Loading
 
 
 
Loading
 
Arzobispo de Panamá dice que para curar los males de la familia no hay que aceptar "falsas soluciones"
Loading
 
29 de Diciembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad de Panamá (Lunes, 29-12-2014, Gaudium Press) En la homilía que realizó con ocasión de la Marcha por la Familia ayer domingo, Mons. José Domingo Ulloa -Arzobispo de Panamá- instó a defender la familia: "Hermanos y hermanas: La familia cristiana está llamada a ser signo y profecía en esta realidad de hoy. Hemos de aceptar el papel fundamental de la familia como educadora, transmisora de valores", dijo.

1.jpgEl prelado hizo referencia a las soluciones falsas para conjurar la problemática familiar, y afirmó que "ientras haya Iglesia, habrá defensa de la familia, esa familia tal como la ha concebido Dios, basada en el matrimonio entre hombre y mujer, donde el valor de la vida es apreciado, desde su nacimiento hasta su muerte natural, donde los padres son los primeros educadores de sus hijos. Jamás será una solución a los conflictos de la pareja y de la familia la ley del divorcio ni la despenalización del aborto. Esto no es ni progreso ni desarrollo. No nos engañemos, el divorcio es un suicidio social y el aborto es un crimen".

El Arzobispo Ulloa les dijo a las familias presentes en la Capilla María Auxiliadora del Instituto Técnico Don Bosco que la vida más íntima de las familias cristianas deben ser los sacramentos: "Queridas familias: porque quieren vivir vuestra familia en toda la verdad, la bondad y la belleza que le viene dada por el plan salvador de Dios, están aquí como protagonistas del nuevo Pueblo y de la nueva Familia de Dios, que peregrina en este mundo hacia la Casa y la Gloria del Padre, celebrando con la Iglesia el Sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, culmen y fuente de toda la vida cristiana -y consecuentemente ¡de la verdadera vida de vuestras familias!- como una Fiesta, iluminada por la memoria, hecha actualidad, de la Sagrada Familia de Nazareth".

El prelado no dejó de interpelar a las familias en puntos concretos: "En una sociedad que supervalora la capacidad adquisitiva, el lucro el consumo, el tener y el derrochar, ¿ustedes padres de familia han enseñando el gozo de compartir y de valorar el ser sobre el tener? En una sociedad que glorifica la agresividad en la política y en los negocios, que parece convencida de que la imposición y la violencia son los caminos, bajo el slogan ‘el que pega primero pega dos veces', ¿ustedes han enseñado caminos de cercanía y perdón a los agredidos y han formado para la no violencia activa y comprometida? En una sociedad que institucionaliza la mentira y la hipocresía, ¿ustedes han insistido en que la verdad hace hombres y mujeres libres, capaces de asumir sus decisiones con sus consecuencias? En una sociedad que condecora a los arribistas y convierte la tolerancia en ventajismo mientras vende ideales y las promesas al mejor postor, ¿ustedes han ido creciendo en fidelidad al compromiso y educar hombres tenaces e invencibles, firmes hasta la persecución? Padres, hijos, abuelos, tíos, hoy nos jugamos el país..."

Para curar los males de la familia, Mons. Ulloa invitó a no ser cristianos tibios, "porque seremos entonces parte de la corrupción del mundo".

Con información y foto de la Arquidiócesis de Panamá

Loading
Arzobispo de Panamá dice que para curar los males de la familia no hay que aceptar "falsas soluciones"

Ciudad de Panamá (Lunes, 29-12-2014, Gaudium Press) En la homilía que realizó con ocasión de la Marcha por la Familia ayer domingo, Mons. José Domingo Ulloa -Arzobispo de Panamá- instó a defender la familia: "Hermanos y hermanas: La familia cristiana está llamada a ser signo y profecía en esta realidad de hoy. Hemos de aceptar el papel fundamental de la familia como educadora, transmisora de valores", dijo.

1.jpgEl prelado hizo referencia a las soluciones falsas para conjurar la problemática familiar, y afirmó que "ientras haya Iglesia, habrá defensa de la familia, esa familia tal como la ha concebido Dios, basada en el matrimonio entre hombre y mujer, donde el valor de la vida es apreciado, desde su nacimiento hasta su muerte natural, donde los padres son los primeros educadores de sus hijos. Jamás será una solución a los conflictos de la pareja y de la familia la ley del divorcio ni la despenalización del aborto. Esto no es ni progreso ni desarrollo. No nos engañemos, el divorcio es un suicidio social y el aborto es un crimen".

El Arzobispo Ulloa les dijo a las familias presentes en la Capilla María Auxiliadora del Instituto Técnico Don Bosco que la vida más íntima de las familias cristianas deben ser los sacramentos: "Queridas familias: porque quieren vivir vuestra familia en toda la verdad, la bondad y la belleza que le viene dada por el plan salvador de Dios, están aquí como protagonistas del nuevo Pueblo y de la nueva Familia de Dios, que peregrina en este mundo hacia la Casa y la Gloria del Padre, celebrando con la Iglesia el Sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, culmen y fuente de toda la vida cristiana -y consecuentemente ¡de la verdadera vida de vuestras familias!- como una Fiesta, iluminada por la memoria, hecha actualidad, de la Sagrada Familia de Nazareth".

El prelado no dejó de interpelar a las familias en puntos concretos: "En una sociedad que supervalora la capacidad adquisitiva, el lucro el consumo, el tener y el derrochar, ¿ustedes padres de familia han enseñando el gozo de compartir y de valorar el ser sobre el tener? En una sociedad que glorifica la agresividad en la política y en los negocios, que parece convencida de que la imposición y la violencia son los caminos, bajo el slogan ‘el que pega primero pega dos veces', ¿ustedes han enseñado caminos de cercanía y perdón a los agredidos y han formado para la no violencia activa y comprometida? En una sociedad que institucionaliza la mentira y la hipocresía, ¿ustedes han insistido en que la verdad hace hombres y mujeres libres, capaces de asumir sus decisiones con sus consecuencias? En una sociedad que condecora a los arribistas y convierte la tolerancia en ventajismo mientras vende ideales y las promesas al mejor postor, ¿ustedes han ido creciendo en fidelidad al compromiso y educar hombres tenaces e invencibles, firmes hasta la persecución? Padres, hijos, abuelos, tíos, hoy nos jugamos el país..."

Para curar los males de la familia, Mons. Ulloa invitó a no ser cristianos tibios, "porque seremos entonces parte de la corrupción del mundo".

Con información y foto de la Arquidiócesis de Panamá


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
La catequesis de la audiencia general se realizó en el Aula Pablo VI ...
 
Las "grandes ideas" de la asamblea sinodal fueron presentadas por el Cardenal Manuel Clemente en con ...
 
Mañana 7 de diciembre Colombia vive una noche llena de luces, faroles y velitas, gracias a una trad ...
 
Mons. Héctor Aguer lo hizo en su programa de TV semana ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading