Loading
 
 
 
Loading
 
"El discípulo misionero sabe colocarse en presencia del Señor", dice el Obispo de Erexim, Brasil
Loading
 
15 de Mayo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Erexim (Viernes, 15-05-2015, Gaudium Press) "Valores que no pasan" es el título del artículo semanal de Mons. José Gislon, Obispo de la Diócesis de Erexim, en Brasil. En su reflexión, el Prelado afirma que Jesucristo, el Hijo de Dios, asumió la condición humana, naciendo y viviendo como miembro de una familia, de un determinado pueblo y en una realidad histórica.

1.jpgSegún el Obispo, los discípulos de Jesús, fieles a Él, llevaron adelante la misión que de él recibieron de anunciar el Evangelio que testimoniaba la vida y la palabra de Jesucristo. Para él, anunciar a Jesús es la misión fundamental de la Iglesia, y, para eso, ella precisa estar insertada en la vida de las personas de cada época y lugar.

"Así, debe saber acoger las alegrías y esperanzas, tristezas y angustias del hombre y de la mujer de hoy. Es preciso que los discípulos misioneros sepan curar y vendar las heridas de aquellos y aquellas que no se sienten acogidos y amados por una sociedad que busca cada vez más la eficiencia y la técnica para aumentar la productividad, para sobrevivir en una sociedad globalizada y altamente competitiva", evalúa.

Además, Mons. Gislon resalta que vivimos una época de transformaciones profundas, lo que no se trata de una época de cambios, sino de un cambio de época, en la cual muchos valores que marcaron profundamente la vida de las personas en la familia y la sociedad tienden a desaparecer o a tornarse menos presentes en la vida social y comunitaria.

"Cambios de época, de hecho, afectan los criterios de comprensión, sus valores más profundos, a partir de los cuales se afirman identidades y se establecen acciones y relaciones, personales y comunitarias", completa él.

Otra cuestión abordada por el Prelado es que en el campo social y económico, los criterios que rigen el mercado regulan también las relaciones humanas. Él resalta que podemos ver crecer a nuestro alrededor las ofrendas que enfatizan la felicidad, la realización y el éxito personal, muchas veces en detrimento del bien común y de la solidaridad, desconsiderando las actitudes altruistas, solidarias y fraternas, comprometidas con el cuidado de la vida, el equilibrio social y la preservación de la naturaleza.

Para concluir, el Obispo refuerza que dentro de este contexto sociocultural, el discípulo misionero del Señor Jesús no se desanima ni se acomoda, sino que sabe colocarse en la presencia del Señor. Él agrega que el misionero cree que el Espíritu Santo es la fuerza de Dios presente en la vida de las personas y de la comunidad eclesial y confía que Él lo conduce, orienta e ilumina.

"Por eso, no deja morir los valores de la solidaridad y la caridad que protegen la vida y alimentan la esperanza y revitalizan los corazones de los hermanos y hermanas que padecen por acciones violentas de los semejantes y por factores de la naturaleza. Gracias a su solidaridad, ellos pueden reavivar la llama de la esperanza para un nuevo mañana", concluye. (FB)

Loading
"El discípulo misionero sabe colocarse en presencia del Señor", dice el Obispo de Erexim, Brasil

Erexim (Viernes, 15-05-2015, Gaudium Press) "Valores que no pasan" es el título del artículo semanal de Mons. José Gislon, Obispo de la Diócesis de Erexim, en Brasil. En su reflexión, el Prelado afirma que Jesucristo, el Hijo de Dios, asumió la condición humana, naciendo y viviendo como miembro de una familia, de un determinado pueblo y en una realidad histórica.

1.jpgSegún el Obispo, los discípulos de Jesús, fieles a Él, llevaron adelante la misión que de él recibieron de anunciar el Evangelio que testimoniaba la vida y la palabra de Jesucristo. Para él, anunciar a Jesús es la misión fundamental de la Iglesia, y, para eso, ella precisa estar insertada en la vida de las personas de cada época y lugar.

"Así, debe saber acoger las alegrías y esperanzas, tristezas y angustias del hombre y de la mujer de hoy. Es preciso que los discípulos misioneros sepan curar y vendar las heridas de aquellos y aquellas que no se sienten acogidos y amados por una sociedad que busca cada vez más la eficiencia y la técnica para aumentar la productividad, para sobrevivir en una sociedad globalizada y altamente competitiva", evalúa.

Además, Mons. Gislon resalta que vivimos una época de transformaciones profundas, lo que no se trata de una época de cambios, sino de un cambio de época, en la cual muchos valores que marcaron profundamente la vida de las personas en la familia y la sociedad tienden a desaparecer o a tornarse menos presentes en la vida social y comunitaria.

"Cambios de época, de hecho, afectan los criterios de comprensión, sus valores más profundos, a partir de los cuales se afirman identidades y se establecen acciones y relaciones, personales y comunitarias", completa él.

Otra cuestión abordada por el Prelado es que en el campo social y económico, los criterios que rigen el mercado regulan también las relaciones humanas. Él resalta que podemos ver crecer a nuestro alrededor las ofrendas que enfatizan la felicidad, la realización y el éxito personal, muchas veces en detrimento del bien común y de la solidaridad, desconsiderando las actitudes altruistas, solidarias y fraternas, comprometidas con el cuidado de la vida, el equilibrio social y la preservación de la naturaleza.

Para concluir, el Obispo refuerza que dentro de este contexto sociocultural, el discípulo misionero del Señor Jesús no se desanima ni se acomoda, sino que sabe colocarse en la presencia del Señor. Él agrega que el misionero cree que el Espíritu Santo es la fuerza de Dios presente en la vida de las personas y de la comunidad eclesial y confía que Él lo conduce, orienta e ilumina.

"Por eso, no deja morir los valores de la solidaridad y la caridad que protegen la vida y alimentan la esperanza y revitalizan los corazones de los hermanos y hermanas que padecen por acciones violentas de los semejantes y por factores de la naturaleza. Gracias a su solidaridad, ellos pueden reavivar la llama de la esperanza para un nuevo mañana", concluye. (FB)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading