Loading
 
 
 
Loading
 
Arzobispo de La Plata, Argentina: "Hay que desarmar la actual estructura delictiva"
Loading
 
8 de Septiembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

La Plata (Martes, 08-09-2015, Gaudium Press) El Arzobispo de La Plata, Argentina, Mons. Héctor Aguer, al hablar sobre el tema de la inseguridad afirmó que "necesitamos desarmar la actual estructura delictual, porque el país no puede vivir así". Propuso "hacer una campaña de difusión de los 10 Mandamientos de la Ley de Dios, porque "mucha gente los ha olvidado. Por ejemplo: no robar, no levantar falso testimonio ni mentir, no codiciar los bienes ajenos..."

"No nos indignemos vanamente, ni nos resignemos; tomemos en serio estas realidades que tienen que dolernos; podemos rezar por esto y hacer todo lo posible en nuestro ámbito para que esto cambie, porque puede cambiar", dijo.

"He visto una mamá que manda a su chico a robar en una tienda mientras ella lo espera afuera, y tantos otros casos", graficó. Al referirse a la alarma en la sociedad por la inseguridad, Mons. Aguer afirmó que la proliferación del delito también se da está dando en las clases modestas de la sociedad: "Y da mucha pena que el delito prolifere entre los más pobres, que éstos -jóvenes especialmente- se inclinen, o sean empujados por las circunstancias a delinquir", lamentó.

Tras afirmar que "hay algo acá que no funciona", enumeró que lo que ocurre tiene que ver "con problemas familiares, con problemas educacionales, con problemas sociales, con la marginalidad que crece y de la cual parece que no se puede rescatar a muchos".

Monseñor Aguer advirtió también que el problema de la droga "hace estragos en las jóvenes generaciones y en los barrios marginales, olvidados. Conozco casos de los cuales tengo que preocuparme por mi oficio pastoral: veo que esos chicos van presos, quedan en una fiscalía las causas demoradas; no se sabe si van a ir a juicio oral o a juicio abreviado, y así pasa y pasa el tiempo".

"¿Y los chorros verdaderos de guante blanco, los grandes delincuentes dónde están? ¿Van presos?, se preguntó y señaló que "éste es otro problema sobre lo cual se está hablando mucho en la Argentina de hoy".

"¡Cuántos negociados y que se conocen! El tema de la coima, por ejemplo, y el camino que sigue la coima. En muchas ocasiones y en muchos organismos oficiales se conoce el camino de la coima: dónde está la puerta, por dónde sigue y adónde llega", indicó.

El prelado consideró que hay que preguntarse "cómo desarmamos esta estructura delictual, porque el país no puede vivir así", al afirmar que "la inmensa mayoría de los argentinos no vive así y no quiere vivir así".

Monseñor Aguer propuso "hacer una campaña de difusión de los 10 Mandamientos de la Ley de Dios. Cuando éramos chicos en la catequesis nos hacían aprenderlos de memoria (no sé si ahora los chicos en el catecismo los aprenden; espero que sí). Pero mucha gente los ha olvidado. Por ejemplo: no robar, no levantar falso testimonio ni mentir, no codiciar los bienes ajenos..."

"Estas cosas son para pensarlas. No nos indignemos vanamente, ni nos resignemos; tomemos en serio estas realidades que tienen que dolernos; podemos rezar por esto y hacer todo lo posible en nuestro ámbito para que esto cambie, porque puede cambiar", concluyó.

Con información de Aica

 

 

Loading
Arzobispo de La Plata, Argentina: "Hay que desarmar la actual estructura delictiva"

La Plata (Martes, 08-09-2015, Gaudium Press) El Arzobispo de La Plata, Argentina, Mons. Héctor Aguer, al hablar sobre el tema de la inseguridad afirmó que "necesitamos desarmar la actual estructura delictual, porque el país no puede vivir así". Propuso "hacer una campaña de difusión de los 10 Mandamientos de la Ley de Dios, porque "mucha gente los ha olvidado. Por ejemplo: no robar, no levantar falso testimonio ni mentir, no codiciar los bienes ajenos..."

"No nos indignemos vanamente, ni nos resignemos; tomemos en serio estas realidades que tienen que dolernos; podemos rezar por esto y hacer todo lo posible en nuestro ámbito para que esto cambie, porque puede cambiar", dijo.

"He visto una mamá que manda a su chico a robar en una tienda mientras ella lo espera afuera, y tantos otros casos", graficó. Al referirse a la alarma en la sociedad por la inseguridad, Mons. Aguer afirmó que la proliferación del delito también se da está dando en las clases modestas de la sociedad: "Y da mucha pena que el delito prolifere entre los más pobres, que éstos -jóvenes especialmente- se inclinen, o sean empujados por las circunstancias a delinquir", lamentó.

Tras afirmar que "hay algo acá que no funciona", enumeró que lo que ocurre tiene que ver "con problemas familiares, con problemas educacionales, con problemas sociales, con la marginalidad que crece y de la cual parece que no se puede rescatar a muchos".

Monseñor Aguer advirtió también que el problema de la droga "hace estragos en las jóvenes generaciones y en los barrios marginales, olvidados. Conozco casos de los cuales tengo que preocuparme por mi oficio pastoral: veo que esos chicos van presos, quedan en una fiscalía las causas demoradas; no se sabe si van a ir a juicio oral o a juicio abreviado, y así pasa y pasa el tiempo".

"¿Y los chorros verdaderos de guante blanco, los grandes delincuentes dónde están? ¿Van presos?, se preguntó y señaló que "éste es otro problema sobre lo cual se está hablando mucho en la Argentina de hoy".

"¡Cuántos negociados y que se conocen! El tema de la coima, por ejemplo, y el camino que sigue la coima. En muchas ocasiones y en muchos organismos oficiales se conoce el camino de la coima: dónde está la puerta, por dónde sigue y adónde llega", indicó.

El prelado consideró que hay que preguntarse "cómo desarmamos esta estructura delictual, porque el país no puede vivir así", al afirmar que "la inmensa mayoría de los argentinos no vive así y no quiere vivir así".

Monseñor Aguer propuso "hacer una campaña de difusión de los 10 Mandamientos de la Ley de Dios. Cuando éramos chicos en la catequesis nos hacían aprenderlos de memoria (no sé si ahora los chicos en el catecismo los aprenden; espero que sí). Pero mucha gente los ha olvidado. Por ejemplo: no robar, no levantar falso testimonio ni mentir, no codiciar los bienes ajenos..."

"Estas cosas son para pensarlas. No nos indignemos vanamente, ni nos resignemos; tomemos en serio estas realidades que tienen que dolernos; podemos rezar por esto y hacer todo lo posible en nuestro ámbito para que esto cambie, porque puede cambiar", concluyó.

Con información de Aica

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Estamos a pocos días de la visita apostólica del Papa Francisco a Myanmar y la expectativa por el ...
 
Los homenajes se enmarcan en la festividad de la Patrona, que ha ocurrido el 21 de noviembre, pero t ...
 
"Esta fecha es la fiesta de las contemplativas", expresó la Madre Priora, Sor Marie Gemma. ...
 
Ocho religiosos se ven obligados a dejar un enorme monasterio y buscar un lugar reitado en el norte ...
 
La Junta de Andalucía aprobó la restauración después de haberse realizado y multó a las religio ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading