Loading
 
 
 
Loading
 
Los Santos Inocentes
Loading
 
29 de Diciembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 29-12-2014, Gaudium Press)

Inocentes_Gaudium_Press.jpg

Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos. Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo:

‘Voz fue oída en Ramá,
Grande lamentación, lloro y gemido;
Raquel que llora a sus hijos,
Y no quiso ser consolada, porque perecieron'.

Pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto, diciendo: Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a tierra de Israel, porque han muerto los que procuraban la muerte del niño. Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y vino a tierra de Israel. Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes su padre, tuvo temor de ir allá; pero avisado por revelación en sueños, se fue a la región de Galilea, y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno. (Mt 2, 16-23)

Matanza de los Santos Inocentes

En el segundo capítulo del Evangelio de San Mateo encontramos la narración de las circunstancias de la fuga de la Sagrada Familia de Belén hacia Egipto. Fue un éxodo, un hecho histórico relacionado con la persecución ordenada por Herodes el Grande, que tenía como objetivo matar al Niño Jesús.

En esta ocasión, José, el padre adoptivo que protegía la vida del Niño Dios, huyó llevando consigo a María y su Hijo. Él fue inspirado en sueños por un Ángel y marchó para Egipto, donde, según la tradición, se refugiaron durante seis meses en el monte Qusqam, siendo acogidos por los habitantes de la región.

Es así que la tierra de Egipto, que hospedó a Jesús en su primera infancia junto con su Madre Nuestra Señora y el padre San José, puede ser considerada como Tierra Santa, pues, fue lugar de pasaje y de presencia de Nuestro Señor.

Después de algún tiempo, finalmente, una nueva aparición del Ángel, en sueños, anuncia a San José la muerte de Herodes. La Sagrada Familia puede, entonces retornar a la tierra de Israel.

Egipto_Gaudium_Press.jpg

En la narración de la fuga de la Sagrada Familia para Egipto, tres versículos (Mt 2,16-18) describen la ferocidad del rey Herodes, que, para matar a Jesús, decidió exterminar a todos los niños menores de dos años que vivían en Belén.

Este acontecimiento puede ser interpretado como siendo un preludio de las grandes persecuciones de los mártires durante los primeros siglos. Con la matanza de inocentes, Herodes quiso sofocar toda posibilidad de peligro que lo llevase a perder su dominio absoluto. Y, para él el Mesías representaba una gran amenaza.

San Mateo interpreta la historia de la matanza de los inocentes bajo el punto de vista del plan salvífico de Dios y la entiende en un sentido profético como siendo el cumplimiento de las Escrituras. Es por eso que el evangelista hace referencia al profeta Jeremías, que narra el lamento de la matriarca Raquel por el pueblo de Israel, llevado al exilio en Babilonia: «un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos y niega el consuelo, porque ya no viven» (Mt 2,18; cf. Jr 31,15). Para Mateo, los niños asesinados en Belén representan al pueblo de Israel y el dolor vivido por las madres es el dolor del pueblo que no reconoció al Rey-Mesías. (JS)

 

 

Loading
Los Santos Inocentes

Redacción (Lunes, 29-12-2014, Gaudium Press)

Inocentes_Gaudium_Press.jpg

Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos. Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo:

‘Voz fue oída en Ramá,
Grande lamentación, lloro y gemido;
Raquel que llora a sus hijos,
Y no quiso ser consolada, porque perecieron'.

Pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto, diciendo: Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a tierra de Israel, porque han muerto los que procuraban la muerte del niño. Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y vino a tierra de Israel. Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes su padre, tuvo temor de ir allá; pero avisado por revelación en sueños, se fue a la región de Galilea, y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno. (Mt 2, 16-23)

Matanza de los Santos Inocentes

En el segundo capítulo del Evangelio de San Mateo encontramos la narración de las circunstancias de la fuga de la Sagrada Familia de Belén hacia Egipto. Fue un éxodo, un hecho histórico relacionado con la persecución ordenada por Herodes el Grande, que tenía como objetivo matar al Niño Jesús.

En esta ocasión, José, el padre adoptivo que protegía la vida del Niño Dios, huyó llevando consigo a María y su Hijo. Él fue inspirado en sueños por un Ángel y marchó para Egipto, donde, según la tradición, se refugiaron durante seis meses en el monte Qusqam, siendo acogidos por los habitantes de la región.

Es así que la tierra de Egipto, que hospedó a Jesús en su primera infancia junto con su Madre Nuestra Señora y el padre San José, puede ser considerada como Tierra Santa, pues, fue lugar de pasaje y de presencia de Nuestro Señor.

Después de algún tiempo, finalmente, una nueva aparición del Ángel, en sueños, anuncia a San José la muerte de Herodes. La Sagrada Familia puede, entonces retornar a la tierra de Israel.

Egipto_Gaudium_Press.jpg

En la narración de la fuga de la Sagrada Familia para Egipto, tres versículos (Mt 2,16-18) describen la ferocidad del rey Herodes, que, para matar a Jesús, decidió exterminar a todos los niños menores de dos años que vivían en Belén.

Este acontecimiento puede ser interpretado como siendo un preludio de las grandes persecuciones de los mártires durante los primeros siglos. Con la matanza de inocentes, Herodes quiso sofocar toda posibilidad de peligro que lo llevase a perder su dominio absoluto. Y, para él el Mesías representaba una gran amenaza.

San Mateo interpreta la historia de la matanza de los inocentes bajo el punto de vista del plan salvífico de Dios y la entiende en un sentido profético como siendo el cumplimiento de las Escrituras. Es por eso que el evangelista hace referencia al profeta Jeremías, que narra el lamento de la matriarca Raquel por el pueblo de Israel, llevado al exilio en Babilonia: «un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos y niega el consuelo, porque ya no viven» (Mt 2,18; cf. Jr 31,15). Para Mateo, los niños asesinados en Belén representan al pueblo de Israel y el dolor vivido por las madres es el dolor del pueblo que no reconoció al Rey-Mesías. (JS)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/65921-Los-Santos-Inocentes. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
"De repente, surgió un dedo de mano humana que hizo algunos trazos en una de las paredes del palaci ...
 
Según el Pontífice, es preciso encontrar esas resistencias y pedir ayuda a Dios, a fin de recono ...
 
"Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios", será el tema de cin ...
 
Con ocasión de los 100 años de estas apariciones de la Virgen, el Papa ha concedido, "con la inher ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading