Loading
 
 
 
Loading
 
Patriarca Latino de Jerusalén: La Santísima Virgen llora junto a los cristianos sufrientes
Loading
 
3 de Septiembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Siracusa (Miércoles, 03-09-2014, Gaudium Press) El Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Fouad Twal, visitó el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas en Siracusa, Italia, y recordó los sufrimientos de los cristianos que hacen actuales las lágrimas de la Santísima Virgen que brotaron milagrosamente de una imagen en 1953. "Este es el verdadero rostro de la Iglesia", expuso el Patriarca: "humilde, débil, pobre y que verdaderamente sirve a todos los hombres y se abre en caridad a todos quienes lo necesitan".

DSC_0095.jpg
El Patriarca Latino de Jerusalén preside la Eucaristía en el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas. Foto: Simonella Satornino / Patriarcado Latino de Jerusalén.
La visita del prelado fue realizada con motivo del aniversario número 61 del milagro del llanto en Siracusa y el Santuario contó con la presencia del Cardenal Paolo Romeo, Arzobispo de Palermo, así como el Arzobispo emérito de Siracusa, Mons. Giuseppe Costanzo, el Obispo de Mazara del Vallo, Domenico Mogavero y el Nuncio Apostólico en Bolivia, Mons. Giambattista Diquattro. A la celebración asistieron representantes de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro y de autoridades civiles y militares locales.

Unas lágrimas de gran actualidad

DSC_0148.jpg
El Patriarca recordó los grandes dolores que padecen los cristianos en Medio Oriente y los asoció a las lágrimas derramadas milagrosamente por una imagen de la Santísima Virgen en 1953. Foto: Simonella Satornino / Patriarcado Latino de Jerusalén.
Todos ellos conmemoraron el acontecimiento extraordinario que se produjo en la casa de un matrimonio de clase trabajadora y fue atestiguado por una multitud de fieles, tras lo cual fue ratificado por un grupo de expertos que dictaminó que el líquido que emanaba de la imagen correspondía con las características físicas de las lágrimas humanas. La Conferencia Episcopal Italiana ratificó el hecho en 1954 y el Papa Pío XII se refirió al milagro en ese mismo año preguntando: "¿Entenderán los hombres el misterioso lenguaje de estas lágrimas?".

"¡Qué actuales son las lágrimas en este tiempo de tribulación!", exclamó el Patriarca Latino de Jerusalén en su predicación con motivo del aniversario. El prelado narró cómo los cristianos en Oriente Medio han sido testigos de la crueldad de la violencia y la persecución contra la fe en medio de una gran sensación de impotencia. "Todo lo que queda por hacer es orar, esperar y sufrir", se lamentó el Patriarca. "Necesitamos la respuesta de la fe. La respuesta no es la emigración o el encerrarnos en nosotros mismos. La respuesta es quedarnos , vivir y morir en la Tierra Santa. Nuestro territorio es sagrado y, como tal, le debemos lealtad, porque nuestra presencia aquí es una vocación divina, una bendición y un privilegio".

Mons. Twal describió la forma como la Iglesia se ha puesto en obra para atender a los miles de refugiados por los graves conflictos de la región, abriendo albergues y acogiendo a las familias que huyen de la violencia. "Para nosotros es un tiempo favorable para abrir los ojos de nuestro corazón a quienes padecen mayor necesidad y compartir con ellos lo que tenemos", concluyó el Patriarca. "En estos tiempos difíciles, nuestra Madre María llora con nosotros y sobre nosotros... Las lágrimas de la Virgen María nos sanan y retornan nuestra visión".

Con información de Patriarcado Latino de Jerusalén

 

Loading
Patriarca Latino de Jerusalén: La Santísima Virgen llora junto a los cristianos sufrientes

Siracusa (Miércoles, 03-09-2014, Gaudium Press) El Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Fouad Twal, visitó el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas en Siracusa, Italia, y recordó los sufrimientos de los cristianos que hacen actuales las lágrimas de la Santísima Virgen que brotaron milagrosamente de una imagen en 1953. "Este es el verdadero rostro de la Iglesia", expuso el Patriarca: "humilde, débil, pobre y que verdaderamente sirve a todos los hombres y se abre en caridad a todos quienes lo necesitan".

DSC_0095.jpg
El Patriarca Latino de Jerusalén preside la Eucaristía en el Santuario de Nuestra Señora de las Lágrimas. Foto: Simonella Satornino / Patriarcado Latino de Jerusalén.
La visita del prelado fue realizada con motivo del aniversario número 61 del milagro del llanto en Siracusa y el Santuario contó con la presencia del Cardenal Paolo Romeo, Arzobispo de Palermo, así como el Arzobispo emérito de Siracusa, Mons. Giuseppe Costanzo, el Obispo de Mazara del Vallo, Domenico Mogavero y el Nuncio Apostólico en Bolivia, Mons. Giambattista Diquattro. A la celebración asistieron representantes de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro y de autoridades civiles y militares locales.

Unas lágrimas de gran actualidad

DSC_0148.jpg
El Patriarca recordó los grandes dolores que padecen los cristianos en Medio Oriente y los asoció a las lágrimas derramadas milagrosamente por una imagen de la Santísima Virgen en 1953. Foto: Simonella Satornino / Patriarcado Latino de Jerusalén.
Todos ellos conmemoraron el acontecimiento extraordinario que se produjo en la casa de un matrimonio de clase trabajadora y fue atestiguado por una multitud de fieles, tras lo cual fue ratificado por un grupo de expertos que dictaminó que el líquido que emanaba de la imagen correspondía con las características físicas de las lágrimas humanas. La Conferencia Episcopal Italiana ratificó el hecho en 1954 y el Papa Pío XII se refirió al milagro en ese mismo año preguntando: "¿Entenderán los hombres el misterioso lenguaje de estas lágrimas?".

"¡Qué actuales son las lágrimas en este tiempo de tribulación!", exclamó el Patriarca Latino de Jerusalén en su predicación con motivo del aniversario. El prelado narró cómo los cristianos en Oriente Medio han sido testigos de la crueldad de la violencia y la persecución contra la fe en medio de una gran sensación de impotencia. "Todo lo que queda por hacer es orar, esperar y sufrir", se lamentó el Patriarca. "Necesitamos la respuesta de la fe. La respuesta no es la emigración o el encerrarnos en nosotros mismos. La respuesta es quedarnos , vivir y morir en la Tierra Santa. Nuestro territorio es sagrado y, como tal, le debemos lealtad, porque nuestra presencia aquí es una vocación divina, una bendición y un privilegio".

Mons. Twal describió la forma como la Iglesia se ha puesto en obra para atender a los miles de refugiados por los graves conflictos de la región, abriendo albergues y acogiendo a las familias que huyen de la violencia. "Para nosotros es un tiempo favorable para abrir los ojos de nuestro corazón a quienes padecen mayor necesidad y compartir con ellos lo que tenemos", concluyó el Patriarca. "En estos tiempos difíciles, nuestra Madre María llora con nosotros y sobre nosotros... Las lágrimas de la Virgen María nos sanan y retornan nuestra visión".

Con información de Patriarcado Latino de Jerusalén

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Lejos de declinar, un informe sobre la libertad religiosa en los últimos tres años arroja resultad ...
 
La muestra, que se podrá apreciar hasta el 28 de enero de 2018, tiene como eje central la obra maes ...
 
La Consagración se realizó al término de 54 días de preparación espiritual de la Diócesis. ...
 
El suceso se registró en el Congreso Nacional Mariano del país, el 13 de octubre de 2017. ...
 
La vida y obra del Padre Donizetti Tavares de Lima, que recientemente fue declarado venerable por el ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading