Loading
 
 
 
Loading
 
La fecundidad de la esperanza
Loading
 
10 de Septiembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 10-09-2014, Gaudium Press) La Esperanza puede ser comprendida en el orden natural y el orden sobrenatural.

Naturalmente ella designa una pasión, un movimiento de la sensibilidad que tiende para un bien sensible ausente, pero que puede ser alcanzado aunque con dificultad, y un sentimiento, entre los más nobles del corazón humano, que se dirige a un bien honesto ausente. Es un sentimiento de gran importancia, pues sustenta al hombre en sus emprendimientos difíciles.

De manera sobrenatural, la Esperanza sustenta al católico en medio de las dificultades relativas a su santificación y salvación; tiene por objeto las verdades reveladas que se refieren a la vida eterna y a los medios de adquirirla, y se funda en la omnipotencia y bondad divinas. Nos detenemos en este trabajo en el análisis de la esperanza sobrenatural y, dentro de esta, su papel en nuestra santificación.

1.jpg

La Esperanza contribuye a nuestra santificación de tres maneras principales: primero, nos une a Dios; segundo, da eficacia a nuestras oraciones; tercero, se torna principio de actividad fecunda.

Nos une a Dios desapegándonos de los bienes terrenos. En todo momento somos solicitados por los placeres sensibles, por el orgullo, por la sensualidad... en fin, por las alegrías, legítimas e ilegítimas, de la esfera natural. Entretanto, la esperanza cuando apoyada en una fe viva y ardiente, nos muestra que a todas las felicidades terrenas faltan dos elementos esenciales: la duración y la perfección. Ningún bien terreno es suficiente de sí para satisfacer al ser humano una vez que este fue creado por Dios con sed de infinito. Después del deleite, siempre hay enfado y saciedad. Nuestra inteligencia jamás se da por satisfecha sin el conocimiento de la causa perfecta, y nuestro corazón no se contenta a no ser en Dios. Solo Él es la plenitud de la Bondad, la Verdad y la Belleza. Y bastando a sí mismo, evidentemente, nos basta a nosotros.

La esperanza, unida a la virtud de la humildad, da eficacia a nuestras oraciones y nos obtiene de los cielos los favores que necesitamos. Nos enseña el Eclesiástico: « scitote quia nullus speravit in Domino et confusus est. Quis enim permansit in mandatis ejus, et derelictus est, aut quis invocavit eum, et despexit illum? Quoniam pius et misericors est Deus, et remittet in die tribulationis peccata (Ecle. 2, 11-12). » En sus milagros, Cristo nuestro Señor, jamás despreció quien a Él recurrió con confianza. ¿No atendió Él el centurión, el paralítico bajado por el tejado, los ciegos de Jericó, la Cananea, la pecadora descubierta en adulterio y el leproso? Además, no prometió él que "Amen, amen, dico vobis, si quis petieritis Patrem in nomime meo, dabit vobis" (Jo 16, 23)? Al final, nada honra tanto a Dios como la confianza en Él que no se deja vencer en generosidad, concediendo superabundantes gracias.

Por último, la esperanza es un principio de actividad fecunda. Primero, porque produce santos deseos, en particular el anhelo del Cielo y de Dios. Ahora, ese anhelo da al alma el impulso y el ardor necesarios para alcanzar el bien suspirado y ampara los esfuerzos empleados para la obtención del fin deseado. Segundo, nos aumenta las energías por medio de la expectativa de una recompensa que superará en mucho nuestros emprendimientos. ¡Si en el mundo se trabaja con tanto afán para adquirir bienes perecederos, que las polillas corroen y los ladrones roban, con cuánto más razón no debemos nosotros esperar, cuando buscamos una corona incorruptible! Nos da, todavía aquel coraje, certeza y constancia que la convicción del triunfo produce. Entonces, es esto lo que nos da la esperanza, pues a pesar de débiles de nosotros mismos, somos fuertes por la propia fuerza de Dios.

Por Rafael Juneo Pereira Fonseca

Loading
La fecundidad de la esperanza

Redacción (Miércoles, 10-09-2014, Gaudium Press) La Esperanza puede ser comprendida en el orden natural y el orden sobrenatural.

Naturalmente ella designa una pasión, un movimiento de la sensibilidad que tiende para un bien sensible ausente, pero que puede ser alcanzado aunque con dificultad, y un sentimiento, entre los más nobles del corazón humano, que se dirige a un bien honesto ausente. Es un sentimiento de gran importancia, pues sustenta al hombre en sus emprendimientos difíciles.

De manera sobrenatural, la Esperanza sustenta al católico en medio de las dificultades relativas a su santificación y salvación; tiene por objeto las verdades reveladas que se refieren a la vida eterna y a los medios de adquirirla, y se funda en la omnipotencia y bondad divinas. Nos detenemos en este trabajo en el análisis de la esperanza sobrenatural y, dentro de esta, su papel en nuestra santificación.

1.jpg

La Esperanza contribuye a nuestra santificación de tres maneras principales: primero, nos une a Dios; segundo, da eficacia a nuestras oraciones; tercero, se torna principio de actividad fecunda.

Nos une a Dios desapegándonos de los bienes terrenos. En todo momento somos solicitados por los placeres sensibles, por el orgullo, por la sensualidad... en fin, por las alegrías, legítimas e ilegítimas, de la esfera natural. Entretanto, la esperanza cuando apoyada en una fe viva y ardiente, nos muestra que a todas las felicidades terrenas faltan dos elementos esenciales: la duración y la perfección. Ningún bien terreno es suficiente de sí para satisfacer al ser humano una vez que este fue creado por Dios con sed de infinito. Después del deleite, siempre hay enfado y saciedad. Nuestra inteligencia jamás se da por satisfecha sin el conocimiento de la causa perfecta, y nuestro corazón no se contenta a no ser en Dios. Solo Él es la plenitud de la Bondad, la Verdad y la Belleza. Y bastando a sí mismo, evidentemente, nos basta a nosotros.

La esperanza, unida a la virtud de la humildad, da eficacia a nuestras oraciones y nos obtiene de los cielos los favores que necesitamos. Nos enseña el Eclesiástico: « scitote quia nullus speravit in Domino et confusus est. Quis enim permansit in mandatis ejus, et derelictus est, aut quis invocavit eum, et despexit illum? Quoniam pius et misericors est Deus, et remittet in die tribulationis peccata (Ecle. 2, 11-12). » En sus milagros, Cristo nuestro Señor, jamás despreció quien a Él recurrió con confianza. ¿No atendió Él el centurión, el paralítico bajado por el tejado, los ciegos de Jericó, la Cananea, la pecadora descubierta en adulterio y el leproso? Además, no prometió él que "Amen, amen, dico vobis, si quis petieritis Patrem in nomime meo, dabit vobis" (Jo 16, 23)? Al final, nada honra tanto a Dios como la confianza en Él que no se deja vencer en generosidad, concediendo superabundantes gracias.

Por último, la esperanza es un principio de actividad fecunda. Primero, porque produce santos deseos, en particular el anhelo del Cielo y de Dios. Ahora, ese anhelo da al alma el impulso y el ardor necesarios para alcanzar el bien suspirado y ampara los esfuerzos empleados para la obtención del fin deseado. Segundo, nos aumenta las energías por medio de la expectativa de una recompensa que superará en mucho nuestros emprendimientos. ¡Si en el mundo se trabaja con tanto afán para adquirir bienes perecederos, que las polillas corroen y los ladrones roban, con cuánto más razón no debemos nosotros esperar, cuando buscamos una corona incorruptible! Nos da, todavía aquel coraje, certeza y constancia que la convicción del triunfo produce. Entonces, es esto lo que nos da la esperanza, pues a pesar de débiles de nosotros mismos, somos fuertes por la propia fuerza de Dios.

Por Rafael Juneo Pereira Fonseca

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/62626-La-fecundidad-de-la-esperanza. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

a nunciatura apostólica en el país africano presentó un documento que hace un "resumen de los da ...
 
El propio Dios se vale de los sentidos para hacernos conocer lo que desea, pues "Dios provee a todo ...
 
La elección se realizó en el Sínodo extraordinario de esta Iglesia de rito oriental en Aley, Líb ...
 
"Peregrinemos a Cristo acompañados por María", así se titula el folleto que el Comité Teológico ...
 
En la ocasión, hubo la creación del directorio de la Asociación Nacional de Educación Católica ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading