Loading
 
 
 
Loading
 
Papa Francisco llama a "cargar el peso de los otros con amor fraternal"
Loading
 
7 de Julio de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 07-07-2014, Gaudium Press) En el Ángelus de ayer, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el trecho del Evangelio en que Jesucristo convoca a seguirlo en su camino, lo que conlleva a que se aligeren las cargas que soportan los hombres: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré" (Mt. 11:28). Miles de peregrinos acompañaron al Papa en la Plaza de San Pedro, en una calurosa mañana de verano.

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

"En el Evangelio de este domingo encontramos la invitación de Jesús, dice así: ‘Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré' (Mt. 11:28). Cuando Jesús dice esto, tiene ante sus ojos las personas que encuentra todos los días por los caminos de Galilea: mucha gente simple, pobres, enfermos, pecadores, marginados...", expresó el Pontífice. A todos, el Señor les lleva una palabra de esperanza. Jesús buscaba "a estas multitudes extenuadas y dispersas como ovejas sin pastor (cf. Mt 9:35-36) (...) y las buscaba para anunciarles el Reino de Dios y para sanar a muchos de ellos en el cuerpo y en el espíritu. Ahora los llama a todos a su lado: ‘Vengan a mí', y les promete alivio y refrigerio".

Es claro que la invitación del Señor es para todos los tiempos y para todos los hombres. Pero esta invitación del Señor es hecha "de manera especial para los que sufren más".

"Jesús promete reconfortar a todos, pero también nos hace una invitación, que es como un mandamiento: ‘Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón' (Mt 11,29). El ‘yugo' del Señor ¿en qué consiste? Consiste en cargar el peso de los otros con amor fraternal. Una vez recibido el alivio y consuelo de Cristo, estamos llamados también nosotros a ser alivio y consuelo para los hermanos, con actitud mansa y humilde, a imitación del Maestro. La mansedumbre y la humildad de corazón no sólo nos ayuda a soportar el peso de los otros, sino a no cargar sobre ellos con nuestros propios puntos de vista personales, nuestros juicios, nuestras críticas o nuestra indiferencia".

El Pontífice terminó su alocución pidiendo la protección de la Santísima Virgen para todos, y que con una "fe iluminada, testimoniada en la vida, podamos ser alivio para los que necesitan ayuda, ternura y esperanza".

Con información de Radio Vaticano

 

Loading
Papa Francisco llama a "cargar el peso de los otros con amor fraternal"

Ciudad del Vaticano (Lunes, 07-07-2014, Gaudium Press) En el Ángelus de ayer, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el trecho del Evangelio en que Jesucristo convoca a seguirlo en su camino, lo que conlleva a que se aligeren las cargas que soportan los hombres: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré" (Mt. 11:28). Miles de peregrinos acompañaron al Papa en la Plaza de San Pedro, en una calurosa mañana de verano.

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

"En el Evangelio de este domingo encontramos la invitación de Jesús, dice así: ‘Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré' (Mt. 11:28). Cuando Jesús dice esto, tiene ante sus ojos las personas que encuentra todos los días por los caminos de Galilea: mucha gente simple, pobres, enfermos, pecadores, marginados...", expresó el Pontífice. A todos, el Señor les lleva una palabra de esperanza. Jesús buscaba "a estas multitudes extenuadas y dispersas como ovejas sin pastor (cf. Mt 9:35-36) (...) y las buscaba para anunciarles el Reino de Dios y para sanar a muchos de ellos en el cuerpo y en el espíritu. Ahora los llama a todos a su lado: ‘Vengan a mí', y les promete alivio y refrigerio".

Es claro que la invitación del Señor es para todos los tiempos y para todos los hombres. Pero esta invitación del Señor es hecha "de manera especial para los que sufren más".

"Jesús promete reconfortar a todos, pero también nos hace una invitación, que es como un mandamiento: ‘Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón' (Mt 11,29). El ‘yugo' del Señor ¿en qué consiste? Consiste en cargar el peso de los otros con amor fraternal. Una vez recibido el alivio y consuelo de Cristo, estamos llamados también nosotros a ser alivio y consuelo para los hermanos, con actitud mansa y humilde, a imitación del Maestro. La mansedumbre y la humildad de corazón no sólo nos ayuda a soportar el peso de los otros, sino a no cargar sobre ellos con nuestros propios puntos de vista personales, nuestros juicios, nuestras críticas o nuestra indiferencia".

El Pontífice terminó su alocución pidiendo la protección de la Santísima Virgen para todos, y que con una "fe iluminada, testimoniada en la vida, podamos ser alivio para los que necesitan ayuda, ternura y esperanza".

Con información de Radio Vaticano

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/60541-Papa-Francisco-llama-a--cargar-el-peso-de-los-otros-con-amor-fraternal-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Varios serán los eventos que tendrán lugar en la ciudad italiana con ocasión de la fiesta de la n ...
 
Los Salesianos de Don Bosco en Italia han presentado dos nuevos sitios web: el del Colle Don Bosco, ...
 
La Consagración corona cuatro Actos de Consagración presididos en el Santuario de Harissa. ...
 
Nos están “robando” el espacio que tenemos reservado para los nuestros y para Dios. ¿Cómo enf ...
 
Ante el próximo aniversario número 50 de la Encíclica, el prelado recordó su importancia y su ca ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading