Loading
 
 
 
Loading
 
La reconstrucción personal, más importante que concluir La Sagrada Familia en Barcelona
Loading
 
24 de Julio de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Barcelona (Jueves, 24-07-2014, Gaudium Press) El escultor japonés Etsuro Sotoo volvió a figurar en las noticias internacionales al concluir otra de las etapas de la ambiciosa construcción del templo de La Sagrada Familia en la ciudad de Barcelona, España, obra proyectada por el arquitecto Antonio Gaudí. Una gran puerta de bronce de siete metros de altura fue instalada en la fachada del Nacimiento el pasado 16 de bronce y el artista explicó en una entrevista a la Arquidiócesis su impresión personal sobre este avance: "El objetivo no es acabar la obra como tal, sino que lo que se busca con la Sagrada Familia es la reconstrucción personal", comentó Sotoo. "Ayudar a encontrar el camino que estamos perdiendo".

Screenshot from 2014-07-24 12:20:35.png
Etsuro Sotoo, escultor encargado de las obras en el templod ela Sagrada Familia. Foto: Arquidiócesis de Barcelona. 
El artista japonés es conocido no sólo por su trabajo profesional en la gigantesca obra, sino también por el proceso de conversión que vivió al profundizar en lo que significaba para Gaudí el trabajo en un templo. "Tengo que estar donde estaba Gaudí, y ¿dónde estaba Gaudí? Gaudí estaba en el mundo de la fe", afirmó el escultor en 2012. "Por tanto, para mí era natural que quisiera entrar en ese mundo de la fe, para conocer más, o para poder realizar el trabajo encargado". Su exploración, inicialmente intelectual, lo llevó a descubrir algo mucho más profundo. "Desde ese momento cambió totalmente mi vida. Entendí todas las palabras; aunque no perfectamente, como el agua clara que yo deseaba".

Entrar en la Iglesia para comprender el mensaje

Sotoo compartió su perspectiva personal de lo que significa la obra en conjunto, que logra llamar la atención de creyentes y no creyentes por igual: "Es aquí donde se encuentra el milagro de la Sagrada Familia. Musulmanes, japoneses, chinos, todos se enamoran de ella. Es una gran puerta espiritual, de unión, todos tienen cabida". Este llamado de la arquitectura sacra, capaz de hablar de la fe en un lenguaje accesible a todos y que se manifiesta disponible para todos es para el escultor una imagen de la voluntad de acogida de la Iglesia a la totalidad de las personas. "Esta es la esencia del catolicismo", afirmó.

DSCN0597.JPG
Detalle de la fachada del Nacimiento en la Sagrada Familia, Barcelona. 
El artista buscó diversos símbolos para expresar un mensaje en la puerta, como el de la hiedra cuyas ramas se sostienen mutuamente como lo hace el amor conyugal y que toman la forma del muro al cual se adhiere, como símbolo de obediencia y configuración a la voluntad de Dios. Pero el detalle principal lo dejó para la parte superior. "La hiedra forma unas palabras, pero desde fuera nunca las entenderán", explicó Sotoo. "Al entrar al templo se puede leer "Deus Caritas Est", Dios es amor. Por lo tanto, invito a todos a entrar en el interior para poder entender estas palabras". El escultor, quien descubrió en su propia vida el significado de entrar en la Iglesia, parece ser muy consciente de lo que está hablando.

El Siervo de Dios Antonio Gaudí vivió una vida de piedad y austeridad constantes, y dedicó los últimos años de su vida al trabajo en el templo de la Sagrada Familia con una evidente paz. "Mi amo no tiene prisa", afirmaba. Su fervor fue animado por una frase del Beato Fra Angélico, uno de los más grandes artistas sacros de la historia: "Quien quiera pintar a Cristo, debe vivir con Cristo". Por este motivo asistía diariamente a la Eucaristía, vivía de forma modesta y cultivaba su gusto por el canto gregoriano. Sobre la importancia de la arquitectura sacra, afirmó: "La Iglesia no para de construir y por eso su cabeza es el Pontífice -que quiere decir que hace puentes-; los templos son los puentes para llevar a la Gloria".

En el año 2000, la Congregación de las Causas de los Santos autorizó la apertura de la causa de beatificación de Gaudí en el Arzobispado de Barcelona. "Quienes han introducido la causa de Gaudí tienen razones muy sólidas para hacerlo y ejercen un derecho reconocido en el interior de la Iglesia. Los organismos competentes de la Santa Sede han acogido su propuesta positivamente", comentó en ese momento el Obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Joan Carrera Planas. "Pero a partir de ahora, comienza un análisis concienzudo y más bien lento de los pros y los contras. También aquí, como en la obra de la Sagrada Familia, no hay prisa".

Con información de Arzobispado de Barcelona.

 

Loading
La reconstrucción personal, más importante que concluir La Sagrada Familia en Barcelona

Barcelona (Jueves, 24-07-2014, Gaudium Press) El escultor japonés Etsuro Sotoo volvió a figurar en las noticias internacionales al concluir otra de las etapas de la ambiciosa construcción del templo de La Sagrada Familia en la ciudad de Barcelona, España, obra proyectada por el arquitecto Antonio Gaudí. Una gran puerta de bronce de siete metros de altura fue instalada en la fachada del Nacimiento el pasado 16 de bronce y el artista explicó en una entrevista a la Arquidiócesis su impresión personal sobre este avance: "El objetivo no es acabar la obra como tal, sino que lo que se busca con la Sagrada Familia es la reconstrucción personal", comentó Sotoo. "Ayudar a encontrar el camino que estamos perdiendo".

Screenshot from 2014-07-24 12:20:35.png
Etsuro Sotoo, escultor encargado de las obras en el templod ela Sagrada Familia. Foto: Arquidiócesis de Barcelona. 
El artista japonés es conocido no sólo por su trabajo profesional en la gigantesca obra, sino también por el proceso de conversión que vivió al profundizar en lo que significaba para Gaudí el trabajo en un templo. "Tengo que estar donde estaba Gaudí, y ¿dónde estaba Gaudí? Gaudí estaba en el mundo de la fe", afirmó el escultor en 2012. "Por tanto, para mí era natural que quisiera entrar en ese mundo de la fe, para conocer más, o para poder realizar el trabajo encargado". Su exploración, inicialmente intelectual, lo llevó a descubrir algo mucho más profundo. "Desde ese momento cambió totalmente mi vida. Entendí todas las palabras; aunque no perfectamente, como el agua clara que yo deseaba".

Entrar en la Iglesia para comprender el mensaje

Sotoo compartió su perspectiva personal de lo que significa la obra en conjunto, que logra llamar la atención de creyentes y no creyentes por igual: "Es aquí donde se encuentra el milagro de la Sagrada Familia. Musulmanes, japoneses, chinos, todos se enamoran de ella. Es una gran puerta espiritual, de unión, todos tienen cabida". Este llamado de la arquitectura sacra, capaz de hablar de la fe en un lenguaje accesible a todos y que se manifiesta disponible para todos es para el escultor una imagen de la voluntad de acogida de la Iglesia a la totalidad de las personas. "Esta es la esencia del catolicismo", afirmó.

DSCN0597.JPG
Detalle de la fachada del Nacimiento en la Sagrada Familia, Barcelona. 
El artista buscó diversos símbolos para expresar un mensaje en la puerta, como el de la hiedra cuyas ramas se sostienen mutuamente como lo hace el amor conyugal y que toman la forma del muro al cual se adhiere, como símbolo de obediencia y configuración a la voluntad de Dios. Pero el detalle principal lo dejó para la parte superior. "La hiedra forma unas palabras, pero desde fuera nunca las entenderán", explicó Sotoo. "Al entrar al templo se puede leer "Deus Caritas Est", Dios es amor. Por lo tanto, invito a todos a entrar en el interior para poder entender estas palabras". El escultor, quien descubrió en su propia vida el significado de entrar en la Iglesia, parece ser muy consciente de lo que está hablando.

El Siervo de Dios Antonio Gaudí vivió una vida de piedad y austeridad constantes, y dedicó los últimos años de su vida al trabajo en el templo de la Sagrada Familia con una evidente paz. "Mi amo no tiene prisa", afirmaba. Su fervor fue animado por una frase del Beato Fra Angélico, uno de los más grandes artistas sacros de la historia: "Quien quiera pintar a Cristo, debe vivir con Cristo". Por este motivo asistía diariamente a la Eucaristía, vivía de forma modesta y cultivaba su gusto por el canto gregoriano. Sobre la importancia de la arquitectura sacra, afirmó: "La Iglesia no para de construir y por eso su cabeza es el Pontífice -que quiere decir que hace puentes-; los templos son los puentes para llevar a la Gloria".

En el año 2000, la Congregación de las Causas de los Santos autorizó la apertura de la causa de beatificación de Gaudí en el Arzobispado de Barcelona. "Quienes han introducido la causa de Gaudí tienen razones muy sólidas para hacerlo y ejercen un derecho reconocido en el interior de la Iglesia. Los organismos competentes de la Santa Sede han acogido su propuesta positivamente", comentó en ese momento el Obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Joan Carrera Planas. "Pero a partir de ahora, comienza un análisis concienzudo y más bien lento de los pros y los contras. También aquí, como en la obra de la Sagrada Familia, no hay prisa".

Con información de Arzobispado de Barcelona.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading