Loading
 
 
 
Loading
 
Rey de Reyes - I Parte
Loading
 
13 de Noviembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 13-11-2014, Gaudium Press) "¡Luego, Tú eres Rey!"

Jesús replicó: "¡Tú lo dices! ¡Yo soy Rey!" (Jn 18, 37)

Todo lo que toca en la persona de Nuestro Señor Jesucristo tiene una grandeza deslumbrante, por el simple hecho de que Él es Dios.

Pero, de todas las escenas narradas en los Evangelios tal vez sea esta, la del diálogo con Pilatos, la que más deja trasparecer esa cualidad tan poco apreciada en nuestros días: la grandeza.

Jesús está en una situación de terrible humillación. Preso, tratado como un criminal, de manos atadas, sometido a todo tipo de vejaciones, Él es presentado en la cualidad de rey al representante de Roma, el mayor poder político y militar de la época. Pilatos tenía la seguridad de quien estaba en la posición de dominador, con la capacidad de ejercer todo tipo de arbitrio sobre los que le estaban subordinados. Incluso ya se había tornado célebre entre los judíos por su crueldad.

Jesús delante de Pilatos

Pero, ¿quién habría sido testigo del hecho para hacerlo atravesar la historia? No lo sabemos, y el Evangelio es muy conciso en detalles.

Jesus_Gaudium_Press.jpg

Pero podemos imaginar el asombro de Pilatos, al oír la respuesta de Jesús: "Mi Reino no es de este mundo; si mi Reino fuese de este mundo, mis siervos lucharían para que Yo no fuese entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí". (Jn 18, 36) Él percibía que en Jesús había un misterio que huía totalmente a su comprensión humana y que Nuestro Señor decía la verdad. Él era de un Reino que no era de este mundo, y era Rey.

En otras ocasiones los judíos quisieron aclamarlo Rey, pero se había negado, se había esquivado. Ahora, delante de Pilatos, del representante de Roma, se declara Rey. Su actitud puede hasta causar cierta perplejidad. Jesús venía para una misión exclusivamente espiritual: liberar a la humanidad del pecado, a través del sacrificio redentor de la Cruz. ¿Por qué ahora Él se empeña en declarar su condición real? ¿No bastaría afirmar apenas que era el Mesías, el Hijo de Dios?

Esa declaración marcó el espíritu de Pilatos a fondo. Se puede imaginar la actitud, la mirada y la entonación de voz de Jesús, grave, pausada y serena, al responder al tribuno romano. "¡Tú lo dices, Yo soy Rey!" Ningún rey de esta tierra tuvo tanta majestad, incluso en el auge de su gloria, como Jesús en aquella ocasión. Pilatos, por cobardía y a regañadientes entregó a Jesús al Sanedrín, para ser crucificado. Pero quiso poner en la tabla de la Cruz las inmortales palabras: Jesús Nazareno Rey de los judíos. Era un reconocimiento, cobarde, de la realeza de Nuestro Señor, de tal forma aquel diálogo lo impresionó. Él no quiso escribir que Jesús era condenado por decirse Hijo de Dios, o Mesías (motivo por el cual el Sanedrín lo condenara), o un gran profeta o por perturbar el orden público con sus predicaciones. Él quiso acentuar la realeza de Jesús, que tanto impacto le causara.

Y, de hecho, Jesús es Rey en el sentido pleno del término. Él es el Rey de reyes. De Él toda autoridad deriva, como se constata en el segundo diálogo con Pilatos: "Ningún poder tendrías sobre Mí si no te fuese dado de lo Alto." (Jn 19, 11)

O sea, es Dios que confiere autoridad a todos los que ejercen el poder. Y una vez más, Jesús se declara Rey, aunque indirectamente una vez que Él es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Hijo de Dios. Todo el Universo fue creado por Él, es Él quien lo gobierna, al final de los tiempos juzgará a la humanidad en el Juicio Final y todos, Ángeles y hombres, demonios y precitos reconocerán su realeza universal y su divinidad.

Pero, volvamos por instantes a la consideración del diálogo con Pilatos. ¿Por qué motivo Jesús quiso manifestar allí que era Rey de forma a que esa declaración quedase registrada en la narración de los Evangelios para siempre? ¿Para Él que era Dios, no sería ese un aspecto secundario de su misión redentora? ¿De su propia condición divina?

Como Primogénito del género humano Jesucristo es también el más perfecto de los hombres, el más bello de los hijos de los hombres como afirma el salmista, es el modelo supremo que todos deben imitar. Y por eso, Él, en un sentido lato, quiso también ejercer las principales actividades humanas para sacralizarlas y servir de sublime ejemplo a todos. Fue trabajador manual, en Nazaret, hijo sumiso, cariñoso y modelar, fue juez pues juzgó a los fariseos y doctores de la ley, y en el fin del mundo juzgará al Universo; juzgó a la mujer adúltera, absolviéndola; al mismo tiempo fue abogado de ella, tomando su defensa; fue el más sublime de los médicos, curando todas las enfermedades; fue legislador al promulgar la ley de la Nueva Alianza; fue combatiente cuando expulsó por la fuerza, con un chicote tranzado con sus propias manos divinas, a los vendedores del Templo; manifestó su divinidad al resucitar muertos y resucitarse a Sí mismo; fue el mayor de los profetas no solo porque en Él se realizaba toda la profecía del Antiguo Testamento, sino también por haber cumplido las profecías que Él hizo respecto a Sí mismo; Él es el verdadero y único sacerdote, habiendo hecho el ofrecimiento de Sí mismo al Padre, por la redención del género humano. Todo eso Él lo hizo de modo perfectísimo como Hombre-Dios. Y una vez que Él debería ser el prototipo de toda humanidad no podría dejar de ser modelo también del más excelente de todos los oficios que es de rey.

Hay diversas formas de que una persona sustente el título de realeza. Algunos son reyes por derecho de sucesión. Es el caso, por ejemplo, de la Reina Elizabeth de Inglaterra. Ya hace muchas generaciones su familia transmite el poder real a los descendientes.

Otra forma sería todavía por derecho de conquista. Muy frecuente en la antigüedad, cuando un pueblo vencía la guerra su rey pasaba a ser rey también del pueblo vencido. Es el caso muy conocido de Alejandro Magno, que conquistó pueblo tras pueblo.

¿De qué modo Jesucristo fue rey? Él lo era de todos esos modos presentados arriba; por derecho de sucesión por ser de la casa de David, aunque el poder le hubiese sido quitado y Él no lo haya ejercido. También naturalmente hablando Jesús tenía una naturaleza tan superior a todos los otros hombres que su realeza natural es indiscutible. Con efecto, ¿quién puede ser más inteligente, más bello, más fuerte, más santo que Jesús? ¿Quién podría superarlo en la capacidad de soportar el dolor? En todas las cualidades que pueden brillar en un hombre Él era el más perfecto y en este sentido también Él era Rey.

Por José Antonio Gonçalves Dominguez

____

(Mañana: Rey por derecho de conquista -  Nuestro Señor en el Juicio Final)

Loading
Rey de Reyes - I Parte

Redacción (Jueves, 13-11-2014, Gaudium Press) "¡Luego, Tú eres Rey!"

Jesús replicó: "¡Tú lo dices! ¡Yo soy Rey!" (Jn 18, 37)

Todo lo que toca en la persona de Nuestro Señor Jesucristo tiene una grandeza deslumbrante, por el simple hecho de que Él es Dios.

Pero, de todas las escenas narradas en los Evangelios tal vez sea esta, la del diálogo con Pilatos, la que más deja trasparecer esa cualidad tan poco apreciada en nuestros días: la grandeza.

Jesús está en una situación de terrible humillación. Preso, tratado como un criminal, de manos atadas, sometido a todo tipo de vejaciones, Él es presentado en la cualidad de rey al representante de Roma, el mayor poder político y militar de la época. Pilatos tenía la seguridad de quien estaba en la posición de dominador, con la capacidad de ejercer todo tipo de arbitrio sobre los que le estaban subordinados. Incluso ya se había tornado célebre entre los judíos por su crueldad.

Jesús delante de Pilatos

Pero, ¿quién habría sido testigo del hecho para hacerlo atravesar la historia? No lo sabemos, y el Evangelio es muy conciso en detalles.

Jesus_Gaudium_Press.jpg

Pero podemos imaginar el asombro de Pilatos, al oír la respuesta de Jesús: "Mi Reino no es de este mundo; si mi Reino fuese de este mundo, mis siervos lucharían para que Yo no fuese entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí". (Jn 18, 36) Él percibía que en Jesús había un misterio que huía totalmente a su comprensión humana y que Nuestro Señor decía la verdad. Él era de un Reino que no era de este mundo, y era Rey.

En otras ocasiones los judíos quisieron aclamarlo Rey, pero se había negado, se había esquivado. Ahora, delante de Pilatos, del representante de Roma, se declara Rey. Su actitud puede hasta causar cierta perplejidad. Jesús venía para una misión exclusivamente espiritual: liberar a la humanidad del pecado, a través del sacrificio redentor de la Cruz. ¿Por qué ahora Él se empeña en declarar su condición real? ¿No bastaría afirmar apenas que era el Mesías, el Hijo de Dios?

Esa declaración marcó el espíritu de Pilatos a fondo. Se puede imaginar la actitud, la mirada y la entonación de voz de Jesús, grave, pausada y serena, al responder al tribuno romano. "¡Tú lo dices, Yo soy Rey!" Ningún rey de esta tierra tuvo tanta majestad, incluso en el auge de su gloria, como Jesús en aquella ocasión. Pilatos, por cobardía y a regañadientes entregó a Jesús al Sanedrín, para ser crucificado. Pero quiso poner en la tabla de la Cruz las inmortales palabras: Jesús Nazareno Rey de los judíos. Era un reconocimiento, cobarde, de la realeza de Nuestro Señor, de tal forma aquel diálogo lo impresionó. Él no quiso escribir que Jesús era condenado por decirse Hijo de Dios, o Mesías (motivo por el cual el Sanedrín lo condenara), o un gran profeta o por perturbar el orden público con sus predicaciones. Él quiso acentuar la realeza de Jesús, que tanto impacto le causara.

Y, de hecho, Jesús es Rey en el sentido pleno del término. Él es el Rey de reyes. De Él toda autoridad deriva, como se constata en el segundo diálogo con Pilatos: "Ningún poder tendrías sobre Mí si no te fuese dado de lo Alto." (Jn 19, 11)

O sea, es Dios que confiere autoridad a todos los que ejercen el poder. Y una vez más, Jesús se declara Rey, aunque indirectamente una vez que Él es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Hijo de Dios. Todo el Universo fue creado por Él, es Él quien lo gobierna, al final de los tiempos juzgará a la humanidad en el Juicio Final y todos, Ángeles y hombres, demonios y precitos reconocerán su realeza universal y su divinidad.

Pero, volvamos por instantes a la consideración del diálogo con Pilatos. ¿Por qué motivo Jesús quiso manifestar allí que era Rey de forma a que esa declaración quedase registrada en la narración de los Evangelios para siempre? ¿Para Él que era Dios, no sería ese un aspecto secundario de su misión redentora? ¿De su propia condición divina?

Como Primogénito del género humano Jesucristo es también el más perfecto de los hombres, el más bello de los hijos de los hombres como afirma el salmista, es el modelo supremo que todos deben imitar. Y por eso, Él, en un sentido lato, quiso también ejercer las principales actividades humanas para sacralizarlas y servir de sublime ejemplo a todos. Fue trabajador manual, en Nazaret, hijo sumiso, cariñoso y modelar, fue juez pues juzgó a los fariseos y doctores de la ley, y en el fin del mundo juzgará al Universo; juzgó a la mujer adúltera, absolviéndola; al mismo tiempo fue abogado de ella, tomando su defensa; fue el más sublime de los médicos, curando todas las enfermedades; fue legislador al promulgar la ley de la Nueva Alianza; fue combatiente cuando expulsó por la fuerza, con un chicote tranzado con sus propias manos divinas, a los vendedores del Templo; manifestó su divinidad al resucitar muertos y resucitarse a Sí mismo; fue el mayor de los profetas no solo porque en Él se realizaba toda la profecía del Antiguo Testamento, sino también por haber cumplido las profecías que Él hizo respecto a Sí mismo; Él es el verdadero y único sacerdote, habiendo hecho el ofrecimiento de Sí mismo al Padre, por la redención del género humano. Todo eso Él lo hizo de modo perfectísimo como Hombre-Dios. Y una vez que Él debería ser el prototipo de toda humanidad no podría dejar de ser modelo también del más excelente de todos los oficios que es de rey.

Hay diversas formas de que una persona sustente el título de realeza. Algunos son reyes por derecho de sucesión. Es el caso, por ejemplo, de la Reina Elizabeth de Inglaterra. Ya hace muchas generaciones su familia transmite el poder real a los descendientes.

Otra forma sería todavía por derecho de conquista. Muy frecuente en la antigüedad, cuando un pueblo vencía la guerra su rey pasaba a ser rey también del pueblo vencido. Es el caso muy conocido de Alejandro Magno, que conquistó pueblo tras pueblo.

¿De qué modo Jesucristo fue rey? Él lo era de todos esos modos presentados arriba; por derecho de sucesión por ser de la casa de David, aunque el poder le hubiese sido quitado y Él no lo haya ejercido. También naturalmente hablando Jesús tenía una naturaleza tan superior a todos los otros hombres que su realeza natural es indiscutible. Con efecto, ¿quién puede ser más inteligente, más bello, más fuerte, más santo que Jesús? ¿Quién podría superarlo en la capacidad de soportar el dolor? En todas las cualidades que pueden brillar en un hombre Él era el más perfecto y en este sentido también Él era Rey.

Por José Antonio Gonçalves Dominguez

____

(Mañana: Rey por derecho de conquista -  Nuestro Señor en el Juicio Final)

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/64736-Rey-de-Reyes---I-Parte. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading