Loading
 
 
 
Loading
 
Joven de Saltillo, México, muere en brazos del Obispo en el lugar de su asesinato
Loading
 
11 de Agosto de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Saltillo (Martes, 11-08-2015, Gaudium Press) Un joven de 25 años de edad encontró la muerte de manera inesperada cuando dos criminales lo asaltaron para robar su celular en el centro de la ciudad de Saltillo, México. Sin embargo, en esta tragedia también encontró la salvación, ya que cerca del lugar se encontraba su Obispo, Mons. Raúl Vera López, quien fue testigo de parte de los hechos y quien acudió para auxiliarlo e impartirle los sacramentos durante los últimos instantes de su vida.

OBISPO SALTILLO GAUDIUM PRESS.JPG
El Obispo de Saltillo, México, Mons. Raúl Vera.
Arturo Alejandro Obregón Martínez se disponía a cruzar una calle junto a un amigo de la familia en las horas de la noche, cuando fueron abordados por dos criminales que lo golpearon brutalmente en la nuca. El joven cayó a la vía inmediatamente y los vehículos alcanzaron a frenar para no arrollarlo. La intervención rápida de varios testigos evitó que los maleantes se llevaran los teléfonos celulares de los asaltados y éstos huyeron de inmediato.

Mons. Raúl Vera se encontraba cerca del lugar de los hechos, siendo testigo de parte de los acontecimientos. Al darse cuenta del peligro de muerte del muchacho lo asistió espiritualmente y se mantuvo en todo momento en el lugar de los hechos hasta la llegada tardía de los organismos de emergencias. Según los reportes del periódico local Zócalo, el joven murió en brazos del Obispo.

En situaciones de peligro inminente de muerte, un sacerdote puede administrar el sacramento de la Penitencia aun cuando el creyente no tenga tiempo de vida suficiente o capacidad de confesar verbalmente sus culpas. En estos casos el presbítero puede pronunciar sobre el moribundo la fórmula de absolución sacramental, omitiendo las demás partes del rito. Si no se encuentra presente un sacerdote, se aconseja motivar a la persona a realizar un acto de contrición perfecta con el fin de que dedique los últimos instantes de su vida a pedir perdón de manera sincera a Dios por los pecados que haya cometido y confiar en la misericordia de Dios la salvación de su alma.

Con información de Zócalo.

 

Loading
Joven de Saltillo, México, muere en brazos del Obispo en el lugar de su asesinato

Saltillo (Martes, 11-08-2015, Gaudium Press) Un joven de 25 años de edad encontró la muerte de manera inesperada cuando dos criminales lo asaltaron para robar su celular en el centro de la ciudad de Saltillo, México. Sin embargo, en esta tragedia también encontró la salvación, ya que cerca del lugar se encontraba su Obispo, Mons. Raúl Vera López, quien fue testigo de parte de los hechos y quien acudió para auxiliarlo e impartirle los sacramentos durante los últimos instantes de su vida.

OBISPO SALTILLO GAUDIUM PRESS.JPG
El Obispo de Saltillo, México, Mons. Raúl Vera.
Arturo Alejandro Obregón Martínez se disponía a cruzar una calle junto a un amigo de la familia en las horas de la noche, cuando fueron abordados por dos criminales que lo golpearon brutalmente en la nuca. El joven cayó a la vía inmediatamente y los vehículos alcanzaron a frenar para no arrollarlo. La intervención rápida de varios testigos evitó que los maleantes se llevaran los teléfonos celulares de los asaltados y éstos huyeron de inmediato.

Mons. Raúl Vera se encontraba cerca del lugar de los hechos, siendo testigo de parte de los acontecimientos. Al darse cuenta del peligro de muerte del muchacho lo asistió espiritualmente y se mantuvo en todo momento en el lugar de los hechos hasta la llegada tardía de los organismos de emergencias. Según los reportes del periódico local Zócalo, el joven murió en brazos del Obispo.

En situaciones de peligro inminente de muerte, un sacerdote puede administrar el sacramento de la Penitencia aun cuando el creyente no tenga tiempo de vida suficiente o capacidad de confesar verbalmente sus culpas. En estos casos el presbítero puede pronunciar sobre el moribundo la fórmula de absolución sacramental, omitiendo las demás partes del rito. Si no se encuentra presente un sacerdote, se aconseja motivar a la persona a realizar un acto de contrición perfecta con el fin de que dedique los últimos instantes de su vida a pedir perdón de manera sincera a Dios por los pecados que haya cometido y confiar en la misericordia de Dios la salvación de su alma.

Con información de Zócalo.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/72185-Joven-de-Saltillo--Mexico--muere-en-brazos-del-Obispo-en-el-lugar-de-su-asesinato. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mons. Armando Colín reafirmó la invitación que hizo el Papa Francisco en Fátima de rezar siempre ...
 
El domingo 22 de octubre, ante imagen peregrina de la Virgen y reliquia del Papa Polaco, se celebró ...
 
El purpurado intervino en el I Congreso Interdiocesano de Educación de las Diócesis de Segorbe-Cas ...
 
Existen notables cambios entre los países con mayor número católicos desde el año 2000. ...
 
El galardón reconoce el trabajo de periodistas y comunicadores que han promovido y difundido los va ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading