Loading
 
 
 
Loading
 
Presidente de episcopado argentino habla de la Fe y el Año de la Misericordia en misa inaugural de Asamblea Plenaria
Loading
 
21 de Abril de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Buenos Aires (Martes, 21-04-2015, Gaudium Press) Mons. José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe de la Veracruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en la homilía de la misa que dio inicio a la 109ª Asamblea del episcopado Argentino abordó el tema de la fe, "primer testimonio en nuestro servicio pastoral, y un don que debemos agradecer y cuidar".

1.jpg
Mons. Arancedo - Foto: Episcopado.org

"La fe no es algo intimista -declaró el Arzobispo de Santa Fe-, ello no pertenecería al designio de Dios: 'que tanto amó al mundo que le envío a su Hijo único' (Jn. 3, 16). Es este mundo concreto el destinatario del amor de Dios. No hay nada en la vida del hombre y en el mundo que sea ajeno a Jesucristo. Él ha venido a salvar al hombre y a sanar su libertad herida por el pecado. La fe nos hace conocer la raíz del mal y nos da la certeza del amor redentor de Dios".

También se refirió al Año Santo de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco, que inicia el próximo 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción y conmemoración de los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II.

"Vamos a vivir un acontecimiento de gracia que tiene su origen en la intimidad de Dios: Dios es amor misericordioso y vimos su cercanía en el rostro de Jesucristo. Hay momentos de la historia, nos dice Francisco, en que estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia del Padre para ser, como Iglesia, signos eficaces de su amor y obrar", expresó el Arzobispo.

El prelado recordó que el Papa "define a la misericordia como la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia", y que esta aseveración "nos compromete a ahondar en la ‘vía de la misericordia'". Mons. Arancedo afirmó igualmente que el Pontífice manifestó "el deseo de que todo el pueblo cristiano reflexione en este Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales", constituyéndose esto en un "desafío para entrar más de lleno en el corazón social del Evangelio".

"Que María Santísima, Nuestra Madre de Luján, nos acompañe en los trabajos de esta Asamblea Plenaria para gloria de Dios y al servicio de nuestros hermanos", concluyó el Arzobispo Arancedo en su homilía.

 

 

 

 

Loading
Presidente de episcopado argentino habla de la Fe y el Año de la Misericordia en misa inaugural de Asamblea Plenaria

Buenos Aires (Martes, 21-04-2015, Gaudium Press) Mons. José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe de la Veracruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en la homilía de la misa que dio inicio a la 109ª Asamblea del episcopado Argentino abordó el tema de la fe, "primer testimonio en nuestro servicio pastoral, y un don que debemos agradecer y cuidar".

1.jpg
Mons. Arancedo - Foto: Episcopado.org

"La fe no es algo intimista -declaró el Arzobispo de Santa Fe-, ello no pertenecería al designio de Dios: 'que tanto amó al mundo que le envío a su Hijo único' (Jn. 3, 16). Es este mundo concreto el destinatario del amor de Dios. No hay nada en la vida del hombre y en el mundo que sea ajeno a Jesucristo. Él ha venido a salvar al hombre y a sanar su libertad herida por el pecado. La fe nos hace conocer la raíz del mal y nos da la certeza del amor redentor de Dios".

También se refirió al Año Santo de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco, que inicia el próximo 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción y conmemoración de los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II.

"Vamos a vivir un acontecimiento de gracia que tiene su origen en la intimidad de Dios: Dios es amor misericordioso y vimos su cercanía en el rostro de Jesucristo. Hay momentos de la historia, nos dice Francisco, en que estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia del Padre para ser, como Iglesia, signos eficaces de su amor y obrar", expresó el Arzobispo.

El prelado recordó que el Papa "define a la misericordia como la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia", y que esta aseveración "nos compromete a ahondar en la ‘vía de la misericordia'". Mons. Arancedo afirmó igualmente que el Pontífice manifestó "el deseo de que todo el pueblo cristiano reflexione en este Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales", constituyéndose esto en un "desafío para entrar más de lleno en el corazón social del Evangelio".

"Que María Santísima, Nuestra Madre de Luján, nos acompañe en los trabajos de esta Asamblea Plenaria para gloria de Dios y al servicio de nuestros hermanos", concluyó el Arzobispo Arancedo en su homilía.

 

 

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Una iniciativa del Ministerio de Educación pone en riesgo la identidad de los centros educativos. ...
 
La mayor proporción de seminaristas por creyentes en el país es expresión de varios factores de ...
 
El mayor tesoro de los fieles es Cristo en la Eucaristía y deberían tener acceso a Él. ...
 
"Tu ayuda importa, tú también eres un templo", fue el lema de la colecta del "Día de los nuevos t ...
 
Esto es lo que asegura el Padre Pat Collins, sacerdote paúl y exorcista, a quien en los últimos a ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading