangelio de este domingo encontramos la invitación de Jesús, dice así: ‘Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré' (Mt. 11:28). Cuando Jesús dice esto, tiene ante sus ojos las personas que encuentra todos los días por los caminos de Galilea: mucha gente simple, pobres, enfermos, pecadores, marginados...", expresó el Pontífice. A todos, el Señor les lleva una palabra de esperanza. Jesús buscaba "a estas multitudes extenuadas y dispersas como ovejas sin pastor (cf. Mt 9:35-36) (...) y las buscaba para anunciarles el Reino de Dios y para sanar a muchos de ellos en el cuerpo y en el espíritu. Ahora los llama a todos a su lado: ‘Vengan a mí', y les promete alivio y refrigerio".

Es claro que la invitación del Señor es para todos los tiempos y para todos los hombres. Pero esta invitación del Señor es hecha "de manera especial para los que sufren más".

"Jesús promete reconfortar a todos, pero también nos hace una invitación, que es como un mandamiento: ‘Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón' (Mt 11,29). El ‘yugo' del Señor ¿en qué consiste? Consiste en cargar el peso de los otros con amor fraternal. Una vez recibido el alivio y consuelo de Cristo, estamos llamados también nosotros a ser alivio y consuelo para los hermanos, con actitud mansa y humilde, a imitación del Maestro. La mansedumbre y la humildad de corazón no sólo nos ayuda a soportar el peso de los otros, sino a no cargar sobre ellos con nuestros propios puntos de vista personales, nuestros juicios, nuestras críticas o nuestra indiferencia".

El Pontífice terminó su alocución pidiendo la protección de la Santísima Virgen para todos, y que con una "fe iluminada, testimoniada en la vida, podamos ser alivio para los que necesitan ayuda, ternura y esperanza".

Con información de Radio Vaticano

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/60541-Papa-Francisco-llama-a--cargar-el-peso-de-los-otros-con-amor-fraternal-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
El templo fue construido con el propósito de contar con un lugar sagrado notablemente bello y cató ...
 
Pesa 600 kilogramos y mide más de 5 metros. Fue elaborado en el año 2013 para que fuese mensajero ...
 
El inicio de una nueva administración es la oportunidad de garantizar los derechos de los creyentes ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading