Loading
 
 
 
Loading
 
Cristo del Tromén reúne a chilenos y argentinos en el paso fronterizo Mamuil Malal
Loading
 
3 de Marzo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 03-03-2015, Gaudium Press) Una vez más chilenos y argentinos se encontraron el pasado fin de semana para celebrar una Eucaristía que desde hace 65 años ocurre en el paso fronterizo Mamuil Malal de Curarrehue, donde se encuentra el venerado Cristo del Tromén, y donde año con año se unen miles de peregrinos procedentes de ambos países.

Diocesis Villarrica2.jpeg
La Misa fue presidida por Mons. Francisco Javier Stegmeier, Obispo de Villarrica, Chile; y concelebrada por Mons. Virgilio Bressanelli SCJ, Obispo de Neuquén, Argentina / Foto: Diócesis de Villarrica.

La Santa Misa, celebrada bajo los pies de la venerada imagen de Jesús Crucificado, estuvo presidida por Mons. Francisco Javier Stegmeier, Obispo de Villarrica, Chile, y concelebrada por Mons. Virgilio Bressanelli SCJ, Obispo de Neuquén, Argentina, quien expresó: "Es hermoso saber que en distintas partes de esta cordillera seguiremos celebrando nuestra hermandad. Esto quiere decir que realmente las fronteras no las hizo Dios sino la realidad humana. Somos una sola familia, familia de Dios. Celebremos siempre ser hermanos entre nosotros para que no haya cordilleras adentro que nos dividan".

Por su parte, el Obispo de Villarrica agradeció la presencia de los miles de fieles que se dieron cita en el paso fronterizo (se calculan más de 2 mil), así como a las parroquias de Chile y Argentina que organizaron la peregrinación. Al concluir la Eucaristía, el prelado anunció que la Misa fronteriza se realizará cada año el primer domingo de marzo.

Solo en una ocasión no se ha realizado esta celebración, y fue en el 2010, año del terremoto en Chile. Como lo recordó el diácono Fernando Javier Gómez, de la parroquia de Nuestra Señora de las Nieves de Junín de los Andes, Argentina, quien fue citado por la agencia AICA: "La única vez que el encuentro no pudo realizarse fue en 2010, a raíz del terremoto que asoló al país trasandino. Sin embargo, ambos pueblos continuamos incluyendo ese sexagésimo encuentro en nuestras memorias ya que no ocurrió físicamente, pero sí lo hicimos espiritualmente".

La Eucaristía en la frontera nació en febrero de 1950, cuando el sacerdote Francisco Subercaseaux, primer chileno capuchino, quien entonces era párroco de Pucón y misionero en la Araucanía Chilena -posteriormente fue Obispo de Osorno-, bendijo la imagen del Cristo Crucificado de Tromén.

Diocesis Villarrica jpg.jpg
Más de 2 mil peregrinos participaron de la Misa en la Frontera / Foto: Diócesis de Villarrica.

El propósito del sacerdote era fortalecer las relaciones de paz entre Argentina y Chile, países que en aquel entonces enfrentaban una fuerte disputa limítrofe. A partir de allí todos los años se reúnen las comunidades de Junín de los Andes, Curarrehue, Pucón y Villarica, quienes oran por la paz y recuerdan al Padre Subercaseaux.

El sacerdote, quien nació en Santiago de Chile el 23 de septiembre de 1908 y falleció en Pucón el 4 de enero de 1982, ya ha sido declarado venerable por el Papa Francisco. Es recordado por su labor misionera que se destacó por su cercanía con el pueblo mapuche y también porque recorrió a pie largas distancias por llanos y cordilleras.

Varias son las obras que él promovió, como el Monasterio de Santa Clara de las hermanas Capuchinas, el Hospital de San Francisco (fundado en 1947), la gruta de Nuestra Señora de Lourdes en Pucón, además del Cristo del Tromén, entre otras.

Con información de AICA y Diócesis de Villarrica.

Loading
Cristo del Tromén reúne a chilenos y argentinos en el paso fronterizo Mamuil Malal

Redacción (Martes, 03-03-2015, Gaudium Press) Una vez más chilenos y argentinos se encontraron el pasado fin de semana para celebrar una Eucaristía que desde hace 65 años ocurre en el paso fronterizo Mamuil Malal de Curarrehue, donde se encuentra el venerado Cristo del Tromén, y donde año con año se unen miles de peregrinos procedentes de ambos países.

Diocesis Villarrica2.jpeg
La Misa fue presidida por Mons. Francisco Javier Stegmeier, Obispo de Villarrica, Chile; y concelebrada por Mons. Virgilio Bressanelli SCJ, Obispo de Neuquén, Argentina / Foto: Diócesis de Villarrica.

La Santa Misa, celebrada bajo los pies de la venerada imagen de Jesús Crucificado, estuvo presidida por Mons. Francisco Javier Stegmeier, Obispo de Villarrica, Chile, y concelebrada por Mons. Virgilio Bressanelli SCJ, Obispo de Neuquén, Argentina, quien expresó: "Es hermoso saber que en distintas partes de esta cordillera seguiremos celebrando nuestra hermandad. Esto quiere decir que realmente las fronteras no las hizo Dios sino la realidad humana. Somos una sola familia, familia de Dios. Celebremos siempre ser hermanos entre nosotros para que no haya cordilleras adentro que nos dividan".

Por su parte, el Obispo de Villarrica agradeció la presencia de los miles de fieles que se dieron cita en el paso fronterizo (se calculan más de 2 mil), así como a las parroquias de Chile y Argentina que organizaron la peregrinación. Al concluir la Eucaristía, el prelado anunció que la Misa fronteriza se realizará cada año el primer domingo de marzo.

Solo en una ocasión no se ha realizado esta celebración, y fue en el 2010, año del terremoto en Chile. Como lo recordó el diácono Fernando Javier Gómez, de la parroquia de Nuestra Señora de las Nieves de Junín de los Andes, Argentina, quien fue citado por la agencia AICA: "La única vez que el encuentro no pudo realizarse fue en 2010, a raíz del terremoto que asoló al país trasandino. Sin embargo, ambos pueblos continuamos incluyendo ese sexagésimo encuentro en nuestras memorias ya que no ocurrió físicamente, pero sí lo hicimos espiritualmente".

La Eucaristía en la frontera nació en febrero de 1950, cuando el sacerdote Francisco Subercaseaux, primer chileno capuchino, quien entonces era párroco de Pucón y misionero en la Araucanía Chilena -posteriormente fue Obispo de Osorno-, bendijo la imagen del Cristo Crucificado de Tromén.

Diocesis Villarrica jpg.jpg
Más de 2 mil peregrinos participaron de la Misa en la Frontera / Foto: Diócesis de Villarrica.

El propósito del sacerdote era fortalecer las relaciones de paz entre Argentina y Chile, países que en aquel entonces enfrentaban una fuerte disputa limítrofe. A partir de allí todos los años se reúnen las comunidades de Junín de los Andes, Curarrehue, Pucón y Villarica, quienes oran por la paz y recuerdan al Padre Subercaseaux.

El sacerdote, quien nació en Santiago de Chile el 23 de septiembre de 1908 y falleció en Pucón el 4 de enero de 1982, ya ha sido declarado venerable por el Papa Francisco. Es recordado por su labor misionera que se destacó por su cercanía con el pueblo mapuche y también porque recorrió a pie largas distancias por llanos y cordilleras.

Varias son las obras que él promovió, como el Monasterio de Santa Clara de las hermanas Capuchinas, el Hospital de San Francisco (fundado en 1947), la gruta de Nuestra Señora de Lourdes en Pucón, además del Cristo del Tromén, entre otras.

Con información de AICA y Diócesis de Villarrica.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

A través de una misiva los prelados comparten el dolor de los que lloran a sus familiares y elevan ...
 
Así como las demás localidades brasileñas, la ciudad de San Pablo festejó los 300 años del desc ...
 
Los Franciscanos de Tierra Santa cumplen 800 años de presencia en Oriente Medio. Para celebrar la f ...
 
Los festejos por los 300 años del encuentro de la Imagen de Nuestra Señora Aparecida en las aguas ...
 
Más de medio millón de personas participaron en la celebración en honor de la Santísima Virgen. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading