Loading
 
 
 
Loading
 
El Rosario y la Paz
Loading
 
5 de Noviembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Rosario2_Gaudium_Press.jpgRedacción (Miércoles, 05-11-2014, Gaudium Press) Santo Domingo de Guzmán, ferviente y celoso apóstol, gran defensor y propagandista del rosario, hizo de esta fundamental práctica de de­voción mariana un eficaz instrumento para sus propias necesidades, y la usó con enorme fruto como método de predicación. Siguiendo los pasos de su fundador, el rosario se convirtió en una verdadera glo­ria de la Orden Dominica, que le confirió una estructura lógica y atractiva de fá­cil asimilación.

Incapaz de largas y elevadas meditaciones, el pueblo se complace con las fórmulas sencillas. Por ello el rosario -más aún con la feliz adición de los Mis­terios Luminosos- se ofrece como un breve catecismo que sintetiza vivamen­te las principales verdades de la fe. Pone a disposición del que lo reza un resu­men del Evangelio, y ya sea en la casa, en la iglesia o en los recorridos, es posi­ble rememorar la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección del Señor mientras se van desgranando sus cuentas en Padrenuestros, Avemarías y Glorias.

Por otro lado, son numerosos los casos de intervención mariana a lo largo de la Historia con motivo de esta devoción. Tanto, que Gregorio XIII fijó pa­ra el primer sábado de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

* * *

La paz, dice san Agustín, es la tranquilidad del orden. Puede que exis­ta tranquilidad sin orden o viceversa, pero en ninguno de estos casos habrá paz, porque toda tranquilidad nace del reposo de las cosas que no luchan por abandonar su lugar.

A su vez -y profundizando más el asunto- la paz es fruto del Espíritu San­to, de Quien procede como de su real semilla, o raíz. Como enseña la doctrina católica, en el proceso normal de los frutos del Espíritu Santo el primero es la caridad, y su consecuencia es el gozo. De ambos procede la paz.

Santo Tomás de Aquino nos enseña que se vive en perfecto orden cuan­do se está unido a Dios, que es el primer principio y el último fin de todo lo creado. Mientras mayor sea el grado de unión entre el hombre y Dios, más efectivo será el descanso interior ("Sedatio a fluctuatione desiderii"). De es­ta unión resultará también una calma confiada en presencia de cualquier ene­migo exterior; nada podrá turbar al que se encuentra relacionado con Dios de esta manera, tal como dice san Pablo: "Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?" (Rom 8, 31). Por tanto, la paz se fundamenta en la vida de la gra­cia y de la caridad, por ser fruto del Espíritu Santo, y se hace real cuando se vive con Jesucristo.

Frente a esta evidencia, una era histórica constituida en la impiedad, el pe­cado y la maldad no puede gozar la verdadera paz, como afirma Isaías: "No hay paz para los malvados, dice mi Dios" (Is 57, 20). De ahí nacen los críme­nes, los atentados, los secuestros, los terrorismos, las guerras, etc. Si las cala­midades de nuestra época alcanzan un nivel inconcebible, ha llegado el mo­mento de implorar la paz, y el gran medio para obtenerla es el santo rosario. Pero no olvidemos que "Cristo es nuestra paz" (Ef 2, 14). Y lo es, de hecho, co­mo autor de la gracia: "La gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo" (Jn 1, 17).

(Revista Heraldos del Evangelio, Octubre/2006, n. 39, p. 5)

 

Loading
El Rosario y la Paz

Rosario2_Gaudium_Press.jpgRedacción (Miércoles, 05-11-2014, Gaudium Press) Santo Domingo de Guzmán, ferviente y celoso apóstol, gran defensor y propagandista del rosario, hizo de esta fundamental práctica de de­voción mariana un eficaz instrumento para sus propias necesidades, y la usó con enorme fruto como método de predicación. Siguiendo los pasos de su fundador, el rosario se convirtió en una verdadera glo­ria de la Orden Dominica, que le confirió una estructura lógica y atractiva de fá­cil asimilación.

Incapaz de largas y elevadas meditaciones, el pueblo se complace con las fórmulas sencillas. Por ello el rosario -más aún con la feliz adición de los Mis­terios Luminosos- se ofrece como un breve catecismo que sintetiza vivamen­te las principales verdades de la fe. Pone a disposición del que lo reza un resu­men del Evangelio, y ya sea en la casa, en la iglesia o en los recorridos, es posi­ble rememorar la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección del Señor mientras se van desgranando sus cuentas en Padrenuestros, Avemarías y Glorias.

Por otro lado, son numerosos los casos de intervención mariana a lo largo de la Historia con motivo de esta devoción. Tanto, que Gregorio XIII fijó pa­ra el primer sábado de octubre la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

* * *

La paz, dice san Agustín, es la tranquilidad del orden. Puede que exis­ta tranquilidad sin orden o viceversa, pero en ninguno de estos casos habrá paz, porque toda tranquilidad nace del reposo de las cosas que no luchan por abandonar su lugar.

A su vez -y profundizando más el asunto- la paz es fruto del Espíritu San­to, de Quien procede como de su real semilla, o raíz. Como enseña la doctrina católica, en el proceso normal de los frutos del Espíritu Santo el primero es la caridad, y su consecuencia es el gozo. De ambos procede la paz.

Santo Tomás de Aquino nos enseña que se vive en perfecto orden cuan­do se está unido a Dios, que es el primer principio y el último fin de todo lo creado. Mientras mayor sea el grado de unión entre el hombre y Dios, más efectivo será el descanso interior ("Sedatio a fluctuatione desiderii"). De es­ta unión resultará también una calma confiada en presencia de cualquier ene­migo exterior; nada podrá turbar al que se encuentra relacionado con Dios de esta manera, tal como dice san Pablo: "Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?" (Rom 8, 31). Por tanto, la paz se fundamenta en la vida de la gra­cia y de la caridad, por ser fruto del Espíritu Santo, y se hace real cuando se vive con Jesucristo.

Frente a esta evidencia, una era histórica constituida en la impiedad, el pe­cado y la maldad no puede gozar la verdadera paz, como afirma Isaías: "No hay paz para los malvados, dice mi Dios" (Is 57, 20). De ahí nacen los críme­nes, los atentados, los secuestros, los terrorismos, las guerras, etc. Si las cala­midades de nuestra época alcanzan un nivel inconcebible, ha llegado el mo­mento de implorar la paz, y el gran medio para obtenerla es el santo rosario. Pero no olvidemos que "Cristo es nuestra paz" (Ef 2, 14). Y lo es, de hecho, co­mo autor de la gracia: "La gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo" (Jn 1, 17).

(Revista Heraldos del Evangelio, Octubre/2006, n. 39, p. 5)

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/64483-El-Rosario-y-la-Paz. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Y se puso a caminar con ellos" el lema del 2º Encuentro de Equipos de Pastoral Juvenil que tiene l ...
 
Los niños son inocentes, por lo que fácilmente se puede afirmar que Cristo indica la inocencia com ...
 
Antes del viaje que deberá hacer a Egipto, entre los días 28 y 29, viernes y sábado próximos, el ...
 
La festividad será el 3 de mayo. El Santo Cristo es una pequeña imagen de Jesús Crucificado, cons ...
 
Entre los ordenandos se encuentra el peruano Andrés Echevarría, egresado de la Facultad de Derecho ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading