Loading
 
 
 
Loading
 
"El Buen Pastor es capaz de dar la vida por sus ovejas", dice el obispo de Nuevo Hamburgo, Brasil
Loading
 
27 de Abril de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Nuevo Hamburgo (Lunes, 25-04-2015, Gaudium Press) En su más reciente artículo, Mons. Zeno Hastenteufel, obispo de la Diócesis de Nuevo Hamburgo, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil, dice que normalmente la Iglesia dedica el mes de agosto a las vocaciones, pero ella tiene el cuarto domingo de la Pascua, como el día de oraciones por las vocaciones. El Prelado recuerda que es el domingo del Buen Pastor, en que el propio Jesús se presenta como el pastor que desea apaciguar el rebaño de todos los hijos amados de Dios.

Para el Obispo, la misión de los apóstoles, como testigos del Cristo vivo y resucitado, aparece claramente en la primera lectura, en Pedro, que una vez más habla en nombre de los apóstoles, y explica el milagro de la cura del paralítico: "Quedad sabiendo todos vosotros y todo el pueblo de Israel: es por el nombre de Jesucristo de Nazaret, aquel que vosotros crucificasteis y que Dios resucitó de los muertos, que este hombre está curado, delante de vosotros" (At 4,10). Según Mons. Zeno, no son los apóstoles que hacen milagros, sino es por el nombre de Jesucristo que ellos consiguieron curar al paralítico.

BuenPastor_Gaudium_Press.jpg
El Buen Pastor, Convento de los Descalzos, Lima, Perú

Por último, Pedro aplica el Salmo 117: "Jesús es la piedra que vosotros, los constructores, rechazasteis, y que se tornó la piedra angular. En ningún otro hay salvación, pues no existe debajo del cielo, otro nombre dado a los hombres, por el cual podamos ser salvados" (At 4,11-12).

Además, el Prelado recuerda que en el evangelio de este domingo nosotros nos encontramos con el buen pastor: Jesús hace una distinción fundamental entre el buen pastor, que es dueño de las ovejas, y el mercenario, un empleado que apenas cuida de las ovejas del patrón, por un salario mensual.

"Él apenas trabaja con las ovejas, para ganar un dinerito. En la hora en que el lobo aparece, el mercenario huye, porque no admite ser atacado por el lobo. Ya el pastor, el verdadero dueño de las ovejas, él es capaz de dar la vida por sus ovejas. Como es bueno pertenecer a un rebaño que tiene un pastor como Jesucristo, listo para dar la vida por sus ovejas", evalúa.

Todavía de acuerdo con el Obispo, quien comprendió bien lo que significa este evangelio fue el apóstol San Juan, que era siempre el apóstol amado de Jesús y que, ya en edad avanzada, escribió la Carta que en este domingo nos será presentada, en la segunda lectura, donde escribe: "¡Ved qué grande presente de amor el Padre nos dio: de ser llamados hijos de Dios! ¡Y nosotros lo somos! Si el mundo no nos conoce, es porque no conoció al Padre" (1 Jn 3,1). Él resalta que nosotros no somos apenas rebaño del Cristo Pastor, sino somos, de verdad, hijos amados de Dios.

Para concluir, Mons. Zeno resalta que en este contexto litúrgico nos cabe, en el domingo, motivar a la comunidad cristiana, para que no cese de rezar por las vocaciones, especialmente por vocaciones sacerdotales y religiosas, que continúen anunciando a Cristo resucitado y apaciguando el rebaño del Señor, conseguidas y adquiridas con la sangre derramada en la cruz. Él agrega que en las parroquias se hará la colecta que se destina a los seminarios. (FB)

Loading
"El Buen Pastor es capaz de dar la vida por sus ovejas", dice el obispo de Nuevo Hamburgo, Brasil

Nuevo Hamburgo (Lunes, 25-04-2015, Gaudium Press) En su más reciente artículo, Mons. Zeno Hastenteufel, obispo de la Diócesis de Nuevo Hamburgo, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil, dice que normalmente la Iglesia dedica el mes de agosto a las vocaciones, pero ella tiene el cuarto domingo de la Pascua, como el día de oraciones por las vocaciones. El Prelado recuerda que es el domingo del Buen Pastor, en que el propio Jesús se presenta como el pastor que desea apaciguar el rebaño de todos los hijos amados de Dios.

Para el Obispo, la misión de los apóstoles, como testigos del Cristo vivo y resucitado, aparece claramente en la primera lectura, en Pedro, que una vez más habla en nombre de los apóstoles, y explica el milagro de la cura del paralítico: "Quedad sabiendo todos vosotros y todo el pueblo de Israel: es por el nombre de Jesucristo de Nazaret, aquel que vosotros crucificasteis y que Dios resucitó de los muertos, que este hombre está curado, delante de vosotros" (At 4,10). Según Mons. Zeno, no son los apóstoles que hacen milagros, sino es por el nombre de Jesucristo que ellos consiguieron curar al paralítico.

BuenPastor_Gaudium_Press.jpg
El Buen Pastor, Convento de los Descalzos, Lima, Perú

Por último, Pedro aplica el Salmo 117: "Jesús es la piedra que vosotros, los constructores, rechazasteis, y que se tornó la piedra angular. En ningún otro hay salvación, pues no existe debajo del cielo, otro nombre dado a los hombres, por el cual podamos ser salvados" (At 4,11-12).

Además, el Prelado recuerda que en el evangelio de este domingo nosotros nos encontramos con el buen pastor: Jesús hace una distinción fundamental entre el buen pastor, que es dueño de las ovejas, y el mercenario, un empleado que apenas cuida de las ovejas del patrón, por un salario mensual.

"Él apenas trabaja con las ovejas, para ganar un dinerito. En la hora en que el lobo aparece, el mercenario huye, porque no admite ser atacado por el lobo. Ya el pastor, el verdadero dueño de las ovejas, él es capaz de dar la vida por sus ovejas. Como es bueno pertenecer a un rebaño que tiene un pastor como Jesucristo, listo para dar la vida por sus ovejas", evalúa.

Todavía de acuerdo con el Obispo, quien comprendió bien lo que significa este evangelio fue el apóstol San Juan, que era siempre el apóstol amado de Jesús y que, ya en edad avanzada, escribió la Carta que en este domingo nos será presentada, en la segunda lectura, donde escribe: "¡Ved qué grande presente de amor el Padre nos dio: de ser llamados hijos de Dios! ¡Y nosotros lo somos! Si el mundo no nos conoce, es porque no conoció al Padre" (1 Jn 3,1). Él resalta que nosotros no somos apenas rebaño del Cristo Pastor, sino somos, de verdad, hijos amados de Dios.

Para concluir, Mons. Zeno resalta que en este contexto litúrgico nos cabe, en el domingo, motivar a la comunidad cristiana, para que no cese de rezar por las vocaciones, especialmente por vocaciones sacerdotales y religiosas, que continúen anunciando a Cristo resucitado y apaciguando el rebaño del Señor, conseguidas y adquiridas con la sangre derramada en la cruz. Él agrega que en las parroquias se hará la colecta que se destina a los seminarios. (FB)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading