Loading
 
 
 
Loading
 
¿La Iglesia en Sudán se torna subterránea? Obispo denuncia ausencia de libertad religiosa
Loading
 
18 de Julio de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Jartum (Viernes, 18-07-2014, Gaudium Press) La vida de numerosos sacerdotes y Obispos de Sudán es muy diferente a la de los demás ciudadanos. Las restricciones a la libertad religiosa les imponen un modo de vida cada vez más clandestino, que han elegido soportar para no alejarse de los fieles que necesitan de su servicio apostólico. Sus condiciones son cada vez más similares a lo que se conoce en otros países como "Iglesia subterránea": una comunidad de fe que trabaja sin el reconocimiento del Estado, a veces arriesgando su vida y su libertad en un entorno de marginación.

190713b.jpg
Mons. Edward Hiiboro Kussala, Obispo de Tambura-Yambio, Sudán del Sur, durante un evento en la sede de AIN en Alemania. Foto: AIN.
"Los Obispos y sacerdotes en Sudán han estado viviendo como ilegales de facto", denunció el Obispo de Tambura-Yambio, Sudán del Sur, Mons. Edward Hiiboro Kussala, a la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada. No se les permite tener pasaporte y se les niega el estatus legal- No pueden salir del país y probablemente se impediría su regreso si salieran". El prelado, quien puede ejercer su ministerio con libertad en el vecino país del sur, alertó sobre esta situación aprovechando el interés de la comunidad internacional, suscitado por la pena de muerte impuesta a Mariam Ibrahim, una joven que cometió el supuesto delito de haberse casado con un católico (ver noticia anterior).

La situación del clero es preocupante en un país que motivó la división del territorio tras la aplicación de la Sharia (ley islámica) incluso en regiones habitadas por cristianos. Mons. Hiboro Kussala advirtió que en algunos lugares "los sacerdotes ya han sido expulsados y los Obispos están condenados a guardar silencio". Aunque otro tipo de organización podría retirar a sus miembros como forma de denuncia y para solicitar garantías para sus miembros, la Iglesia busca todas las formas posibles para no abandonar a sus fieles y sustentar su fidelidad a través de los sacramentos.

"Los cristianos en Sudán pueden asistir al culto divino sin ser molestados, pero no hay libertad de religión y de conciencia auténticas", describió el Obispo. Las restricciones podrían compararse a las de la Iglesia en Argelia tras la implantación de leyes anticonversión en 2006. En estos contextos legales se impiden las tareas de evangelización y se limitan notablemente las manifestaciones públicas de la fe, además que se acentúa la visión de la religión católica como foránea y sujeto de desconfianza. El desconocimiento de la labor y la vocación de la Iglesia pueden dar lugar a acciones de violencias suscitadas por grupos extremistas.

A pesar de estas limitaciones, aún viven en Sudán unos tres millones de cristianos, y Mons. Hiboro Kussala pidió a través de la organización que los fieles de todo el mundo se unan en oración por los creyentes del país. Esta labor espiritual da fuerza a la Iglesia para sostener el apostolado en el territorio mientras que las denuncias sobre las restricciones a la libertad religiosa contibuyen a centrar la atención de la comunidad internacional en la búsqueda del respeto de los derechos de los cristianos. "No permitan que se queden invisibles", solicitó el prelado.

Con información de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

 

Loading
¿La Iglesia en Sudán se torna subterránea? Obispo denuncia ausencia de libertad religiosa

Jartum (Viernes, 18-07-2014, Gaudium Press) La vida de numerosos sacerdotes y Obispos de Sudán es muy diferente a la de los demás ciudadanos. Las restricciones a la libertad religiosa les imponen un modo de vida cada vez más clandestino, que han elegido soportar para no alejarse de los fieles que necesitan de su servicio apostólico. Sus condiciones son cada vez más similares a lo que se conoce en otros países como "Iglesia subterránea": una comunidad de fe que trabaja sin el reconocimiento del Estado, a veces arriesgando su vida y su libertad en un entorno de marginación.

190713b.jpg
Mons. Edward Hiiboro Kussala, Obispo de Tambura-Yambio, Sudán del Sur, durante un evento en la sede de AIN en Alemania. Foto: AIN.
"Los Obispos y sacerdotes en Sudán han estado viviendo como ilegales de facto", denunció el Obispo de Tambura-Yambio, Sudán del Sur, Mons. Edward Hiiboro Kussala, a la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada. No se les permite tener pasaporte y se les niega el estatus legal- No pueden salir del país y probablemente se impediría su regreso si salieran". El prelado, quien puede ejercer su ministerio con libertad en el vecino país del sur, alertó sobre esta situación aprovechando el interés de la comunidad internacional, suscitado por la pena de muerte impuesta a Mariam Ibrahim, una joven que cometió el supuesto delito de haberse casado con un católico (ver noticia anterior).

La situación del clero es preocupante en un país que motivó la división del territorio tras la aplicación de la Sharia (ley islámica) incluso en regiones habitadas por cristianos. Mons. Hiboro Kussala advirtió que en algunos lugares "los sacerdotes ya han sido expulsados y los Obispos están condenados a guardar silencio". Aunque otro tipo de organización podría retirar a sus miembros como forma de denuncia y para solicitar garantías para sus miembros, la Iglesia busca todas las formas posibles para no abandonar a sus fieles y sustentar su fidelidad a través de los sacramentos.

"Los cristianos en Sudán pueden asistir al culto divino sin ser molestados, pero no hay libertad de religión y de conciencia auténticas", describió el Obispo. Las restricciones podrían compararse a las de la Iglesia en Argelia tras la implantación de leyes anticonversión en 2006. En estos contextos legales se impiden las tareas de evangelización y se limitan notablemente las manifestaciones públicas de la fe, además que se acentúa la visión de la religión católica como foránea y sujeto de desconfianza. El desconocimiento de la labor y la vocación de la Iglesia pueden dar lugar a acciones de violencias suscitadas por grupos extremistas.

A pesar de estas limitaciones, aún viven en Sudán unos tres millones de cristianos, y Mons. Hiboro Kussala pidió a través de la organización que los fieles de todo el mundo se unan en oración por los creyentes del país. Esta labor espiritual da fuerza a la Iglesia para sostener el apostolado en el territorio mientras que las denuncias sobre las restricciones a la libertad religiosa contibuyen a centrar la atención de la comunidad internacional en la búsqueda del respeto de los derechos de los cristianos. "No permitan que se queden invisibles", solicitó el prelado.

Con información de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading