Loading
 
 
 
Loading
 
Devotos argentinos celebran al Señor y la Virgen del Milagro en la Catedral de Salta
Loading
 
28 de Julio de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Salta (Martes, 28-07-2015, Gaudium Press) El pasado sábado 25 de julio se revivió en Argentina una tradición que data de 1592: cientos de devotos llegaron a la Catedral de Salta para entronizar las veneradas imágenes del Señor y la Virgen del Milagro, bellamente adornadas con flores. El Arzobispo de Salta, Mons. Mario Cargnello, destacó en su homilía esta manifestación de fe que "se percibe en el aire y en el corazón de la gente".

MILAGRO SALTA GAUDIUM PRESS.JPG
Ceremonia de Entronización del Señor y la Virgen del Milagro en la Catedral de Salta. Foto: Arzobispado de Salta.
La ceremonia se llevó a cabo en las horas de la tarde y contó con su propio himno para este año, basado en el lema "Jesucristo, Señor del Milagro, te necesitamos". Los fieles agitaron pañuelos blancos durante la entronización solemne y formaron largas hileras para presentarse ante las imágenes y exponer al Señor y la Santísima Virgen sus necesidades y agradecimientos.

Abrirse a la abundancia del milagro

"Esta ceremonia de apertura de los tiempos del Milagro, en la que entronizamos las imágenes benditas y tan queridas del Señor y la Virgen del Milagro", explicó Mons. Cargnello, "renueva en nuestro corazón la experiencia que marca la vida de nuestro pueblo, de nuestras familias, de las instituciones y de cada uno de nosotros".

El Evangelio del día, víspera del domingo, correspondió a la multiplicación de los panes y los peces, que el prelado relacionó con la generosidad de Dios con sus devotos. "Dejémonos llenar por la abundancia, por la gratuidad que significa el Milagro, como expresión de un Dios que se acerca a nosotros", exhortó. "No tengamos miedo de abrirle la puerta de nuestro corazón, de nuestras familias y de nuestra comunidad".

El Arzobispo invitó a los fieles a no temer pedir a Dios las más grandes gracias posibles, animados con la fe en su magnanimidad. "No seamos mezquinos para medir lo que Dios quiera darnos, vivamos intensamente el tiempo del Milagro y Él obrará en nosotros el milagro de hacernos mejores", invitó.

El Milagro

La imagen del Señor del Milagro fue donada a Salta por el Obispo de Córdoba del Tucumán, Mons. Francisco de Victoria, en 1592. Elaborada en España, nunca se supo de la suerte del barco que debía traerla, y la imagen llegó flotando a un puerto de Perú. Al llegar a su destino, fue colocada en la sacristía de la iglesia, y por tanto permaneció 100 años sin ser venerada públicamente.

En 1692, una serie de fuertes temblores hizo caer una imagen de la Santísima Virgen desde su nicho a tres metros de altura, sin que sufriera daño alguno, aunque los devotos notaron que había perdido el color de su rostro. La imagen fue llevada al frente del templo y allí se hicieron evidentes varios cambios en el color de la imagen. El Cristo que había permanecido sin ser venerado fue sacado en procesión y los fieles le pidieron que cesaran los temblores, hecho que aconteció al amanecer del día siguiente. Los salteños atribuyeron la preservación de la ciudad a la intercesión de María ante Jesucristo y ambas imágenes recibieron el nombre "del Milagro".

Con información de Arquidiócesis de Salta y AICA.

 

Loading
Devotos argentinos celebran al Señor y la Virgen del Milagro en la Catedral de Salta

Salta (Martes, 28-07-2015, Gaudium Press) El pasado sábado 25 de julio se revivió en Argentina una tradición que data de 1592: cientos de devotos llegaron a la Catedral de Salta para entronizar las veneradas imágenes del Señor y la Virgen del Milagro, bellamente adornadas con flores. El Arzobispo de Salta, Mons. Mario Cargnello, destacó en su homilía esta manifestación de fe que "se percibe en el aire y en el corazón de la gente".

MILAGRO SALTA GAUDIUM PRESS.JPG
Ceremonia de Entronización del Señor y la Virgen del Milagro en la Catedral de Salta. Foto: Arzobispado de Salta.
La ceremonia se llevó a cabo en las horas de la tarde y contó con su propio himno para este año, basado en el lema "Jesucristo, Señor del Milagro, te necesitamos". Los fieles agitaron pañuelos blancos durante la entronización solemne y formaron largas hileras para presentarse ante las imágenes y exponer al Señor y la Santísima Virgen sus necesidades y agradecimientos.

Abrirse a la abundancia del milagro

"Esta ceremonia de apertura de los tiempos del Milagro, en la que entronizamos las imágenes benditas y tan queridas del Señor y la Virgen del Milagro", explicó Mons. Cargnello, "renueva en nuestro corazón la experiencia que marca la vida de nuestro pueblo, de nuestras familias, de las instituciones y de cada uno de nosotros".

El Evangelio del día, víspera del domingo, correspondió a la multiplicación de los panes y los peces, que el prelado relacionó con la generosidad de Dios con sus devotos. "Dejémonos llenar por la abundancia, por la gratuidad que significa el Milagro, como expresión de un Dios que se acerca a nosotros", exhortó. "No tengamos miedo de abrirle la puerta de nuestro corazón, de nuestras familias y de nuestra comunidad".

El Arzobispo invitó a los fieles a no temer pedir a Dios las más grandes gracias posibles, animados con la fe en su magnanimidad. "No seamos mezquinos para medir lo que Dios quiera darnos, vivamos intensamente el tiempo del Milagro y Él obrará en nosotros el milagro de hacernos mejores", invitó.

El Milagro

La imagen del Señor del Milagro fue donada a Salta por el Obispo de Córdoba del Tucumán, Mons. Francisco de Victoria, en 1592. Elaborada en España, nunca se supo de la suerte del barco que debía traerla, y la imagen llegó flotando a un puerto de Perú. Al llegar a su destino, fue colocada en la sacristía de la iglesia, y por tanto permaneció 100 años sin ser venerada públicamente.

En 1692, una serie de fuertes temblores hizo caer una imagen de la Santísima Virgen desde su nicho a tres metros de altura, sin que sufriera daño alguno, aunque los devotos notaron que había perdido el color de su rostro. La imagen fue llevada al frente del templo y allí se hicieron evidentes varios cambios en el color de la imagen. El Cristo que había permanecido sin ser venerado fue sacado en procesión y los fieles le pidieron que cesaran los temblores, hecho que aconteció al amanecer del día siguiente. Los salteños atribuyeron la preservación de la ciudad a la intercesión de María ante Jesucristo y ambas imágenes recibieron el nombre "del Milagro".

Con información de Arquidiócesis de Salta y AICA.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La propuesta, inspirada en el mensaje para la 1ª Jornada Mundial de los Pobres, ocurrirá del 23 de ...
 
La dedicación ocurrió el domingo 10 de diciembre, festividad mariana de la Virgen de Loreto. ...
 
El acto religioso incluye la presentación de las credenciales ante las autoridades eclesiásticas d ...
 
El templo, que tiene la dignidad de Basílica Menor, destaca su significado espiritual y su dedicaci ...
 
El Domo de la Trinidad representa a la Santísima Trinidad y la Santísima Virgen, acompañados de A ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading