Loading
 
 
 
Loading
 
"Cuanto más alguien se relaciona, más persona es", dice el Arzobispo de Puerto Alegre, Brasil
Loading
 
19 de Mayo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Puerto Alegre (Martes, 19-05-2015, Gaudium Press) El título del más reciente artículo de Mons. Dadeus Grings, Arzobispo de la Arquidiócesis de Puerto Alegre, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil, es "La Buena Nueva de la familia". En la reflexión, él afirma que la Iglesia tiene un modelo propio de familia y la proclama como buena nueva para la humanidad.

Según el Prelado, la Iglesia lo hace por dos razones: primero, porque se trata de una obra de Dios, pues el ser humano no fue creado por Dios como individuo, sino como pareja: los creó hombre y mujer, declarando que no era bueno que el hombre viviese solo; segundo, porque la Familia es fuente de gracias y de vida y está basada en un sacramento, señal eficaz y permanente de las gracias divinas, no solo para garantizar su unidad e indisolubilidad, sino también para proporcionar felicidad a sus miembros y amparar la vida que en ella se genera.

"Podemos resumir esta buena nueva en el amor. Implica calor, cariño y convivencia. Viene por eso definida como Iglesia doméstica. S. Juan garantiza que quien ama conoce a Dios, lo que equivale a decir que hace una experiencia de Dios y, consecuentemente, tiene junto a sí, una presencia continua para el amparo, el incentivo y la felicidad", completa.

SagradaFamilia_Gaudium_Press.jpg
Sagrada Familia, vitral en Notre-Dame de París

Él además reforzó que Jesús prometió que estará presente donde dos o más estén reunidos en su nombre y, por eso, antes de instaurar su convivencia matrimonial, que se desea estable y consistente, la pareja cristiana va a la Iglesia a buscar esta presencia inefable y cariñosa.

Para el Arzobispo, la buena nueva de la familia se concretiza en el relacionamiento familiar. Él resalta que el ser humano no es individuo, sino familia, retratando y concretizando cuatro relaciones fundamentales, simbolizando el misterio de la SS. Trinidad: conyugal, paterna, filial y fraterna, concretizadas en las personas queridas de los esposos, los padres, los hijos y los hermanos.

"Es en este calor que la vida humana se desarrolla y realiza. Persona quiere decir relación. Cuanto más alguien se relaciona, más persona es e, inversamente, cuanto más se cierra sobre sí mismo, más individuo y menos persona se torna."

Además, Mons. Dadeus afirma que la Iglesia proclama la buena nueva de la familia. El Papa Juan Pablo II, en la Exhortación Apostólica 'Familiaris Consortio', garantizó que el futuro de la humanidad pasa por la familia. Conforme el Prelado, se trata del modelo de la familia que la Iglesia propone, basada en la Revelación divina y, por eso, el Papa Benedicto XVI declaró este modelo de familia patrimonio de la humanidad, significando que se debe invertir en ella para preservarla y promoverla.

Por último, el Arzobispo enfatiza que la promoción de la familia envuelve cuatro actitudes básicas: primero es preciso amarla, pues es lo que tenemos de más precioso en nuestra vida; segundo, el deber de anunciar esta buena nueva a la humanidad como modo sublime de convivencia y de realización humana; tercero, la preparación para ella, para que produzca los debidos frutos de convivencia y de fecundidad; cuarto, el amparo a las familias en crisis, para que recuperen su ideal original y vuelvan al primer amor, realicen su primer sueño en toda su profundidad y se relacionen de modo cada vez más profundo y amoroso, en el plan de amor conyugal, de la paternidad verdaderamente responsable y la fraternidad acogedora. (FB)

Loading
"Cuanto más alguien se relaciona, más persona es", dice el Arzobispo de Puerto Alegre, Brasil

Puerto Alegre (Martes, 19-05-2015, Gaudium Press) El título del más reciente artículo de Mons. Dadeus Grings, Arzobispo de la Arquidiócesis de Puerto Alegre, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil, es "La Buena Nueva de la familia". En la reflexión, él afirma que la Iglesia tiene un modelo propio de familia y la proclama como buena nueva para la humanidad.

Según el Prelado, la Iglesia lo hace por dos razones: primero, porque se trata de una obra de Dios, pues el ser humano no fue creado por Dios como individuo, sino como pareja: los creó hombre y mujer, declarando que no era bueno que el hombre viviese solo; segundo, porque la Familia es fuente de gracias y de vida y está basada en un sacramento, señal eficaz y permanente de las gracias divinas, no solo para garantizar su unidad e indisolubilidad, sino también para proporcionar felicidad a sus miembros y amparar la vida que en ella se genera.

"Podemos resumir esta buena nueva en el amor. Implica calor, cariño y convivencia. Viene por eso definida como Iglesia doméstica. S. Juan garantiza que quien ama conoce a Dios, lo que equivale a decir que hace una experiencia de Dios y, consecuentemente, tiene junto a sí, una presencia continua para el amparo, el incentivo y la felicidad", completa.

SagradaFamilia_Gaudium_Press.jpg
Sagrada Familia, vitral en Notre-Dame de París

Él además reforzó que Jesús prometió que estará presente donde dos o más estén reunidos en su nombre y, por eso, antes de instaurar su convivencia matrimonial, que se desea estable y consistente, la pareja cristiana va a la Iglesia a buscar esta presencia inefable y cariñosa.

Para el Arzobispo, la buena nueva de la familia se concretiza en el relacionamiento familiar. Él resalta que el ser humano no es individuo, sino familia, retratando y concretizando cuatro relaciones fundamentales, simbolizando el misterio de la SS. Trinidad: conyugal, paterna, filial y fraterna, concretizadas en las personas queridas de los esposos, los padres, los hijos y los hermanos.

"Es en este calor que la vida humana se desarrolla y realiza. Persona quiere decir relación. Cuanto más alguien se relaciona, más persona es e, inversamente, cuanto más se cierra sobre sí mismo, más individuo y menos persona se torna."

Además, Mons. Dadeus afirma que la Iglesia proclama la buena nueva de la familia. El Papa Juan Pablo II, en la Exhortación Apostólica 'Familiaris Consortio', garantizó que el futuro de la humanidad pasa por la familia. Conforme el Prelado, se trata del modelo de la familia que la Iglesia propone, basada en la Revelación divina y, por eso, el Papa Benedicto XVI declaró este modelo de familia patrimonio de la humanidad, significando que se debe invertir en ella para preservarla y promoverla.

Por último, el Arzobispo enfatiza que la promoción de la familia envuelve cuatro actitudes básicas: primero es preciso amarla, pues es lo que tenemos de más precioso en nuestra vida; segundo, el deber de anunciar esta buena nueva a la humanidad como modo sublime de convivencia y de realización humana; tercero, la preparación para ella, para que produzca los debidos frutos de convivencia y de fecundidad; cuarto, el amparo a las familias en crisis, para que recuperen su ideal original y vuelvan al primer amor, realicen su primer sueño en toda su profundidad y se relacionen de modo cada vez más profundo y amoroso, en el plan de amor conyugal, de la paternidad verdaderamente responsable y la fraternidad acogedora. (FB)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Así que la fuerza de la gracia con sus ángeles y apóstoles dispuestos al martirio, se desplazó ...
 
Lejos de declinar, un informe sobre la libertad religiosa en los últimos tres años arroja resultad ...
 
La muestra, que se podrá apreciar hasta el 28 de enero de 2018, tiene como eje central la obra maes ...
 
La Consagración se realizó al término de 54 días de preparación espiritual de la Diócesis. ...
 
El suceso se registró en el Congreso Nacional Mariano del país, el 13 de octubre de 2017. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading