Loading
 
 
 
Loading
 
"Sólo el Espíritu Santo es capaz de romper la dureza del corazón", dijo el Papa en la Casa Santa Marta
Loading
 
9 de Enero de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 09-01-2015, Gaudium Press) El Papa Francisco meditó en la misa en la Casa Santa Marta sobre cómo se engendra un "corazón de piedra" y como se vuelve a tener un "corazón de carne".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Se puede tener un corazón de piedra a causa de "experiencias dolorosas", como por ejemplo sucedió a los discípulos de Emaús, que no querían ilusionarse "otra vez", o a Santo Tomás Apóstol, que dudó en la resurrección del Señor. Hay otra causa del endurecimiento del corazón que es el orgullo:

"Hacer un mundo en sí mismo, cerrado. En sí mismo, en su comunidad o en su parroquia, pero siempre cerrazón. Y la cerrazón puede girar en torno a tantas cosas: pensemos en el orgullo, en la suficiencia, pensar que yo soy mejor que los demás, también en la vanidad, ¿no? Existen el hombre y la mujer espejo, que están encerrados en sí mismos para verse a sí mismo continuamente, ¿no? Estos narcisistas religiosos, ¿no? Tienen el corazón duro, porque están cerrados, no están abiertos. Y tratan de defenderse con estos muros que crean a su alrededor".

En sentido contrario, el Espíritu Santo da la libertad de los hijos de Dios: "Es sólo el Espíritu Santo quien mueve tu corazón para decir ‘Padre'. Sólo el Espíritu Santo es capaz de disipar, de romper esta dureza del corazón y hacer un corazón... ¿blando?... No sé no me gusta la palabra... ‘Dócil'. Dócil al Señor. Dócil a la libertad del amor".

Con información de Radio Vaticano

Loading
"Sólo el Espíritu Santo es capaz de romper la dureza del corazón", dijo el Papa en la Casa Santa Marta

Ciudad del Vaticano (Viernes, 09-01-2015, Gaudium Press) El Papa Francisco meditó en la misa en la Casa Santa Marta sobre cómo se engendra un "corazón de piedra" y como se vuelve a tener un "corazón de carne".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Se puede tener un corazón de piedra a causa de "experiencias dolorosas", como por ejemplo sucedió a los discípulos de Emaús, que no querían ilusionarse "otra vez", o a Santo Tomás Apóstol, que dudó en la resurrección del Señor. Hay otra causa del endurecimiento del corazón que es el orgullo:

"Hacer un mundo en sí mismo, cerrado. En sí mismo, en su comunidad o en su parroquia, pero siempre cerrazón. Y la cerrazón puede girar en torno a tantas cosas: pensemos en el orgullo, en la suficiencia, pensar que yo soy mejor que los demás, también en la vanidad, ¿no? Existen el hombre y la mujer espejo, que están encerrados en sí mismos para verse a sí mismo continuamente, ¿no? Estos narcisistas religiosos, ¿no? Tienen el corazón duro, porque están cerrados, no están abiertos. Y tratan de defenderse con estos muros que crean a su alrededor".

En sentido contrario, el Espíritu Santo da la libertad de los hijos de Dios: "Es sólo el Espíritu Santo quien mueve tu corazón para decir ‘Padre'. Sólo el Espíritu Santo es capaz de disipar, de romper esta dureza del corazón y hacer un corazón... ¿blando?... No sé no me gusta la palabra... ‘Dócil'. Dócil al Señor. Dócil a la libertad del amor".

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En el año en que la Iglesia en Brasil celebra el Año Mariano en conmemoración a los 300 años del ...
 
La homilía que el Papa Francisco pronunció este jueves en la Casa Santa Marta fue inspirada en la ...
 
Hay muchas personas que dicen: "Es absurdo crer en aquello que nuestros sentidos no pueden percibir, ...
 
El Papa quiere hacerse presente en las obras de tres proyectos llevados adelante por misioneros y po ...
 
Se trata de ocho seminaristas del Seminario Metropolitano de Sevilla y un religioso de la Sociedad d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading