Loading
 
 
 
Loading
 
"El pueblo tiene gran confianza en la Madre de Dios", dice obispo de Nuevo Hamburgo
Loading
 
9 de Octubre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Nuevo Hamburgo (Jueves, 09-10-2014, Gaudium Press) "Un domingo para la Patrona del Brasil" es el título del artículo de Mons. Zeno Hastenteufel, Obispo de la Diócesis de Nuevo Hamburgo, en Río Grande del Sur, Brasil. El Prelado afirma que como la Iglesia va celebrar la Fiesta de Nuestra Señora Aparecida este domingo, él dejará de lado la Liturgia dominical para hacer una reflexión en torno a la Madre Aparecida, que tiene tantos devotos en Brasil.

Según el Obispo, todos conocen la fragilidad histórica de este hallazgo del 12 de octubre de 1717: dos pescadores, en un trabajo casi de esclavos, fueron obligados a pescar en el Río Paraíba del Sur, para una ilustre visita. Mons. Zeno recuerda que estos hombres estaban pescando y rezando, y, de repente, encontraron, en la red, una imagen negra sin cabeza. En seguida, ellos pescaron la cabeza de la imagen, la montaron y rezaron aún más, y tuvieron entonces una pesca milagrosa.

Zeno_Gaudium_Press.jpg"Este hecho quedó conocido. Las personas del pueblo colocaron en aquella imagen un manto azul, tal como las mujeres de la época usaban, y allí estaba Nuestra Señora Aparecida. Hicieron una pequeña capilla, más tarde una capilla mayor, y, en 1888, inauguraron la conocida basílica vieja", completa.

Todavía de acuerdo con el Prelado, en 1980, el Papa Juan Pablo II consagró la actual Basílica, que acoge anualmente a cerca de 12 millones de peregrinos. Para el Obispo, es un verdadero fenómeno de la religiosidad brasileña, que consigue atraer estas multitudes para venerar una imagen que es realmente presentada, como un hallazgo divino, que viene al encuentro de la gente brasileña que busca allí la gran intercesora.

Él también resalta que hoy la televisión ayuda, los padres de Aparecida hacen un buen trabajo y la Iglesia de Brasil tiene allí un gran instrumento de evangelización.

Conforme Mons. Zeno, la liturgia, montada en torno a Aparecida, usa el texto de Ester del Antiguo Testamento, en que esta Reina se aproxima al Rey enemigo y hace dos pedidos: "¡Si gané tus gracias, oh rey, y si es de tu agrado, concédeme la vida, es mi pedido! Y la vida de mi pueblo, es mi deseo" (Est 7,3). Él destaca que es de hecho una intercesora que pide una vida más digna para su pueblo.

Por último, el Obispo resalta que el Evangelio de las bodas de Caná coloca a la propia madre de Jesús, junto a las cocineras de aquel matrimonio, y ella misma pide al Hijo que algo sea hecho en favor de aquella pobre gente que estaba en una situación difícil. Aunque Jesús haya dicho a la madre que su hora todavía no llegó, ella no tuvo dudas y dijo a los sirvientes: "Haced todo lo que Él os mande" (Jn 2,5).

"Ella está realmente convencida de que este su Hijo podría superar estas situaciones difíciles. Hoy todavía nuestro pueblo tiene esta gran confianza en la Madre de Dios", evalúa.

Es más, el Prelado enfatiza que el Apocalipsis la presenta como "la gran señal que apareció en el cielo, una mujer vestida de sol, teniendo la luna debajo de los pies, y sobre la cabeza una corona de doce estrellas". (FB)

Loading
"El pueblo tiene gran confianza en la Madre de Dios", dice obispo de Nuevo Hamburgo

Nuevo Hamburgo (Jueves, 09-10-2014, Gaudium Press) "Un domingo para la Patrona del Brasil" es el título del artículo de Mons. Zeno Hastenteufel, Obispo de la Diócesis de Nuevo Hamburgo, en Río Grande del Sur, Brasil. El Prelado afirma que como la Iglesia va celebrar la Fiesta de Nuestra Señora Aparecida este domingo, él dejará de lado la Liturgia dominical para hacer una reflexión en torno a la Madre Aparecida, que tiene tantos devotos en Brasil.

Según el Obispo, todos conocen la fragilidad histórica de este hallazgo del 12 de octubre de 1717: dos pescadores, en un trabajo casi de esclavos, fueron obligados a pescar en el Río Paraíba del Sur, para una ilustre visita. Mons. Zeno recuerda que estos hombres estaban pescando y rezando, y, de repente, encontraron, en la red, una imagen negra sin cabeza. En seguida, ellos pescaron la cabeza de la imagen, la montaron y rezaron aún más, y tuvieron entonces una pesca milagrosa.

Zeno_Gaudium_Press.jpg"Este hecho quedó conocido. Las personas del pueblo colocaron en aquella imagen un manto azul, tal como las mujeres de la época usaban, y allí estaba Nuestra Señora Aparecida. Hicieron una pequeña capilla, más tarde una capilla mayor, y, en 1888, inauguraron la conocida basílica vieja", completa.

Todavía de acuerdo con el Prelado, en 1980, el Papa Juan Pablo II consagró la actual Basílica, que acoge anualmente a cerca de 12 millones de peregrinos. Para el Obispo, es un verdadero fenómeno de la religiosidad brasileña, que consigue atraer estas multitudes para venerar una imagen que es realmente presentada, como un hallazgo divino, que viene al encuentro de la gente brasileña que busca allí la gran intercesora.

Él también resalta que hoy la televisión ayuda, los padres de Aparecida hacen un buen trabajo y la Iglesia de Brasil tiene allí un gran instrumento de evangelización.

Conforme Mons. Zeno, la liturgia, montada en torno a Aparecida, usa el texto de Ester del Antiguo Testamento, en que esta Reina se aproxima al Rey enemigo y hace dos pedidos: "¡Si gané tus gracias, oh rey, y si es de tu agrado, concédeme la vida, es mi pedido! Y la vida de mi pueblo, es mi deseo" (Est 7,3). Él destaca que es de hecho una intercesora que pide una vida más digna para su pueblo.

Por último, el Obispo resalta que el Evangelio de las bodas de Caná coloca a la propia madre de Jesús, junto a las cocineras de aquel matrimonio, y ella misma pide al Hijo que algo sea hecho en favor de aquella pobre gente que estaba en una situación difícil. Aunque Jesús haya dicho a la madre que su hora todavía no llegó, ella no tuvo dudas y dijo a los sirvientes: "Haced todo lo que Él os mande" (Jn 2,5).

"Ella está realmente convencida de que este su Hijo podría superar estas situaciones difíciles. Hoy todavía nuestro pueblo tiene esta gran confianza en la Madre de Dios", evalúa.

Es más, el Prelado enfatiza que el Apocalipsis la presenta como "la gran señal que apareció en el cielo, una mujer vestida de sol, teniendo la luna debajo de los pies, y sobre la cabeza una corona de doce estrellas". (FB)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading