Loading
 
 
 
Loading
 
Maristas en Siria no desean informar sobre la guerra: no quieren acostumbrarnos al horror
Loading
 
18 de Septiembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Alepo (Viernes, 18-09-2015, Gaudium Press) Una inusual noticia fue reportada desde Siria por la agencia Fides, órgano de información de las Obras Misionales Pontificias: la menor colaboración de una de sus fuentes de información sobre la situación de los cristianos en medio del conflicto. Si bien los periodistas suelen ser reacios a transmitir al público este tipo de intimidades sobre el oficio, el motivo alegado por los religiosos Maristas de Siria para cesar sus informes es digno de reflexión: No quieren acostumbrar a los católicos al horror de la guerra.

ALEPO SIRIA GAUDIUM PRESS.jpg
Un excesivo informe sobre los hechos de violencia podría insensibilizar a los creyentes sobre la gravedad de la realidad en Oriente Medio. Foto: Cerniglia.
"Si no os escribimos con la frecuencia habitual nuestras cartas desde Alepo, aunque ustedes, amigos nuestros, nos siguen pidiendo noticias, es porque creemos que la repetición de la denuncia de los crímenes cometidos y del sufrimiento de los sirios, corre el riesgo de convertirse en algo banal", comentaron los religiosos en su más reciente carta dirigida a la agencia. "Tenemos miedo de que, a fuerza de leer las atrocidades que se cometen en Siria, se pierda la capacidad de indignarse, resignándose a aceptar lo inaceptable, y de esta manera nosotros nos convertimos en cierta manera en parte responsables de la penalización del horror".

El hermano y Dr. Nabil Antaki, quien tradicionalmente reporta los hechos de las comunidades cercanas a la congregación, recordó algunos de los casos de los hechos más crueles de violencia en la región y la forma como la reacción de la opinión pública es insuficiente o es diferente de acuerdo a las condiciones de las víctimas. De la misma manera criticó la falta de información con la cual se opina desde el exterior sobre asuntos muy complejos como la permanencia o migración de los cristianos desde sus lugares de origen.

El Dr. Antaki, miembro de la comunidad Marista de Alepo y director de uno de los dos últimos hospitales en funcionamiento en la ciudad, ha relatado anteriormente las condiciones de vida de los habitantes de Siria. La escasez de combustibles, la atención de los heridos de la guerra, los riesgos que corren los habitantes y la atención caritativa de la Iglesia a todas las personas, sin distinción, hacen parte de las comunicaciones habituales del religioso, que, como informó, se han hecho más esporádicas para impedir que la realidad de violencia haga insensibles a los creyentes.

Con información de Fides.

 

Loading
Maristas en Siria no desean informar sobre la guerra: no quieren acostumbrarnos al horror

Alepo (Viernes, 18-09-2015, Gaudium Press) Una inusual noticia fue reportada desde Siria por la agencia Fides, órgano de información de las Obras Misionales Pontificias: la menor colaboración de una de sus fuentes de información sobre la situación de los cristianos en medio del conflicto. Si bien los periodistas suelen ser reacios a transmitir al público este tipo de intimidades sobre el oficio, el motivo alegado por los religiosos Maristas de Siria para cesar sus informes es digno de reflexión: No quieren acostumbrar a los católicos al horror de la guerra.

ALEPO SIRIA GAUDIUM PRESS.jpg
Un excesivo informe sobre los hechos de violencia podría insensibilizar a los creyentes sobre la gravedad de la realidad en Oriente Medio. Foto: Cerniglia.
"Si no os escribimos con la frecuencia habitual nuestras cartas desde Alepo, aunque ustedes, amigos nuestros, nos siguen pidiendo noticias, es porque creemos que la repetición de la denuncia de los crímenes cometidos y del sufrimiento de los sirios, corre el riesgo de convertirse en algo banal", comentaron los religiosos en su más reciente carta dirigida a la agencia. "Tenemos miedo de que, a fuerza de leer las atrocidades que se cometen en Siria, se pierda la capacidad de indignarse, resignándose a aceptar lo inaceptable, y de esta manera nosotros nos convertimos en cierta manera en parte responsables de la penalización del horror".

El hermano y Dr. Nabil Antaki, quien tradicionalmente reporta los hechos de las comunidades cercanas a la congregación, recordó algunos de los casos de los hechos más crueles de violencia en la región y la forma como la reacción de la opinión pública es insuficiente o es diferente de acuerdo a las condiciones de las víctimas. De la misma manera criticó la falta de información con la cual se opina desde el exterior sobre asuntos muy complejos como la permanencia o migración de los cristianos desde sus lugares de origen.

El Dr. Antaki, miembro de la comunidad Marista de Alepo y director de uno de los dos últimos hospitales en funcionamiento en la ciudad, ha relatado anteriormente las condiciones de vida de los habitantes de Siria. La escasez de combustibles, la atención de los heridos de la guerra, los riesgos que corren los habitantes y la atención caritativa de la Iglesia a todas las personas, sin distinción, hacen parte de las comunicaciones habituales del religioso, que, como informó, se han hecho más esporádicas para impedir que la realidad de violencia haga insensibles a los creyentes.

Con información de Fides.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Muchas veces se relaciona belleza con imagen. Pero estas son distinguibles, a pesar de no separables ...
 
Las jornadas han tenido lugar del 18 al 21 de septiembre por iniciativa de la Comisión Episcopal de ...
 
Mons. Héctor Aguer emitió un decreto para recordar a las instituciones que observen, con toda fid ...
 
La conversión es necesaria en todos, ya que "nuestros hermanos que han muerto no eran más pecadore ...
 
El congreso se desarrollará los días 12 y 13 de octubre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading