Loading
 
 
 
Loading
 
"La Cruz del Señor es un instrumento de Salvación", dice el Obispo de Nuevo Hamburgo, Brasil
Loading
 
10 de Septiembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Nuevo Hamburgo (Miércoles, 10-09-2014, Gaudium Press) "La Biblia también nos apunta la cruz" es el título del artículo de Mons. Zeno Hastenteufel, Obispo de la Diócesis de Nuevo Hamburgo, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil. Él afirma que estamos en el mes de la Biblia, pero en este 24º domingo, la Iglesia celebrará la Fiesta de Exaltación de la Santa Cruz, con una liturgia propia, en que todo apunta hacia la Cruz, que, para nosotros, se tornó instrumento de salvación.

Según el Prelado, en la primera referencia a un instrumento de salvación, encontramos en el Antiguo Testamento, en el Libro de Números, cuando se narra el episodio de las serpientes que atacaban en pleno desierto. Mons. Hastenteufel explica que el pueblo de Dios, en el camino del Éxodo, estaba perdiendo la paciencia, y muchos comenzaron a murmurar contra Dios y contra Moisés, quejándose de la falta de comida y de agua, y ya no aguantaban más el comer meramente maná.

1.jpg

"Entonces el Señor mandó contra el pueblo serpientes venenosas, que los picaban y mucha gente de Israel murió. El pueblo, entonces, se dirigió a Moisés diciendo: Pecamos hablando contra el Señor y contra ti. Ruega al Señor que aleje las serpientes. Moisés entonces intercedió por el pueblo y el Señor le respondió: Haced una serpiente de bronce y colóquese sobre una varilla. Aquel que sea mordido, pero mire para ella quedará curado. Y Moisés lo hizo" (Nm 21,6-8).

Recuerda el Obispo lo profético del anterior pasaje, pues el instrumento ciertamente parecía una Cruz y tenía la fuerza de salvar a los que habían sido alcanzados por el veneno de las serpientes.

Conforme Mons. Hastenteufel, en el Evangelio del próximo domingo reflexionaremos sobre el encuentro de Jesús con Nicodemo, que de noche buscó al Señor, para un diálogo más profundo. Él destaca el momento en que Jesús dice a Nicodemo: "Como Moisés en el desierto levantó la serpiente, así también será levantado el Hijo del Hombre, a fin de que todo quien en él crea tenga vida eterna". Para el Prelado, es claro que Jesús ya está refiriéndose a la muerte en Cruz.

"Él realmente sería levantado en el momento de su crucifixión. Por eso, la Cruz del Señor, es realmente un instrumento de salvación y, para muchas personas, que pasaron largo tiempo lejos de la Iglesia y los Sacramentos, en el momento en que estén enfermos, en el lecho de muerte, cuando un sacerdote llega y levanta la cruz, ellos tienen la gracia de un arrepentimiento sincero y, ciertamente, momento de salvación", evalúa.

Por último, el Obispo resalta que, en la Cruz, encontramos el lugar en que Jesús asumió el extremo de su humillación, tomando la forma de esclavo. De acuerdo con Mons. Hastenteufel, es esto lo que nos dice la Carta a los Filipenses, que es la segunda lectura en esta fiesta de la Santa Cruz: "Se despojó a sí mismo, asumiendo la forma de esclavo, y tornándose semejante al ser humano. ¡Y encontrado en su aspecto humano, se humilló, haciéndose obediente, hasta la muerte, y muerte en Cruz!" (Fil 2, 7-8).

"Que la celebración de la Santa Cruz del Señor sea también ocasión para una reflexión seria sobre el significado y el sentido de la Cruz en nuestra vida y en la vida de nuestras familias", concluye. (FB)

Loading
"La Cruz del Señor es un instrumento de Salvación", dice el Obispo de Nuevo Hamburgo, Brasil

Nuevo Hamburgo (Miércoles, 10-09-2014, Gaudium Press) "La Biblia también nos apunta la cruz" es el título del artículo de Mons. Zeno Hastenteufel, Obispo de la Diócesis de Nuevo Hamburgo, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil. Él afirma que estamos en el mes de la Biblia, pero en este 24º domingo, la Iglesia celebrará la Fiesta de Exaltación de la Santa Cruz, con una liturgia propia, en que todo apunta hacia la Cruz, que, para nosotros, se tornó instrumento de salvación.

Según el Prelado, en la primera referencia a un instrumento de salvación, encontramos en el Antiguo Testamento, en el Libro de Números, cuando se narra el episodio de las serpientes que atacaban en pleno desierto. Mons. Hastenteufel explica que el pueblo de Dios, en el camino del Éxodo, estaba perdiendo la paciencia, y muchos comenzaron a murmurar contra Dios y contra Moisés, quejándose de la falta de comida y de agua, y ya no aguantaban más el comer meramente maná.

1.jpg

"Entonces el Señor mandó contra el pueblo serpientes venenosas, que los picaban y mucha gente de Israel murió. El pueblo, entonces, se dirigió a Moisés diciendo: Pecamos hablando contra el Señor y contra ti. Ruega al Señor que aleje las serpientes. Moisés entonces intercedió por el pueblo y el Señor le respondió: Haced una serpiente de bronce y colóquese sobre una varilla. Aquel que sea mordido, pero mire para ella quedará curado. Y Moisés lo hizo" (Nm 21,6-8).

Recuerda el Obispo lo profético del anterior pasaje, pues el instrumento ciertamente parecía una Cruz y tenía la fuerza de salvar a los que habían sido alcanzados por el veneno de las serpientes.

Conforme Mons. Hastenteufel, en el Evangelio del próximo domingo reflexionaremos sobre el encuentro de Jesús con Nicodemo, que de noche buscó al Señor, para un diálogo más profundo. Él destaca el momento en que Jesús dice a Nicodemo: "Como Moisés en el desierto levantó la serpiente, así también será levantado el Hijo del Hombre, a fin de que todo quien en él crea tenga vida eterna". Para el Prelado, es claro que Jesús ya está refiriéndose a la muerte en Cruz.

"Él realmente sería levantado en el momento de su crucifixión. Por eso, la Cruz del Señor, es realmente un instrumento de salvación y, para muchas personas, que pasaron largo tiempo lejos de la Iglesia y los Sacramentos, en el momento en que estén enfermos, en el lecho de muerte, cuando un sacerdote llega y levanta la cruz, ellos tienen la gracia de un arrepentimiento sincero y, ciertamente, momento de salvación", evalúa.

Por último, el Obispo resalta que, en la Cruz, encontramos el lugar en que Jesús asumió el extremo de su humillación, tomando la forma de esclavo. De acuerdo con Mons. Hastenteufel, es esto lo que nos dice la Carta a los Filipenses, que es la segunda lectura en esta fiesta de la Santa Cruz: "Se despojó a sí mismo, asumiendo la forma de esclavo, y tornándose semejante al ser humano. ¡Y encontrado en su aspecto humano, se humilló, haciéndose obediente, hasta la muerte, y muerte en Cruz!" (Fil 2, 7-8).

"Que la celebración de la Santa Cruz del Señor sea también ocasión para una reflexión seria sobre el significado y el sentido de la Cruz en nuestra vida y en la vida de nuestras familias", concluye. (FB)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading