Loading
 
 
 
Loading
 
El Rosario y la Paz
Loading
 
5 de Noviembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Rosario2_Gaudium_Press.jpgRedacción (Miércoles, 05-11-2014, Gaudium Press) Santo Domingo de Guzmán, ferviente y celoso apóstol, gran defensor y propagandista del rosario, hizo de esta fundamental práctica de de­voción mariana un eficaz instrumento para sus propias necesidades, y la usó con enorme fruto como método de predicación. Siguiendo los pasos de su fundador, el rosario se convirtió en una verdadera glo­ria de la Orden Dominica, que le confirió una estructura lógica y atractiva de fá­cil asimilación.

Incapaz de largas y elevadas meditaciones, el pueblo se complace con las fórmulas sencillas. Por ello el rosario -más aún con la feliz adición de los Mis­terios Luminosos- se ofrece como un breve catecismo que sintetiza vivamen­te las principales verdades de la fe. Pone a disposición del que lo reza un resu­men del Evangelio, y ya sea en la casa, en la iglesia o en los recorridos, es posi­ble rememorar la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección del Señor mientras se van desgranando sus cuentas en Padrenuestros, Avemarías y Glorias.

Por otro lado, son numerosos los casos de intervención mariana a lo largo de la Historia con motivo de esta devoción. Tanto, que Gregorio XIII fijó pa­ra el primer sábado de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

* * *

La paz, dice san Agustín, es la tranquilidad del orden. Puede que exis­ta tranquilidad sin orden o viceversa, pero en ninguno de estos casos habrá paz, porque toda tranquilidad nace del reposo de las cosas que no luchan por abandonar su lugar.

A su vez -y profundizando más el asunto- la paz es fruto del Espíritu San­to, de Quien procede como de su real semilla, o raíz. Como enseña la doctrina católica, en el proceso normal de los frutos del Espíritu Santo el primero es la caridad, y su consecuencia es el gozo. De ambos procede la paz.

Santo Tomás de Aquino nos enseña que se vive en perfecto orden cuan­do se está unido a Dios, que es el primer principio y el último fin de todo lo creado. Mientras mayor sea el grado de unión entre el hombre y Dios, más efectivo será el descanso interior ("Sedatio a fluctuatione desiderii"). De es­ta unión resultará también una calma confiada en presencia de cualquier ene­migo exterior; nada podrá turbar al que se encuentra relacionado con Dios de esta manera, tal como dice san Pablo: "Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?" (Rom 8, 31). Por tanto, la paz se fundamenta en la vida de la gra­cia y de la caridad, por ser fruto del Espíritu Santo, y se hace real cuando se vive con Jesucristo.

Frente a esta evidencia, una era histórica constituida en la impiedad, el pe­cado y la maldad no puede gozar la verdadera paz, como afirma Isaías: "No hay paz para los malvados, dice mi Dios" (Is 57, 20). De ahí nacen los críme­nes, los atentados, los secuestros, los terrorismos, las guerras, etc. Si las cala­midades de nuestra época alcanzan un nivel inconcebible, ha llegado el mo­mento de implorar la paz, y el gran medio para obtenerla es el santo rosario. Pero no olvidemos que "Cristo es nuestra paz" (Ef 2, 14). Y lo es, de hecho, co­mo autor de la gracia: "La gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo" (Jn 1, 17).

(Revista Heraldos del Evangelio, Octubre/2006, n. 39, p. 5)

 

Loading
El Rosario y la Paz

Rosario2_Gaudium_Press.jpgRedacción (Miércoles, 05-11-2014, Gaudium Press) Santo Domingo de Guzmán, ferviente y celoso apóstol, gran defensor y propagandista del rosario, hizo de esta fundamental práctica de de­voción mariana un eficaz instrumento para sus propias necesidades, y la usó con enorme fruto como método de predicación. Siguiendo los pasos de su fundador, el rosario se convirtió en una verdadera glo­ria de la Orden Dominica, que le confirió una estructura lógica y atractiva de fá­cil asimilación.

Incapaz de largas y elevadas meditaciones, el pueblo se complace con las fórmulas sencillas. Por ello el rosario -más aún con la feliz adición de los Mis­terios Luminosos- se ofrece como un breve catecismo que sintetiza vivamen­te las principales verdades de la fe. Pone a disposición del que lo reza un resu­men del Evangelio, y ya sea en la casa, en la iglesia o en los recorridos, es posi­ble rememorar la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección del Señor mientras se van desgranando sus cuentas en Padrenuestros, Avemarías y Glorias.

Por otro lado, son numerosos los casos de intervención mariana a lo largo de la Historia con motivo de esta devoción. Tanto, que Gregorio XIII fijó pa­ra el primer sábado de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

* * *

La paz, dice san Agustín, es la tranquilidad del orden. Puede que exis­ta tranquilidad sin orden o viceversa, pero en ninguno de estos casos habrá paz, porque toda tranquilidad nace del reposo de las cosas que no luchan por abandonar su lugar.

A su vez -y profundizando más el asunto- la paz es fruto del Espíritu San­to, de Quien procede como de su real semilla, o raíz. Como enseña la doctrina católica, en el proceso normal de los frutos del Espíritu Santo el primero es la caridad, y su consecuencia es el gozo. De ambos procede la paz.

Santo Tomás de Aquino nos enseña que se vive en perfecto orden cuan­do se está unido a Dios, que es el primer principio y el último fin de todo lo creado. Mientras mayor sea el grado de unión entre el hombre y Dios, más efectivo será el descanso interior ("Sedatio a fluctuatione desiderii"). De es­ta unión resultará también una calma confiada en presencia de cualquier ene­migo exterior; nada podrá turbar al que se encuentra relacionado con Dios de esta manera, tal como dice san Pablo: "Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?" (Rom 8, 31). Por tanto, la paz se fundamenta en la vida de la gra­cia y de la caridad, por ser fruto del Espíritu Santo, y se hace real cuando se vive con Jesucristo.

Frente a esta evidencia, una era histórica constituida en la impiedad, el pe­cado y la maldad no puede gozar la verdadera paz, como afirma Isaías: "No hay paz para los malvados, dice mi Dios" (Is 57, 20). De ahí nacen los críme­nes, los atentados, los secuestros, los terrorismos, las guerras, etc. Si las cala­midades de nuestra época alcanzan un nivel inconcebible, ha llegado el mo­mento de implorar la paz, y el gran medio para obtenerla es el santo rosario. Pero no olvidemos que "Cristo es nuestra paz" (Ef 2, 14). Y lo es, de hecho, co­mo autor de la gracia: "La gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo" (Jn 1, 17).

(Revista Heraldos del Evangelio, Octubre/2006, n. 39, p. 5)

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/64483-El-Rosario-y-la-Paz. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Iglesia es objetivo militar para sabotear su misión de paz y reconciliación, afirmó el purpura ...
 
La Iglesia local busca fortalecer las familias y ayudar a mantener al unidad en los momentos de cris ...
 
Los creyentes pudieron regresar a Telekuf-Tesqopa, a 17 millas de Mosul. ...
 
El sacerdote vasco de 72 años que ejerce su ministerio en zonas de dificultad social de Bogotá, cu ...
 
Los bienes adquiridos son destinados a alimentar a las personas sin hogar. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading