Loading
 
 
 
Loading
 
"Malamente se entendería nuestra cultura si no se enseña el aporte del cristianismo", dijo Vicario para la Educación en Chile
Loading
 
26 de Mayo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Santiago (Martes, 26-05-2015, Gaudium Press) "Enseñar o no religión", es el título de la carta que el Vicario para la Educación de la Conferencia Episcopal de Chile, padre Tomás Scherz dirigió al periódico El Mercurio, el pasado domingo 24 de mayo, en que se refirió al debate que se ha suscitado en algunos medios de prensa sobre la enseñanza de religión en los colegios públicos.

Transcribimos la misiva:

Señor director:

El señor Agustín Squella, en su columna del viernes pasado, considera no conveniente enseñar religión en los establecimientos públicos. Lo afirma comentando, con su agudeza de siempre, un documento en el cual sostengo exactamente lo contrario; esto es, que la clase de religión es necesaria, obviamente, para los estudiantes cuyos padres han optado voluntariamente por ella.

¿Por qué ofrecerla? La libertad religiosa consiste en que el Estado no puede imponer un credo determinado; pero también debe proveer las condiciones que permitan disfrutar de ella. Es lo mismo no tener un derecho que tenerlo y no poder ejercerlo. Así, nuestros alumnos deben tener la posibilidad de aprender la religión de sus padres y abuelos. Lo contrario es condenarlos a tener una educación pública sin religión o una particular con ella.

Educar religiosamente es principalmente tarea de los padres; a cumplir en el hogar, templo, mezquita o sinagoga. Es evidente, empero, que la educación formal se hace fundamentalmente en la escuela. Una dimensión esencial de la formación es cívica, moral y espiritual. Además, malamente se entendería nuestra cultura si no se enseña el aporte del cristianismo. En el mundo han renacido las religiones. Ello lo vemos desde la presencia del Islam, en Oriente y Occidente, hasta en los debates acerca de la vida.

Si nuestros hijos no conocen en qué consisten las creencias de sus padres y la de los otros, ¿podrán saber bien quienes son y aspiran a ser?

El profesor Squella duda de si se deba "adoctrinar" a los hijos antes que piensen por sí mismos. Comparto su aprensión, sobre todo cuando se entiende "adoctrinar" por una suerte de justificación teórica de una ideología teórica de una ideología. Pero precisamente es lo que debiera ser una clase de religión. La religión, incluso la confesional, es la comprensión de una búsqueda de Dios y que el hombre ha tenido desde que es hombre. ¿En qué consiste educar a un hijo? ¿Solo enseñarles matemática, lectoescritura y ciencias? La educación es transmisión de la sabiduría acumulada y por el mundo que nos vio nacer y que nos verá morir. Y también su misión crítica.

Pero prescindir de ella en el proceso educativo es cerrarse precisamente a una fuente que la experiencia histórica y contemporánea ha considerado de las más importantes para el cultivo de lo humano. Concedo que se pueda hablar de una moralidad sin referir a Dios, pero lo religioso no se acaba en la mera consideración de lo moral. Con todo, la religión no es solo esperanza de vida eterna, sino que anhelo de justicia consumada. Ella dice que este mundo no es absoluto y que el verdugo no tendrá la última palabra.

Agradezco al señor Squella sus preguntas religiosas, que ojalá podamos seguir discutiéndolas en el colegio particular y público.

 

Loading
"Malamente se entendería nuestra cultura si no se enseña el aporte del cristianismo", dijo Vicario para la Educación en Chile

Santiago (Martes, 26-05-2015, Gaudium Press) "Enseñar o no religión", es el título de la carta que el Vicario para la Educación de la Conferencia Episcopal de Chile, padre Tomás Scherz dirigió al periódico El Mercurio, el pasado domingo 24 de mayo, en que se refirió al debate que se ha suscitado en algunos medios de prensa sobre la enseñanza de religión en los colegios públicos.

Transcribimos la misiva:

Señor director:

El señor Agustín Squella, en su columna del viernes pasado, considera no conveniente enseñar religión en los establecimientos públicos. Lo afirma comentando, con su agudeza de siempre, un documento en el cual sostengo exactamente lo contrario; esto es, que la clase de religión es necesaria, obviamente, para los estudiantes cuyos padres han optado voluntariamente por ella.

¿Por qué ofrecerla? La libertad religiosa consiste en que el Estado no puede imponer un credo determinado; pero también debe proveer las condiciones que permitan disfrutar de ella. Es lo mismo no tener un derecho que tenerlo y no poder ejercerlo. Así, nuestros alumnos deben tener la posibilidad de aprender la religión de sus padres y abuelos. Lo contrario es condenarlos a tener una educación pública sin religión o una particular con ella.

Educar religiosamente es principalmente tarea de los padres; a cumplir en el hogar, templo, mezquita o sinagoga. Es evidente, empero, que la educación formal se hace fundamentalmente en la escuela. Una dimensión esencial de la formación es cívica, moral y espiritual. Además, malamente se entendería nuestra cultura si no se enseña el aporte del cristianismo. En el mundo han renacido las religiones. Ello lo vemos desde la presencia del Islam, en Oriente y Occidente, hasta en los debates acerca de la vida.

Si nuestros hijos no conocen en qué consisten las creencias de sus padres y la de los otros, ¿podrán saber bien quienes son y aspiran a ser?

El profesor Squella duda de si se deba "adoctrinar" a los hijos antes que piensen por sí mismos. Comparto su aprensión, sobre todo cuando se entiende "adoctrinar" por una suerte de justificación teórica de una ideología teórica de una ideología. Pero precisamente es lo que debiera ser una clase de religión. La religión, incluso la confesional, es la comprensión de una búsqueda de Dios y que el hombre ha tenido desde que es hombre. ¿En qué consiste educar a un hijo? ¿Solo enseñarles matemática, lectoescritura y ciencias? La educación es transmisión de la sabiduría acumulada y por el mundo que nos vio nacer y que nos verá morir. Y también su misión crítica.

Pero prescindir de ella en el proceso educativo es cerrarse precisamente a una fuente que la experiencia histórica y contemporánea ha considerado de las más importantes para el cultivo de lo humano. Concedo que se pueda hablar de una moralidad sin referir a Dios, pero lo religioso no se acaba en la mera consideración de lo moral. Con todo, la religión no es solo esperanza de vida eterna, sino que anhelo de justicia consumada. Ella dice que este mundo no es absoluto y que el verdugo no tendrá la última palabra.

Agradezco al señor Squella sus preguntas religiosas, que ojalá podamos seguir discutiéndolas en el colegio particular y público.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los prelados desmintieron una supuesta condena de la muerte de los líderes terroristas durante enfr ...
 
Niños de todas las edades oraron el Santo Rosario a las 9 am del miércoles 18 de octubre. ...
 
La muerte solo se explica, y se enfrenta con base en la fe dejada por Cristo. Él es la esperanza an ...
 
La consagración busca una salida celestial a la situación local que se ha deteriorado progresivame ...
 
La Hermana Gloria Cecilia Narváez, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmac ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading