Loading
 
 
 
Loading
 
¿Enfermo? ¡Pon la vida en manos de Dios!
Loading
 
28 de Enero de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 28-01-2015, Gaudium Press) "Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros, toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios", dice el Catecismo de la Iglesia Católica, una enseñanza de la cual ha hecho eco el sacerdote Sergio Román del Real, en un artículo publicado por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), en el que invita a los fieles a perder el miedo a este Sacramento.

"Aceptamos la utilidad y la necesidad de este sacramento que forma parte de nuestra cultura católica; pero para algunos es algo que debe posponerse lo más posible porque se tiene la idea de que es la extremaunción, es decir, el último Sacramento antes de morir, y de allí a pensar que es para que se muera hay un solo paso. Incluso, hay quienes llaman al sacerdote para que unja a un enfermo que sufre de larga agonía para que ya pueda descansar, para que se muera", expresa el presbítero.

Lawrence OP.jpg
La Unción de los Enfermos es un sacramento que fue instituido por el propio Jesucristo cuando envió a los apóstoles a predicar el Evangelio / Foto: Lawrence OP.

Por ello, recuerda que la Unción de los Enfermos es un sacramento que fue instituido por el propio Jesucristo cuando envió a los apóstoles a predicar el Evangelio, visitar a los enfermos y curarlos. "La salud física del enfermo es una buena noticia, un Evangelio, que recibe el cristiano cuando más lo necesita, ya que la enfermedad hace que nos sintamos sumamente necesitados de Dios y de los demás. La Unción tiene el efecto de personar los pecados y regresar la gracia perdida por ellos", agrega el Padre del Real.

Dice también que pese a las negativas de algunos a recibir este Sacramento, también ha observado hoy un cambio de mentalidad de varios fieles frente a la Unción: "Hoy en día vemos cómo los enfermos buscan ser ungidos tan pronto como sienten que están en peligro de muerte. En mi parroquia acostumbramos que cuando alguien va a ser operado es ungido en la Misa comunitaria, y todos pedimos por su salud. Cuando se va al hospital va lleno de confianza en Dios y dispuesto a luchar contra su enfermedad. También acostumbramos ungir a los ancianos cuando sienten que su edad avanzada es anuncio de su muerte".

Asimismo, el Padre del Real alerta sobre el "abuso" que hacen algunas personas en las Misas de Sanación cuando acuden a ser ungidos sin estar enfermos de gravedad. Y recuerda que lo que sí debe ser frente a la Unción es acudir de inmediato a un sacerdote frente a una enfermedad que comprometa la vida. "Tan pronto como nos sintamos gravemente enfermos, no necesariamente en peligro de muerte, debemos acudir al presbítero o al obispo para recibir debidamente preparados este Sacramento; si guardamos cama, pidamos a algún familiar que vaya por el sacerdote para que nos unja", escribe el sacerdote, quien además agrega: "Los presbíteros y los obispos tenemos la obligación grave, gravísima, de acudir a ver un enfermo que solicita la Unción, pero los fieles deben ayudar a que se nos haga posible realizar esas visitas cuando la solicitan".

"Los sacerdotes tenemos la oportunidad de ver cómo muchos enfermos, incluso desahuciados, recobran la salud por la santa Unción. Es la fe de la Iglesia la que consigue la salud del cuerpo", afirma el Padre del Real.

Con información de SIAME.

Loading
¿Enfermo? ¡Pon la vida en manos de Dios!

Redacción (Miércoles, 28-01-2015, Gaudium Press) "Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros, toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios", dice el Catecismo de la Iglesia Católica, una enseñanza de la cual ha hecho eco el sacerdote Sergio Román del Real, en un artículo publicado por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), en el que invita a los fieles a perder el miedo a este Sacramento.

"Aceptamos la utilidad y la necesidad de este sacramento que forma parte de nuestra cultura católica; pero para algunos es algo que debe posponerse lo más posible porque se tiene la idea de que es la extremaunción, es decir, el último Sacramento antes de morir, y de allí a pensar que es para que se muera hay un solo paso. Incluso, hay quienes llaman al sacerdote para que unja a un enfermo que sufre de larga agonía para que ya pueda descansar, para que se muera", expresa el presbítero.

Lawrence OP.jpg
La Unción de los Enfermos es un sacramento que fue instituido por el propio Jesucristo cuando envió a los apóstoles a predicar el Evangelio / Foto: Lawrence OP.

Por ello, recuerda que la Unción de los Enfermos es un sacramento que fue instituido por el propio Jesucristo cuando envió a los apóstoles a predicar el Evangelio, visitar a los enfermos y curarlos. "La salud física del enfermo es una buena noticia, un Evangelio, que recibe el cristiano cuando más lo necesita, ya que la enfermedad hace que nos sintamos sumamente necesitados de Dios y de los demás. La Unción tiene el efecto de personar los pecados y regresar la gracia perdida por ellos", agrega el Padre del Real.

Dice también que pese a las negativas de algunos a recibir este Sacramento, también ha observado hoy un cambio de mentalidad de varios fieles frente a la Unción: "Hoy en día vemos cómo los enfermos buscan ser ungidos tan pronto como sienten que están en peligro de muerte. En mi parroquia acostumbramos que cuando alguien va a ser operado es ungido en la Misa comunitaria, y todos pedimos por su salud. Cuando se va al hospital va lleno de confianza en Dios y dispuesto a luchar contra su enfermedad. También acostumbramos ungir a los ancianos cuando sienten que su edad avanzada es anuncio de su muerte".

Asimismo, el Padre del Real alerta sobre el "abuso" que hacen algunas personas en las Misas de Sanación cuando acuden a ser ungidos sin estar enfermos de gravedad. Y recuerda que lo que sí debe ser frente a la Unción es acudir de inmediato a un sacerdote frente a una enfermedad que comprometa la vida. "Tan pronto como nos sintamos gravemente enfermos, no necesariamente en peligro de muerte, debemos acudir al presbítero o al obispo para recibir debidamente preparados este Sacramento; si guardamos cama, pidamos a algún familiar que vaya por el sacerdote para que nos unja", escribe el sacerdote, quien además agrega: "Los presbíteros y los obispos tenemos la obligación grave, gravísima, de acudir a ver un enfermo que solicita la Unción, pero los fieles deben ayudar a que se nos haga posible realizar esas visitas cuando la solicitan".

"Los sacerdotes tenemos la oportunidad de ver cómo muchos enfermos, incluso desahuciados, recobran la salud por la santa Unción. Es la fe de la Iglesia la que consigue la salud del cuerpo", afirma el Padre del Real.

Con información de SIAME.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/66727--iquest-Enfermo---iexcl-Pon-la-vida-en-manos-de-Dios-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
la "Via pulchritudinis" ayer, hoy y siempre ...
 
Los jóvenes de las Diócesis italianas de Piemonte y Valle d'Aosta, se reunirán en Turín, donde e ...
 
En la homilía hecha durante la misa en la Casa Santa Marta, el martes, pasado, el Papa resaltó que ...
 
La iniciativa tiene lugar todos los años con diversas actividades en las diócesis para sensibiliza ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading