Loading
 
 
 
Loading
 
Escapulario de la Virgen Flor del Carmelo – II Parte
Loading
 
21 de Julio de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 21-07-2015, Gaudium Press) De entre todos los "negocios" de que nos ocupamos en esta vida, hay uno de tan gran importancia que debe ser tratado con absoluta prioridad, bajo pena de fracasar en todos los otros: ¡Nuestra salvación eterna!

Cierto día, un reportero resolvió hacer en varias ciudades una pesquisa sobre este asunto. Recorriendo las calles, preguntaba a los transeúntes: "¿Usted quiere ir al Cielo o al Infierno?" Impactadas, las personas respondían, casi sin reflexionar: "¡Claro que quiero ir al Cielo!" Y seguían adelante... Algunos, nuestro reportero conseguía retener por un instante más y hacer la segunda pregunta: "¿Cuáles los medios que usted emplea para alcanzar tan grande felicidad?"

Resultado de la pesquisa: 100% quieren ir al Cielo. ¡Sin embargo, menos de 1% se preocupa sobre qué hacer para allá llegar allá!

1.jpg
"El Escapulario es esencialmente un ‘hábito'.
Quien lo recibe es agregado o asociado
en un grado más o menos íntimo a la Orden
del Carmen, dedicada al servicio de la
Virgen para el bien de toda la Iglesia.
(San Juan Pablo II)

Son abundantes esos medios. Vamos aquí indicar uno de los más eficaces, que la Madre de Misericordia pone a disposición de todos, sin ninguna excepción. Quien se juzgue indigno, por ser gran pecador, acuérdese lo que dijo Jesús: "Yo no vine a llamar a los justos, sino a los pecadores" (Lc 5, 32).

Se trata del uso del Escapulario del Carmen, recomendado por varios Papas y Santos. Uno de estos, San Claudio de La Colombière, afirma: "No basta decir que el Escapulario es una señal de salvación. Yo sustento que no hay otro que haga tan cierta nuestra predestinación".

Los grandes privilegios del Escapulario

El día 16 de julio de 1251, San Simón Stock suplicaba a Nuestra Señora ayuda para resolver un problema de la Orden Carmelita, de la cual era el Prior General. Mientras él rezaba, la Virgen se le apareció, trayendo el Escapulario en las manos, y dijo estas confortadoras palabras: "Hijo dilectísimo, recibe el Escapulario de tu Orden, señal especial de mi amistad fraterna, privilegio para ti y todos los carmelitas. Aquellos que mueran con este Escapulario no padecerán el fuego del Infierno. Es señal de salvación, amparo y protección en los peligros, y alianza de paz para siempre". La Iglesia asumió el Escapulario e hizo de él una de las devociones más difundidas entre el pueblo de Dios.

En nuestra época de supersticiones, no es superfluo aclarar que el Escapulario está lejos de ser una señal "mágica" de salvación. No es una especie de amuleto cuyo uso nos dispensa de las exigencias de la vida cristiana. No basta, por tanto, cargarlo al cuello y decir: "¡Estoy salvado!"

Es verdad que Nuestra Señora no puso condición alguna al hacer su promesa. Simplemente afirma: "Quien muera con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno". No obstante, para beneficiarse de este privilegio, es preciso usar el Escapulario con recta intención. En este caso, si en la hora de la muerte la persona está en estado de pecado, Nuestra Señora providenciará, de alguna forma, que ella se arrepienta y reciba los sacramentos. ¡Y en esto la misericordia de la Madre de Dios se muestra verdaderamente insondable!

Algunos ejemplos atestiguan de modo elocuente esta verdad

Viajando en automóvil en compañía de un obispo, el autor de este artículo vio una mujer entrar distraída en la carretera y ser aplastada por un enorme vehículo cuyo chofer no tuvo tiempo de frenar. El obispo mandó parar el automóvil, descendió apresuradamente, dio la absolución sacramental y administró la unción de los enfermos a la mujer agonizante. Después comentó conmovido: "Ella estaba con el Escapulario del Carmen. ¡Ciertamente fue Nuestra Señora quien providenció que un obispo estuviese pasando por aquí, justo en este momento!"

Un caso diferente - narrado por Mons. Marcos Barbosa en la obra "El Escapulario de Nuestra Señora del Carmen" - pasó en Inglaterra. A la hora de la muerte, un caballero conocido por su gran impiedad, en vez de pedir a Dios perdón por sus pecados, blasfemaba diciendo: "¡Quiero el infierno y el diablo!". Los presentes, horrorizados, llamaron a San Simón Stock, el cual tomó el Escapulario y lo extendió sobre el blasfemador. Inmediatamente este se arrepintió y pidió los sacramentos.

Según antigua y piadosa tradición, la Santísima Virgen, apareciendo al Papa Juan XXII, prometió librar del Purgatorio, en el primer sábado después de la muerte, a todos los que portaren devotamente el Escapulario. Este es el llamado "privilegio sabatino". Para beneficiarse de él es preciso mantener la castidad según el propio estado, recitar el Pequeño Oficio de la Inmaculada o rezar un rosario todos los días.

Y más: cada vez que el devoto bese el Escapulario con piedad, haciendo un pedido a la Santísima Virgen, recibe una indulgencia parcial, esto es, la remisión de una parte de las penas que debía cumplir en el Purgatorio.

2.jpg
"No basta decir que el Escapulario es una
señal de salvación. Yo sustento que
no hay otro que haga tan cierta
nuestra predestinación".
San Claudio de La Colombière

Quien usa el Escapulario puede beneficiarse también de indulgencia plenaria (remisión de todas las penas del Purgatorio) en el día en que lo recibe, en la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, 16 de julio; de San Elías, 20 de julio; Santa Teresita, 1º de octubre; de los santos carmelitas, 14 de noviembre; San Juan de la Cruz, 14 de diciembre; San Simón Stock, 16 de mayo.

Protección en los peligros de la vida cotidiana

Nuestra Señora, la mejor de todas las madres, quiere para sus devotos hijos no solamente los beneficios espirituales, sino también los temporales. Así, quien porta su Escapulario recibe de Ella una protección especial en los peligros de la vida cotidiana.

Son innumerables los ejemplos de ese desvelo de la Virgen Madre por sus hijos. Mons. Marcos Barbosa, en la obra mencionada arriba, narra dos bien interesantes.

En Santo André, Brasil, una niña de 5 años cayó dentro de un pozo de 20 metros de profundidad. Una hora después, fue encontrada flotando sobre el agua, con el Escapulario en el cuello. La familia, naturalmente, atribuyó el hecho a la protección de la Madre del Carmelo.

En San Pablo, Brasil, un joven de 15 años, al atravesar en bicicleta una vía férrea, fue golpeado por el tren. Pasado todo el tren, él se levantó ileso y, besando conmovido su Escapulario, exclamaba: "Solo tuve tiempo de gritar: ‘¡Nuestra Señora del Carmen!' ¡Fue el escapulario de Ella que me salvó!"

Señal de alianza con Nuestra Señora

El Escapulario es una señal de alianza con Nuestra Señora, y expresa nuestra consagración a Ella. Su uso es un poderoso medio de enfervorizar a los que viven en estado de gracia y de convertir los pecadores. Dios no deja sin recompensa ningún beneficio hecho a una persona necesitada, incluso un simple pedazo de pan dado a un indigente. Imagine, pues, ¡cómo Él recompensará a quien ayuda en la salvación de un alma! ¡Sea, por tanto, usted también, un ardoroso propagador del santo Escapulario! Nuestra Señora le retribuirá con toda especie de gracias y favores ya en esta tierra; y más todavía en el Cielo.

Por Monseñor João Clá Dias, EP

 

Loading
Escapulario de la Virgen Flor del Carmelo – II Parte

Redacción (Martes, 21-07-2015, Gaudium Press) De entre todos los "negocios" de que nos ocupamos en esta vida, hay uno de tan gran importancia que debe ser tratado con absoluta prioridad, bajo pena de fracasar en todos los otros: ¡Nuestra salvación eterna!

Cierto día, un reportero resolvió hacer en varias ciudades una pesquisa sobre este asunto. Recorriendo las calles, preguntaba a los transeúntes: "¿Usted quiere ir al Cielo o al Infierno?" Impactadas, las personas respondían, casi sin reflexionar: "¡Claro que quiero ir al Cielo!" Y seguían adelante... Algunos, nuestro reportero conseguía retener por un instante más y hacer la segunda pregunta: "¿Cuáles los medios que usted emplea para alcanzar tan grande felicidad?"

Resultado de la pesquisa: 100% quieren ir al Cielo. ¡Sin embargo, menos de 1% se preocupa sobre qué hacer para allá llegar allá!

1.jpg
"El Escapulario es esencialmente un ‘hábito'.
Quien lo recibe es agregado o asociado
en un grado más o menos íntimo a la Orden
del Carmen, dedicada al servicio de la
Virgen para el bien de toda la Iglesia.
(San Juan Pablo II)

Son abundantes esos medios. Vamos aquí indicar uno de los más eficaces, que la Madre de Misericordia pone a disposición de todos, sin ninguna excepción. Quien se juzgue indigno, por ser gran pecador, acuérdese lo que dijo Jesús: "Yo no vine a llamar a los justos, sino a los pecadores" (Lc 5, 32).

Se trata del uso del Escapulario del Carmen, recomendado por varios Papas y Santos. Uno de estos, San Claudio de La Colombière, afirma: "No basta decir que el Escapulario es una señal de salvación. Yo sustento que no hay otro que haga tan cierta nuestra predestinación".

Los grandes privilegios del Escapulario

El día 16 de julio de 1251, San Simón Stock suplicaba a Nuestra Señora ayuda para resolver un problema de la Orden Carmelita, de la cual era el Prior General. Mientras él rezaba, la Virgen se le apareció, trayendo el Escapulario en las manos, y dijo estas confortadoras palabras: "Hijo dilectísimo, recibe el Escapulario de tu Orden, señal especial de mi amistad fraterna, privilegio para ti y todos los carmelitas. Aquellos que mueran con este Escapulario no padecerán el fuego del Infierno. Es señal de salvación, amparo y protección en los peligros, y alianza de paz para siempre". La Iglesia asumió el Escapulario e hizo de él una de las devociones más difundidas entre el pueblo de Dios.

En nuestra época de supersticiones, no es superfluo aclarar que el Escapulario está lejos de ser una señal "mágica" de salvación. No es una especie de amuleto cuyo uso nos dispensa de las exigencias de la vida cristiana. No basta, por tanto, cargarlo al cuello y decir: "¡Estoy salvado!"

Es verdad que Nuestra Señora no puso condición alguna al hacer su promesa. Simplemente afirma: "Quien muera con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno". No obstante, para beneficiarse de este privilegio, es preciso usar el Escapulario con recta intención. En este caso, si en la hora de la muerte la persona está en estado de pecado, Nuestra Señora providenciará, de alguna forma, que ella se arrepienta y reciba los sacramentos. ¡Y en esto la misericordia de la Madre de Dios se muestra verdaderamente insondable!

Algunos ejemplos atestiguan de modo elocuente esta verdad

Viajando en automóvil en compañía de un obispo, el autor de este artículo vio una mujer entrar distraída en la carretera y ser aplastada por un enorme vehículo cuyo chofer no tuvo tiempo de frenar. El obispo mandó parar el automóvil, descendió apresuradamente, dio la absolución sacramental y administró la unción de los enfermos a la mujer agonizante. Después comentó conmovido: "Ella estaba con el Escapulario del Carmen. ¡Ciertamente fue Nuestra Señora quien providenció que un obispo estuviese pasando por aquí, justo en este momento!"

Un caso diferente - narrado por Mons. Marcos Barbosa en la obra "El Escapulario de Nuestra Señora del Carmen" - pasó en Inglaterra. A la hora de la muerte, un caballero conocido por su gran impiedad, en vez de pedir a Dios perdón por sus pecados, blasfemaba diciendo: "¡Quiero el infierno y el diablo!". Los presentes, horrorizados, llamaron a San Simón Stock, el cual tomó el Escapulario y lo extendió sobre el blasfemador. Inmediatamente este se arrepintió y pidió los sacramentos.

Según antigua y piadosa tradición, la Santísima Virgen, apareciendo al Papa Juan XXII, prometió librar del Purgatorio, en el primer sábado después de la muerte, a todos los que portaren devotamente el Escapulario. Este es el llamado "privilegio sabatino". Para beneficiarse de él es preciso mantener la castidad según el propio estado, recitar el Pequeño Oficio de la Inmaculada o rezar un rosario todos los días.

Y más: cada vez que el devoto bese el Escapulario con piedad, haciendo un pedido a la Santísima Virgen, recibe una indulgencia parcial, esto es, la remisión de una parte de las penas que debía cumplir en el Purgatorio.

2.jpg
"No basta decir que el Escapulario es una
señal de salvación. Yo sustento que
no hay otro que haga tan cierta
nuestra predestinación".
San Claudio de La Colombière

Quien usa el Escapulario puede beneficiarse también de indulgencia plenaria (remisión de todas las penas del Purgatorio) en el día en que lo recibe, en la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, 16 de julio; de San Elías, 20 de julio; Santa Teresita, 1º de octubre; de los santos carmelitas, 14 de noviembre; San Juan de la Cruz, 14 de diciembre; San Simón Stock, 16 de mayo.

Protección en los peligros de la vida cotidiana

Nuestra Señora, la mejor de todas las madres, quiere para sus devotos hijos no solamente los beneficios espirituales, sino también los temporales. Así, quien porta su Escapulario recibe de Ella una protección especial en los peligros de la vida cotidiana.

Son innumerables los ejemplos de ese desvelo de la Virgen Madre por sus hijos. Mons. Marcos Barbosa, en la obra mencionada arriba, narra dos bien interesantes.

En Santo André, Brasil, una niña de 5 años cayó dentro de un pozo de 20 metros de profundidad. Una hora después, fue encontrada flotando sobre el agua, con el Escapulario en el cuello. La familia, naturalmente, atribuyó el hecho a la protección de la Madre del Carmelo.

En San Pablo, Brasil, un joven de 15 años, al atravesar en bicicleta una vía férrea, fue golpeado por el tren. Pasado todo el tren, él se levantó ileso y, besando conmovido su Escapulario, exclamaba: "Solo tuve tiempo de gritar: ‘¡Nuestra Señora del Carmen!' ¡Fue el escapulario de Ella que me salvó!"

Señal de alianza con Nuestra Señora

El Escapulario es una señal de alianza con Nuestra Señora, y expresa nuestra consagración a Ella. Su uso es un poderoso medio de enfervorizar a los que viven en estado de gracia y de convertir los pecadores. Dios no deja sin recompensa ningún beneficio hecho a una persona necesitada, incluso un simple pedazo de pan dado a un indigente. Imagine, pues, ¡cómo Él recompensará a quien ayuda en la salvación de un alma! ¡Sea, por tanto, usted también, un ardoroso propagador del santo Escapulario! Nuestra Señora le retribuirá con toda especie de gracias y favores ya en esta tierra; y más todavía en el Cielo.

Por Monseñor João Clá Dias, EP

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/71661--Escapulario-de-la-Virgen-Flor-del-Carmelo--ndash--II-Parte. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La iniciativa avanza en el Parlamento con una votación de 277 contra 134 en el Sejm (Cámara Baja). ...
 
La tumba del santo chileno fue visitada el martes 16 por el Papa Francisco en el marco del viaje apo ...
 
En alocución de hace dos días, el presidente pidió abrir investigación al Arzobispo de Barquisim ...
 
A partir del día 20 de enero, en la Arquidiócesis de Évora, en Portugal, la parroquia de Nuestra ...
 
A esta advocación también se le atribuye haber multiplicado el vino en una casa donde se conmemora ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading