Loading
 
 
 
Loading
 
Obispo chino habla sobre la realidad de la Iglesia en el país
Loading
 
4 de Febrero de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Lanzhou (Miércoles, 04-02-2015, Gaudium Press) Desde hace 12 años Mons. Joseph Han Zhi-hai es obispo de Lanzhou, capital de la provincia noroccidental del Gansou, en China. Entretanto, el prelado carece de una "certificación" gubernamental, es decir, las autoridades civiles de país no han reconocido oficialmente su ordenación episcopal. Sobre las discordancias entre el gobierno chino y la Iglesia, Mons. Joseph se expresa con mucha propiedad y circunspección.

En entrevista con Gianni Valente de 'Vatican Insider', Mons. Joseph Han Zhi-hai habla de cómo le llegó la vocación sacerdotal. Siendo joven, el futuro obispo conoció al Padre Filippo, un modelo de servicio, inspirador, quien en 1981 se convertiría en obispo de Lanzhou.

1.jpg

Mons. Joseph Han Zhi-hai

Foto: Ucanews

"Él había sido puesto en libertad en 1978, después de treinta años de reclusión y aislamiento, y desde ese día, sin quejarse del pasado, había recomenzado a anunciar el Evangelio recorriendo pueblos y campos. Andaba casa por casa diciendo misa y predicando junto a los cristianos, confortaba a todos. Observándolo, también nació en mí el deseo de ser sacerdote. Después el gobierno concedió [la autorización] de reconstruir las iglesias. Y entonces las familias se reunieron para aunar esfuerzos en sus propias capillas y parroquias. He visto cómo la fe hacía reflorecer todo", declaró Mons. Joseph.

Sobre los puntos delicados de los organismos ‘patrióticos' eclesiales controlados por el gobierno chino, y el nombramiento de los obispos, así se expresó el prelado:

"Sobre el primer punto, creo que se debe evitar rigideces excesivas. Tenemos que empezar un diálogo, sin tratar de eliminar antes la Asociación Patriótica y los otros aparatos sobre los cuales se funda hasta ahora la política religiosa del gobierno. Lo importante es que haya libertad para hablar de ello, porque si hablas se puede aclarar cuáles son los aspectos que hoy conforman ciertos procedimientos incompatibles con la naturaleza de la Iglesia". Preguntado sobre si se podrían introducir cambios tendientes a modificar tales aspectos, el prelado respondió que "esa podría ser una vía. (...) Si hay un diálogo, el gobierno puede valorar la situación, intercambiar puntos de vista sobre las propuestas, y luego, si el gobierno quiere, las cosas cambian. Además, con el tiempo, puede también ocurrir que estos problemas con la Asociación Patriótica sean atenuados o eliminados por la evolución global de la sociedad. Las cosas cambian, y ciertos instrumentos y mecanismo del pasado pueden ser superados, en una situación nueva".

Acerca del nombramiento de obispos, Mons Joseph manifestó que "el punto irrenunciable es la comunión con el Obispo de Roma. Así que el nombramiento de cada obispo debe venir del Papa y no puede ocurrir sin el consentimiento claro y público del Papa. Pero cuanto se refiere a los criterios y procesos de selección, es claro que hay que tener en cuenta muchos factores, incluyendo el factor social y la situación local, y por lo tanto también las consideraciones del gobierno. No se debe reducir todo solo a una carrera para determinar quién comanda: el criterio guía debe ser la voluntad de hacer buenos obispos, que estén al servicio del bien de todos. Obispos con un perfil adecuado a la situación en la que van a ejercer su misión pastoral. Y para eso, para superar los problemas, siempre será útil escuchar las voces de la Iglesia que vive en China".

Con información de Vatican Insider

 

Loading
Obispo chino habla sobre la realidad de la Iglesia en el país

Lanzhou (Miércoles, 04-02-2015, Gaudium Press) Desde hace 12 años Mons. Joseph Han Zhi-hai es obispo de Lanzhou, capital de la provincia noroccidental del Gansou, en China. Entretanto, el prelado carece de una "certificación" gubernamental, es decir, las autoridades civiles de país no han reconocido oficialmente su ordenación episcopal. Sobre las discordancias entre el gobierno chino y la Iglesia, Mons. Joseph se expresa con mucha propiedad y circunspección.

En entrevista con Gianni Valente de 'Vatican Insider', Mons. Joseph Han Zhi-hai habla de cómo le llegó la vocación sacerdotal. Siendo joven, el futuro obispo conoció al Padre Filippo, un modelo de servicio, inspirador, quien en 1981 se convertiría en obispo de Lanzhou.

1.jpg

Mons. Joseph Han Zhi-hai

Foto: Ucanews

"Él había sido puesto en libertad en 1978, después de treinta años de reclusión y aislamiento, y desde ese día, sin quejarse del pasado, había recomenzado a anunciar el Evangelio recorriendo pueblos y campos. Andaba casa por casa diciendo misa y predicando junto a los cristianos, confortaba a todos. Observándolo, también nació en mí el deseo de ser sacerdote. Después el gobierno concedió [la autorización] de reconstruir las iglesias. Y entonces las familias se reunieron para aunar esfuerzos en sus propias capillas y parroquias. He visto cómo la fe hacía reflorecer todo", declaró Mons. Joseph.

Sobre los puntos delicados de los organismos ‘patrióticos' eclesiales controlados por el gobierno chino, y el nombramiento de los obispos, así se expresó el prelado:

"Sobre el primer punto, creo que se debe evitar rigideces excesivas. Tenemos que empezar un diálogo, sin tratar de eliminar antes la Asociación Patriótica y los otros aparatos sobre los cuales se funda hasta ahora la política religiosa del gobierno. Lo importante es que haya libertad para hablar de ello, porque si hablas se puede aclarar cuáles son los aspectos que hoy conforman ciertos procedimientos incompatibles con la naturaleza de la Iglesia". Preguntado sobre si se podrían introducir cambios tendientes a modificar tales aspectos, el prelado respondió que "esa podría ser una vía. (...) Si hay un diálogo, el gobierno puede valorar la situación, intercambiar puntos de vista sobre las propuestas, y luego, si el gobierno quiere, las cosas cambian. Además, con el tiempo, puede también ocurrir que estos problemas con la Asociación Patriótica sean atenuados o eliminados por la evolución global de la sociedad. Las cosas cambian, y ciertos instrumentos y mecanismo del pasado pueden ser superados, en una situación nueva".

Acerca del nombramiento de obispos, Mons Joseph manifestó que "el punto irrenunciable es la comunión con el Obispo de Roma. Así que el nombramiento de cada obispo debe venir del Papa y no puede ocurrir sin el consentimiento claro y público del Papa. Pero cuanto se refiere a los criterios y procesos de selección, es claro que hay que tener en cuenta muchos factores, incluyendo el factor social y la situación local, y por lo tanto también las consideraciones del gobierno. No se debe reducir todo solo a una carrera para determinar quién comanda: el criterio guía debe ser la voluntad de hacer buenos obispos, que estén al servicio del bien de todos. Obispos con un perfil adecuado a la situación en la que van a ejercer su misión pastoral. Y para eso, para superar los problemas, siempre será útil escuchar las voces de la Iglesia que vive en China".

Con información de Vatican Insider

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/66944-Obispo-chino-habla-sobre-la-realidad-de-la-Iglesia-en-el-pais. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Al comentar el evangelio dominical, en la meditación previa al Ángelus, el Papa Francisco pidió a ...
 
La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading