Loading
 
 
 
Loading
 
Mons. Chaput: Santidad y evangelización de la cultura, prioritarios en la sociedad actual
Loading
 
11 de Agosto de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Toronto (Lunes, 11-08-2014, Gaudium Press) El Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, recordó la importancia del testimonio de los católicos en todos los aspectos de la vida y la necesidad de evangelizar la cultura actual. Para el prelado - quien fue invitado como ponente al Congreso Fe en la Plaza Pública que se desarrolló en Toronto, Canadá, los días 05 a 07 de agosto - la clave está en la búsqueda honesta y decidida de la santidad: "Cuando nuestros corazones escuchan, y oímos la voz del Buen Pastor, entonces Dios puede comenzar a configurarnos a su imagen y semejanza".

8517723850_94bd318f13.jpg
Mons. Charles Chaput, Arzobispo de Filadelfia, Estados Unidos. Foto: Kait Privitera / City of Philadelphia.
El Arzobispo dirigió su intervención a explicar la relación entre la ley y la moralidad, y recordó cómo el sustento de las normas debe ser la naturaleza del hombre, expresión de la voluntad de Dios para su bienestar. Pero esto requiere una condición: "La ley no puede enseñar efectivamente sin el apoyo de una cultura moral circundante", afirmó el prelado, "porque la ley surge de esa cultura". Es por esto que es vital que los creyentes evangelicen la cultura y no se limiten a una defensa legal o política de los principios, si bien esta dimensión es claramente necesaria para Mons. Chaput.

Algunos sectores de la sociedad buscan alterar aspectos del orden natural a través de la voluntad humana, y para lograrlo fomentan el abandono de la fe en Dios, explicó el prelado. Esto produce el clima de secularización actual, que en algunos ambientes llega a ser hostil al testimonio cristiano. En el pasado, esta tendencia llegó a manifestarse en regímentes totalitarios abiertamente antirreligiosos, que emplearon la violencia para intentar silenciar una dimensión esencial de la humanidad.

La vocación de los creyentes, aun en condiciones adversas, es "predicar a Jesucristo a nuestro conciudadano" y "recordar las verdades que ellos han olvidado, las verdades sobre las cuales se fundó la sociedad. Estas verdades no son impuestas a los demás de manera obligatoria, sino proclamadas, recordó Mons. Chaput citando al entonces Cardenal Joseph Ratzinger, quien a su vez cita a Orígenes: "Cristo no se hace victorioso sobre quien no lo desea. Él conquista sólo convenciendo, porque Él es la Palabra de Dios".

¿Cómo convencer?

13951125733_d13649b207.jpg
La Eucaristía es pieza fundamental de la renovación del mundo a través de la santidad. Foto: George Martell / The Pilot Media Group.
El Arzobispo de Filadelfia expuso un ejemplo histórico de transformación social basada en la fe: el impacto de la orden de San Benito en la formación de Europa en momentos en que el colapso del imperio romano y las invasiones bárbaras amenazaban con la desaparición de la cultura cristiana. La vida monacal garantizó la supervivencia de la cultura y le dio identidad a todo el continente, preparando el camino a una sociedad nueva que buscó inspirarse directamente en la fe.

Sin embargo, la clave del éxito de la iniciativa de San Benito y sus monjes no fue un hipotético plan para preservar una cultura o construir una civilización. La idea central del Santo y de las personas que siguieron su ejemplo de vida era simplemente "quaerere Deum" (buscar a Dios), explicó Mons. Chaput. "En medio de la confusión de los tiempos, en la cual nada parecía permanente, ellos quisieron hacer lo esencial", comentó, citando a benedicto XVI. "Ellos buscaban a Dios. Ellos querían ir de lo no esencial a lo esencial, a la única cosa verdaderamente importante y confiable que hay... Lo que dio a la cultura de Europa su fundamento - la búsqueda de Dios y la disposición de escucharlo - es todavía la base de toda cultura genuina".

13917085404_84e6f3330f.jpg
Los fieles católicos están llamados a no configurarse según el mundo, sino en función del Reino de los Cielos. Foto: Mazur/catholicnews.org.uk
El Arzobispo entonces propuso el camino de la santidad para obtener la transformación social: "Es en la búsqueda de Jesucristo con todo nuestro corazón que la cultura se construye y la sociedad se renueva". El prelado afirmó que el testimonio cristiano debe entonces manifestarse en todos los actos de la vida, desde el culto divino y los sacramentos hasta las labores más terrenales como cambiar unos pañales o preparar un presupuesto en una empresa. Con todos los actos, animados por el espíritu de caridad cristiana, "ladrillo a ladrillo, traemos el Reino de Dios".

En esta propuesta, la participación en la Eucaristía tiene una importancia radical, ya que es a través de este sacramento que Cristo actúa más directamente en la vida de los creyentes. "La Misa nos alimenta con el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. Pero también nos recuerda que estamos en peregrinación hacia la ciudad celestial". Esto hace que los cristianos no quieran acomodarse en un mundo que rechaza a Dios y busquen siempre lo trascendente.

Si bien Mons. Chaput concentró su intervención en esta construcción de la vida espiritual como la mejor forma de trabajar en el bien de la sociedad, recordó que debe proseguirse el esfuerzo humano para configurar la sociedad. "Podemos usar los bienes y la paz de la Ciudad del Hombre para perseguir los bienes y la paz de la Ciudad de Dios, nos enseña San Agustín", concluyó. "Jesús nos ha llamado por nuestro nombre. Él nos da poder con su Espíritu. Ahora nos invita a trabajar con él por la redención de ese mismo mundo".

Con información de Zenit.

 

Loading
Mons. Chaput: Santidad y evangelización de la cultura, prioritarios en la sociedad actual

Toronto (Lunes, 11-08-2014, Gaudium Press) El Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, recordó la importancia del testimonio de los católicos en todos los aspectos de la vida y la necesidad de evangelizar la cultura actual. Para el prelado - quien fue invitado como ponente al Congreso Fe en la Plaza Pública que se desarrolló en Toronto, Canadá, los días 05 a 07 de agosto - la clave está en la búsqueda honesta y decidida de la santidad: "Cuando nuestros corazones escuchan, y oímos la voz del Buen Pastor, entonces Dios puede comenzar a configurarnos a su imagen y semejanza".

8517723850_94bd318f13.jpg
Mons. Charles Chaput, Arzobispo de Filadelfia, Estados Unidos. Foto: Kait Privitera / City of Philadelphia.
El Arzobispo dirigió su intervención a explicar la relación entre la ley y la moralidad, y recordó cómo el sustento de las normas debe ser la naturaleza del hombre, expresión de la voluntad de Dios para su bienestar. Pero esto requiere una condición: "La ley no puede enseñar efectivamente sin el apoyo de una cultura moral circundante", afirmó el prelado, "porque la ley surge de esa cultura". Es por esto que es vital que los creyentes evangelicen la cultura y no se limiten a una defensa legal o política de los principios, si bien esta dimensión es claramente necesaria para Mons. Chaput.

Algunos sectores de la sociedad buscan alterar aspectos del orden natural a través de la voluntad humana, y para lograrlo fomentan el abandono de la fe en Dios, explicó el prelado. Esto produce el clima de secularización actual, que en algunos ambientes llega a ser hostil al testimonio cristiano. En el pasado, esta tendencia llegó a manifestarse en regímentes totalitarios abiertamente antirreligiosos, que emplearon la violencia para intentar silenciar una dimensión esencial de la humanidad.

La vocación de los creyentes, aun en condiciones adversas, es "predicar a Jesucristo a nuestro conciudadano" y "recordar las verdades que ellos han olvidado, las verdades sobre las cuales se fundó la sociedad. Estas verdades no son impuestas a los demás de manera obligatoria, sino proclamadas, recordó Mons. Chaput citando al entonces Cardenal Joseph Ratzinger, quien a su vez cita a Orígenes: "Cristo no se hace victorioso sobre quien no lo desea. Él conquista sólo convenciendo, porque Él es la Palabra de Dios".

¿Cómo convencer?

13951125733_d13649b207.jpg
La Eucaristía es pieza fundamental de la renovación del mundo a través de la santidad. Foto: George Martell / The Pilot Media Group.
El Arzobispo de Filadelfia expuso un ejemplo histórico de transformación social basada en la fe: el impacto de la orden de San Benito en la formación de Europa en momentos en que el colapso del imperio romano y las invasiones bárbaras amenazaban con la desaparición de la cultura cristiana. La vida monacal garantizó la supervivencia de la cultura y le dio identidad a todo el continente, preparando el camino a una sociedad nueva que buscó inspirarse directamente en la fe.

Sin embargo, la clave del éxito de la iniciativa de San Benito y sus monjes no fue un hipotético plan para preservar una cultura o construir una civilización. La idea central del Santo y de las personas que siguieron su ejemplo de vida era simplemente "quaerere Deum" (buscar a Dios), explicó Mons. Chaput. "En medio de la confusión de los tiempos, en la cual nada parecía permanente, ellos quisieron hacer lo esencial", comentó, citando a benedicto XVI. "Ellos buscaban a Dios. Ellos querían ir de lo no esencial a lo esencial, a la única cosa verdaderamente importante y confiable que hay... Lo que dio a la cultura de Europa su fundamento - la búsqueda de Dios y la disposición de escucharlo - es todavía la base de toda cultura genuina".

13917085404_84e6f3330f.jpg
Los fieles católicos están llamados a no configurarse según el mundo, sino en función del Reino de los Cielos. Foto: Mazur/catholicnews.org.uk
El Arzobispo entonces propuso el camino de la santidad para obtener la transformación social: "Es en la búsqueda de Jesucristo con todo nuestro corazón que la cultura se construye y la sociedad se renueva". El prelado afirmó que el testimonio cristiano debe entonces manifestarse en todos los actos de la vida, desde el culto divino y los sacramentos hasta las labores más terrenales como cambiar unos pañales o preparar un presupuesto en una empresa. Con todos los actos, animados por el espíritu de caridad cristiana, "ladrillo a ladrillo, traemos el Reino de Dios".

En esta propuesta, la participación en la Eucaristía tiene una importancia radical, ya que es a través de este sacramento que Cristo actúa más directamente en la vida de los creyentes. "La Misa nos alimenta con el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. Pero también nos recuerda que estamos en peregrinación hacia la ciudad celestial". Esto hace que los cristianos no quieran acomodarse en un mundo que rechaza a Dios y busquen siempre lo trascendente.

Si bien Mons. Chaput concentró su intervención en esta construcción de la vida espiritual como la mejor forma de trabajar en el bien de la sociedad, recordó que debe proseguirse el esfuerzo humano para configurar la sociedad. "Podemos usar los bienes y la paz de la Ciudad del Hombre para perseguir los bienes y la paz de la Ciudad de Dios, nos enseña San Agustín", concluyó. "Jesús nos ha llamado por nuestro nombre. Él nos da poder con su Espíritu. Ahora nos invita a trabajar con él por la redención de ese mismo mundo".

Con información de Zenit.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading