Loading
 
 
 
Loading
 
"Ucrania está sangrando" dicen los obispos greco-católicos del país
Loading
 
23 de Septiembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 
1.jpg

Mons. Sviatoslav Shevchuk

Foto: Ugcco.rg.ua

Lviv (Martes, 23-09-2014, Gaudium Press) "Ucrania está sangrando", dicen los obispos de la Iglesia Greco-Católica del país, que estuvieron reunidos en sínodo del 7 al 14 de septiembre en Lviv, bajo la presidencia de Mons. Sviatoslav Shevchuk, Arzobispo Mayor de la Iglesia Greco-Católica de Ucrania, y quien junto a los 40 padres sinodales, emitieron el comunicado que sigue a continuación:

Nosotros, los obispos de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana de Ucrania y de América del Norte y del Sur, Australia y Europa, reunidos en el Santo Sínodo en Lviv, siendo conscientes de la responsabilidad que nos ha confiado la comunidad, levantamos nuestra voz en nombre del pueblo de Ucrania y clamamos a los pueblos del mundo: "¡Ucrania está sangrando!"

Esta nación soberana y pacífica sufrió una intervención militar directa de un vecino del norte. Cientos de armas pesadas y tecnología, miles de mercenarios armados y soldados del ejército permanente están cruzando las fronteras de Ucrania, sembrando la muerte y la destrucción, y esto a pesar de las conversaciones de armisticio y los últimos esfuerzos diplomáticos. Al mismo tiempo, se está produciendo un nivel sin precedentes de odio y propaganda, que distorsionan la realidad de las cosas y no son menos destructivos que las armas de destrucción masiva.

El mundo ha sido testigo de cómo, en los últimos meses, en el territorio de Ucrania, el agresor ha cometido crímenes de lesa humanidad. El mundo entero se sacudió ante el acto criminal del derribo de un avión de Malasia, cuando 298 personas de 10 países diferentes murieron. Miles de personas, entre ellas mujeres y niños, fueron brutalmente asesinados, y muchos de ellos ni siquiera pudieron ser enterrados con dignidad. Durante esta guerra muchos heridos fueron simplemente obligados a esperar la muerte debido a la falta de acceso a la asistencia médica. Miles de personas han sido secuestradas y sometidas a tortura y humillación; su dignidad humana ha sido violada públicamente. Cientos de miles de refugiados que se han visto obligados a huir de sus hogares temiendo por sus vidas y en peligro de muerte. Si no se detienen inmediatamente estos crímenes, con elcomienzo del frío invierno, la cifra de muertos se incrementará diez veces. Quienes asesinan a la gente en Ucrania no dudarán en mover sus armas para atacar a cualquier país en el mundo el día de mañana.

A la vista de estos graves crímenes clamamos a la conciencia de los creyentes de todas las confesiones y creencias, apelamos a todas las personas de buena voluntad, a los jefes de Estado y miembros de la comunidad internacional: "¡Detengan el derramamiento de sangre en Ucrania!"

Hoy el silencio, la inacción o la renuencia a reconocer la gravedad de la situación en nuestro país no solo hace que las personas sean simplemente testigos mudos e indiferentes, sino también cómplices de pecado y asesinato; cuando clamen al cielo por justicia, como dice la Escritura, escucharán: "¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra" (Génesis 4:10). ¿Cómo no recordar las palabras de San Juan Pablo II en 1979, en las proximidades del antiguo campo deconcentración de Auschwitz-Birkenau, cuando dijo: "La guerra es causada no solo por quienes la hacen directamente, sino también por aquellos que no hacen todo lo que está a su alcance para evitarla".

Hacemos un llamado especialmente a aquellos que el Señor les ha dado la autoridad para cumplir con sus responsabilidades y tomar las decisiones necesarias a nivel político con el fin de restablecer la paz y la seguridad en Europa. Les pedimos, una vez más, a todos los creyentes y personas de buena voluntad oraciones urgentes para poner fin a la guerra y restablecer una paz duradera y completa en Ucrania.

Convencidos de que Dios está con nosotros en nuestros sufrimientos y problemas, que Él escucha nuestras súplicas y oraciones comunes, con los esfuerzos coordinados de la comunidad internacional, vamos a ser capaces de detener el derramamiento de sangre, para defender la dignidad humana y restaurar la paz dadora de vida.

Con información de Aica

 

Loading
"Ucrania está sangrando" dicen los obispos greco-católicos del país
1.jpg

Mons. Sviatoslav Shevchuk

Foto: Ugcco.rg.ua

Lviv (Martes, 23-09-2014, Gaudium Press) "Ucrania está sangrando", dicen los obispos de la Iglesia Greco-Católica del país, que estuvieron reunidos en sínodo del 7 al 14 de septiembre en Lviv, bajo la presidencia de Mons. Sviatoslav Shevchuk, Arzobispo Mayor de la Iglesia Greco-Católica de Ucrania, y quien junto a los 40 padres sinodales, emitieron el comunicado que sigue a continuación:

Nosotros, los obispos de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana de Ucrania y de América del Norte y del Sur, Australia y Europa, reunidos en el Santo Sínodo en Lviv, siendo conscientes de la responsabilidad que nos ha confiado la comunidad, levantamos nuestra voz en nombre del pueblo de Ucrania y clamamos a los pueblos del mundo: "¡Ucrania está sangrando!"

Esta nación soberana y pacífica sufrió una intervención militar directa de un vecino del norte. Cientos de armas pesadas y tecnología, miles de mercenarios armados y soldados del ejército permanente están cruzando las fronteras de Ucrania, sembrando la muerte y la destrucción, y esto a pesar de las conversaciones de armisticio y los últimos esfuerzos diplomáticos. Al mismo tiempo, se está produciendo un nivel sin precedentes de odio y propaganda, que distorsionan la realidad de las cosas y no son menos destructivos que las armas de destrucción masiva.

El mundo ha sido testigo de cómo, en los últimos meses, en el territorio de Ucrania, el agresor ha cometido crímenes de lesa humanidad. El mundo entero se sacudió ante el acto criminal del derribo de un avión de Malasia, cuando 298 personas de 10 países diferentes murieron. Miles de personas, entre ellas mujeres y niños, fueron brutalmente asesinados, y muchos de ellos ni siquiera pudieron ser enterrados con dignidad. Durante esta guerra muchos heridos fueron simplemente obligados a esperar la muerte debido a la falta de acceso a la asistencia médica. Miles de personas han sido secuestradas y sometidas a tortura y humillación; su dignidad humana ha sido violada públicamente. Cientos de miles de refugiados que se han visto obligados a huir de sus hogares temiendo por sus vidas y en peligro de muerte. Si no se detienen inmediatamente estos crímenes, con elcomienzo del frío invierno, la cifra de muertos se incrementará diez veces. Quienes asesinan a la gente en Ucrania no dudarán en mover sus armas para atacar a cualquier país en el mundo el día de mañana.

A la vista de estos graves crímenes clamamos a la conciencia de los creyentes de todas las confesiones y creencias, apelamos a todas las personas de buena voluntad, a los jefes de Estado y miembros de la comunidad internacional: "¡Detengan el derramamiento de sangre en Ucrania!"

Hoy el silencio, la inacción o la renuencia a reconocer la gravedad de la situación en nuestro país no solo hace que las personas sean simplemente testigos mudos e indiferentes, sino también cómplices de pecado y asesinato; cuando clamen al cielo por justicia, como dice la Escritura, escucharán: "¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra" (Génesis 4:10). ¿Cómo no recordar las palabras de San Juan Pablo II en 1979, en las proximidades del antiguo campo deconcentración de Auschwitz-Birkenau, cuando dijo: "La guerra es causada no solo por quienes la hacen directamente, sino también por aquellos que no hacen todo lo que está a su alcance para evitarla".

Hacemos un llamado especialmente a aquellos que el Señor les ha dado la autoridad para cumplir con sus responsabilidades y tomar las decisiones necesarias a nivel político con el fin de restablecer la paz y la seguridad en Europa. Les pedimos, una vez más, a todos los creyentes y personas de buena voluntad oraciones urgentes para poner fin a la guerra y restablecer una paz duradera y completa en Ucrania.

Convencidos de que Dios está con nosotros en nuestros sufrimientos y problemas, que Él escucha nuestras súplicas y oraciones comunes, con los esfuerzos coordinados de la comunidad internacional, vamos a ser capaces de detener el derramamiento de sangre, para defender la dignidad humana y restaurar la paz dadora de vida.

Con información de Aica

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/63040--Ucrania-esta-sangrando--dicen-los-obispos-greco-catolicos-del-pais. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mañana 7 de diciembre Colombia vive una noche llena de luces, faroles y velitas, gracias a una trad ...
 
Mons. Héctor Aguer lo hizo en su programa de TV semana ...
 
A través de la imposición de las manos del Cardenal Odilo Pedro Scherer, la Arquidiócesis de San ...
 
Por ocasión de los 400 años de fundación de la Congregación de las Escuelas Pías y de los 250 a ...
 
La vidente de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima aspiraba a una mayor exaltación d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading