Loading
 
 
 
Loading
 
Papa explicó lo que es el miedo paralizante y aquello que constituye la alegría cristiana
Loading
 
15 de Mayo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 15-05-2015, Gaudium Press) En su homilía de hoy en la eucaristía que celebra en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló del miedo que paraliza, del temor de Dios y de la alegría cristiana.

"Jesús dice a Pablo: ‘No tengas miedo. Sigue hablando'. El miedo no es una actitud cristiana. Es la actitud - podemos decir - de un alma encarcelada, sin libertad, que no tiene la libertad de mirar hacia adelante, de crear algo, de hacer el bien... no, siempre: ‘No, pero está este peligro, está aquel otro, aquel otro...'. Y esto es un vicio. Y el miedo hace mal".

1.jpg
Foto: L'Osservatore Romano

"No tener miedo es pedir la gracia del coraje, del valor que nos envía el Espíritu Santo":

"Hay comunidades temerosas, que van siempre a lo seguro: ‘No, no, no hacemos esto, no, no, esto no se puede, esto no se puede...'. Parece que sobre la puerta de entrada hemos escrito ‘prohibido': todo está prohibido por el miedo. E tú entras en esta comunidad y el aire está viciado, porque es una comunidad enferma. El miedo enferma a una comunidad. La falta de coraje enferma a una comunidad", expresó el Pontífice.

Diferente de ese miedo es el "temor de Dios" que "es santo, es el temor de la adoración ante el Señor y el temor de Dios es una virtud. Pero el temor de Dios no achica, no debilita, no paraliza: lleva hacia adelante, hacia la misión que el Señor da".

Sobre la alegría cristiana, el Papa recordó la frase del Señor: "Nadie podrá quitarles su alegría". "En los momentos más tristes, en los momentos del dolor" la alegría "se convierte en paz". En este sentido "un cristiano sin alegría no es cristiano. Un cristiano que continuamente vive en la tristeza, no es cristiano. Y a un cristiano que en el momento de las pruebas, de las enfermedades o de tantas dificultades, pierde la paz, le falta algo".

Y continuó profundizando en aquello que constituye la alegría fruto del Espíritu de Dios: "La alegría cristiana no es una simple diversión, no es una alegría pasajera; la alegría cristiana es un don, es un don del Espíritu Santo. Es tener el corazón siempre alegre porque el Señor ha vencido, el Señor reina, el Señor está a la derecha del Padre, el Señor me ha mirado y me ha enviado, y me ha dado su gracia y me ha hecho hijo del Padre... Esa es la alegría cristiana. Un cristiano vive en la alegría".

El Papa concluyó su homilía pidiendo al Señor que retire de los hombre en mal miedo y que nos conceda su alegría y su paz.

Con información de Radio Vaticano

Loading
Papa explicó lo que es el miedo paralizante y aquello que constituye la alegría cristiana

Ciudad del Vaticano (Viernes, 15-05-2015, Gaudium Press) En su homilía de hoy en la eucaristía que celebra en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló del miedo que paraliza, del temor de Dios y de la alegría cristiana.

"Jesús dice a Pablo: ‘No tengas miedo. Sigue hablando'. El miedo no es una actitud cristiana. Es la actitud - podemos decir - de un alma encarcelada, sin libertad, que no tiene la libertad de mirar hacia adelante, de crear algo, de hacer el bien... no, siempre: ‘No, pero está este peligro, está aquel otro, aquel otro...'. Y esto es un vicio. Y el miedo hace mal".

1.jpg
Foto: L'Osservatore Romano

"No tener miedo es pedir la gracia del coraje, del valor que nos envía el Espíritu Santo":

"Hay comunidades temerosas, que van siempre a lo seguro: ‘No, no, no hacemos esto, no, no, esto no se puede, esto no se puede...'. Parece que sobre la puerta de entrada hemos escrito ‘prohibido': todo está prohibido por el miedo. E tú entras en esta comunidad y el aire está viciado, porque es una comunidad enferma. El miedo enferma a una comunidad. La falta de coraje enferma a una comunidad", expresó el Pontífice.

Diferente de ese miedo es el "temor de Dios" que "es santo, es el temor de la adoración ante el Señor y el temor de Dios es una virtud. Pero el temor de Dios no achica, no debilita, no paraliza: lleva hacia adelante, hacia la misión que el Señor da".

Sobre la alegría cristiana, el Papa recordó la frase del Señor: "Nadie podrá quitarles su alegría". "En los momentos más tristes, en los momentos del dolor" la alegría "se convierte en paz". En este sentido "un cristiano sin alegría no es cristiano. Un cristiano que continuamente vive en la tristeza, no es cristiano. Y a un cristiano que en el momento de las pruebas, de las enfermedades o de tantas dificultades, pierde la paz, le falta algo".

Y continuó profundizando en aquello que constituye la alegría fruto del Espíritu de Dios: "La alegría cristiana no es una simple diversión, no es una alegría pasajera; la alegría cristiana es un don, es un don del Espíritu Santo. Es tener el corazón siempre alegre porque el Señor ha vencido, el Señor reina, el Señor está a la derecha del Padre, el Señor me ha mirado y me ha enviado, y me ha dado su gracia y me ha hecho hijo del Padre... Esa es la alegría cristiana. Un cristiano vive en la alegría".

El Papa concluyó su homilía pidiendo al Señor que retire de los hombre en mal miedo y que nos conceda su alegría y su paz.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mañana 7 de diciembre Colombia vive una noche llena de luces, faroles y velitas, gracias a una trad ...
 
Mons. Héctor Aguer lo hizo en su programa de TV semana ...
 
A través de la imposición de las manos del Cardenal Odilo Pedro Scherer, la Arquidiócesis de San ...
 
Por ocasión de los 400 años de fundación de la Congregación de las Escuelas Pías y de los 250 a ...
 
La vidente de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima aspiraba a una mayor exaltación d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading