Loading
 
 
 
Loading
 
El núcleo de la misión es poner a todos los hombres en relación personal con Cristo, dijo el Papa
Loading
 
26 de Mayo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Martes, 26-05-2015, Gaudium Press) El Papa Francisco ha hecho público su mensaje para la próxima Jornada Mundial de las Misiones, la 89ª, que será conmemorada el próximo 18 de octubre. El mensaje tiene como fecha simbólica la del domingo pasado, cuando la Iglesia conmemoró la fiesta de Pentecostés.

El Pontifice inicia su mensaje resaltando el estrecho vínculo existente entre vida consagrada y misión, y recordando que la próxima Jornada de las Misiones se da en el contexto del Año de la Vida Consagrada que está trascurriendo. Y aunque "todo bautizado está llamado a dar testimonio del Señor Jesús proclamando la fe que ha recibido como un don, esto es particularmente válido para la persona consagrada, porque entre la vida consagrada y la misión subsiste un fuerte vínculo. El seguimiento de Jesús, que ha dado lugar a la aparición de la vida consagrada en la Iglesia, responde a la llamada a tomar la cruz e ir tras él, a imitar su dedicación al Padre y sus gestos de servicio y de amor, a perder la vida para encontrarla. Y dado que toda la existencia de Cristo tiene un carácter misionero, los hombres y las mujeres que le siguen más de cerca asumen plenamente este mismo carácter".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Para todos, pero más especialmente para los consagrados, "la misión es parte de la 'gramática' de la fe, es algo imprescindible para aquellos que escuchan la voz del Espíritu que susurra 'ven' y 've'. Quien sigue a Cristo se convierte necesariamente en misionero, y sabe que Jesús 'camina con él, habla con él, respira con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera' (Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 266)".

Pasión por Jesús y pasión por su pueblo

"La misión es una pasión por Jesús" y también "pasión por su pueblo". Cuando se considera a Jesús en la cruz, también se percibe que de su corazón traspasado parte un amor que "se extiende a todo el pueblo de Dios y a la humanidad entera". Es una misión que tiene en su centro a Jesucristo y que considera su exigencia: "la donación total de sí mismo a la proclamación del Evangelio".

Hay personas que tienen un llamado especial a la misión, "en las diversas periferias del mundo", y ese apostolado se convierte en su manera de vivir, del cual no se deben desviar. "En los Institutos misioneros los formadores están llamados tanto a indicar clara y honestamente esta perspectiva de vida y de acción como a actuar con autoridad en el discernimiento de las vocaciones misioneras auténticas. Me dirijo especialmente a los jóvenes, que siguen siendo capaces de dar testimonios valientes y de realizar hazañas generosas a veces contra corriente: no dejen que les roben el sueño de una misión auténtica, de un seguimiento de Jesús que implique la donación total de sí mismo", expresa el Pontífice en su mensaje.

Pero, una vez más, no son sólo los consagrados. "Para vivir el testimonio cristiano y los signos del amor del Padre entre los pequeños y los pobres, las personas consagradas están llamadas a promover, en el servicio de la misión, la presencia de los fieles laicos. (...) Es necesario que los misioneros consagrados se abran cada vez con mayor valentía a aquellos que están dispuestos a colaborar con ellos, aunque sea por un tiempo limitado, para una experiencia sobre el terreno. Son hermanos y hermanas que quieren compartir la vocación misionera inherente al Bautismo. Las casas y las estructuras de las misiones son lugares naturales para su acogida y su apoyo humano, espiritual y apostólico".

El Papa, gran promotor de la misión, declara que "también necesita de los múltiples carismas de la vida consagrada, para abordar al vasto horizonte de la evangelización y para poder garantizar una adecuada presencia en las fronteras y territorios alcanzados". En la diversidad de los múltiples carismas resalta también la unidad, que se da en unión con la misión apostólica del sucesor de Pedro.

El Papa concluye sus palabras recordando el texto paulino "Ay de mí si no anuncio el Evangelio" (1 Cor 9, 16), y resaltando la obligacion de todos los servidores de la Palabra "obispos, sacerdotes, religiosos y laicos", "de poner a todos, sin excepción, en una relación personal con Cristo. En el inmenso campo de la acción misionera de la Iglesia, todo bautizado está llamado a vivir lo mejor posible su compromiso, según su situación personal".

Con información de Radio Vaticano

 

 

Loading
El núcleo de la misión es poner a todos los hombres en relación personal con Cristo, dijo el Papa

Ciudad del Vaticano (Martes, 26-05-2015, Gaudium Press) El Papa Francisco ha hecho público su mensaje para la próxima Jornada Mundial de las Misiones, la 89ª, que será conmemorada el próximo 18 de octubre. El mensaje tiene como fecha simbólica la del domingo pasado, cuando la Iglesia conmemoró la fiesta de Pentecostés.

El Pontifice inicia su mensaje resaltando el estrecho vínculo existente entre vida consagrada y misión, y recordando que la próxima Jornada de las Misiones se da en el contexto del Año de la Vida Consagrada que está trascurriendo. Y aunque "todo bautizado está llamado a dar testimonio del Señor Jesús proclamando la fe que ha recibido como un don, esto es particularmente válido para la persona consagrada, porque entre la vida consagrada y la misión subsiste un fuerte vínculo. El seguimiento de Jesús, que ha dado lugar a la aparición de la vida consagrada en la Iglesia, responde a la llamada a tomar la cruz e ir tras él, a imitar su dedicación al Padre y sus gestos de servicio y de amor, a perder la vida para encontrarla. Y dado que toda la existencia de Cristo tiene un carácter misionero, los hombres y las mujeres que le siguen más de cerca asumen plenamente este mismo carácter".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Para todos, pero más especialmente para los consagrados, "la misión es parte de la 'gramática' de la fe, es algo imprescindible para aquellos que escuchan la voz del Espíritu que susurra 'ven' y 've'. Quien sigue a Cristo se convierte necesariamente en misionero, y sabe que Jesús 'camina con él, habla con él, respira con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera' (Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 266)".

Pasión por Jesús y pasión por su pueblo

"La misión es una pasión por Jesús" y también "pasión por su pueblo". Cuando se considera a Jesús en la cruz, también se percibe que de su corazón traspasado parte un amor que "se extiende a todo el pueblo de Dios y a la humanidad entera". Es una misión que tiene en su centro a Jesucristo y que considera su exigencia: "la donación total de sí mismo a la proclamación del Evangelio".

Hay personas que tienen un llamado especial a la misión, "en las diversas periferias del mundo", y ese apostolado se convierte en su manera de vivir, del cual no se deben desviar. "En los Institutos misioneros los formadores están llamados tanto a indicar clara y honestamente esta perspectiva de vida y de acción como a actuar con autoridad en el discernimiento de las vocaciones misioneras auténticas. Me dirijo especialmente a los jóvenes, que siguen siendo capaces de dar testimonios valientes y de realizar hazañas generosas a veces contra corriente: no dejen que les roben el sueño de una misión auténtica, de un seguimiento de Jesús que implique la donación total de sí mismo", expresa el Pontífice en su mensaje.

Pero, una vez más, no son sólo los consagrados. "Para vivir el testimonio cristiano y los signos del amor del Padre entre los pequeños y los pobres, las personas consagradas están llamadas a promover, en el servicio de la misión, la presencia de los fieles laicos. (...) Es necesario que los misioneros consagrados se abran cada vez con mayor valentía a aquellos que están dispuestos a colaborar con ellos, aunque sea por un tiempo limitado, para una experiencia sobre el terreno. Son hermanos y hermanas que quieren compartir la vocación misionera inherente al Bautismo. Las casas y las estructuras de las misiones son lugares naturales para su acogida y su apoyo humano, espiritual y apostólico".

El Papa, gran promotor de la misión, declara que "también necesita de los múltiples carismas de la vida consagrada, para abordar al vasto horizonte de la evangelización y para poder garantizar una adecuada presencia en las fronteras y territorios alcanzados". En la diversidad de los múltiples carismas resalta también la unidad, que se da en unión con la misión apostólica del sucesor de Pedro.

El Papa concluye sus palabras recordando el texto paulino "Ay de mí si no anuncio el Evangelio" (1 Cor 9, 16), y resaltando la obligacion de todos los servidores de la Palabra "obispos, sacerdotes, religiosos y laicos", "de poner a todos, sin excepción, en una relación personal con Cristo. En el inmenso campo de la acción misionera de la Iglesia, todo bautizado está llamado a vivir lo mejor posible su compromiso, según su situación personal".

Con información de Radio Vaticano

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"En este momento de dolor quiero manifestar mi cercanía y oración a toda la querida población mex ...
 
Los periodistas compararon la gran convocatoria con la de eventos como conciertos musicales. ...
 
Se ofrecen una mesa redonda, talleres y exposición, entre los días 19 y 24 de septiembre, en la se ...
 
Con la proximidad de las conmemoraciones por los 300 años del encuentro de la Imagen de Nuestra Se ...
 
¡Alegría! Todos los fieles de la nave gritan: "La Sangre está líquida, la sangre está suelta". ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading