Loading
 
 
 
Loading
 
Una leyenda medieval…
Loading
 
18 de Septiembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción - (Viernes, 18-09-2015, Gaudium Press)  En un reino distante, un hombre fue condenado a muerte. ¿Qué crimen había cometido? No se sabe. En el momento de la ejecución, cuando la lámina estaba lista para caer, se oyó un grito, venido del medio del pueblo: "¡Este hombre no debe morir!". Un magistrado allí presente en seguida identificó al interpelador, y le preguntó: "¿Con qué autoridad interrumpes a este acto?". El hombre respondió que el reo era inocente. Se creó, entonces, un pequeño alboroto.

Leyenda medieval.jpg

Por una eventualidad, el rey, la reina y algunos nobles, pasaban por los alrededores y, al percibir la confusión, resolvieron aproximarse. Después de oír las explicaciones, la reina se volvió para el rey y le suplicó: "Creo en la inocencia de este condenado, porque nadie defendería con tanta osadía una mentira. Os pido que vuelvas atrás con la sentencia".

Buscando resolver la situación de la forma más rápida posible, uno de los nobles se acordó de una ley que permitía la liberación de un condenado, si alguien lo salvase pagando mil quinientas libras. En atención a la soberana, los presentes resolvieron dar lo que cada uno tenía en el momento, a fin de obtener la suma exigida. Después de reunir todo, vieron que faltaban apenas cuatro libras. Pero nadie tenía más nada.

En vista de eso, el verdugo resolvió revisar al reo y, sorprendido, encontró en su bolsillo el dinero necesario. Puesto en libertad, el ex-reo cayó a los pies de los monarcas, con profunda gratitud y reverencia.

¿Quién es este hombre que, en la inminencia de su ejecución, fue salvado por la bondad del rey, por la intercesión de la reina y la ayuda de los otros?

Cualquiera de nosotros. En la hora de nuestra muerte, en nuestro juicio, lo que nos salvará será la misericordia de Dios, la intercesión de la Santísima Virgen y los méritos de los santos. ¡Pero todo esto de nada nos valdrá si no llevamos con nosotros por lo menos "cuatro libras" de buenas obras!

Por Ir. Mariella Emily Abreu Antunes, EP
(Del Instituto Filosófico-Teológico Santa Escolástica - IFTE)

 

Loading
Una leyenda medieval…

Redacción - (Viernes, 18-09-2015, Gaudium Press)  En un reino distante, un hombre fue condenado a muerte. ¿Qué crimen había cometido? No se sabe. En el momento de la ejecución, cuando la lámina estaba lista para caer, se oyó un grito, venido del medio del pueblo: "¡Este hombre no debe morir!". Un magistrado allí presente en seguida identificó al interpelador, y le preguntó: "¿Con qué autoridad interrumpes a este acto?". El hombre respondió que el reo era inocente. Se creó, entonces, un pequeño alboroto.

Leyenda medieval.jpg

Por una eventualidad, el rey, la reina y algunos nobles, pasaban por los alrededores y, al percibir la confusión, resolvieron aproximarse. Después de oír las explicaciones, la reina se volvió para el rey y le suplicó: "Creo en la inocencia de este condenado, porque nadie defendería con tanta osadía una mentira. Os pido que vuelvas atrás con la sentencia".

Buscando resolver la situación de la forma más rápida posible, uno de los nobles se acordó de una ley que permitía la liberación de un condenado, si alguien lo salvase pagando mil quinientas libras. En atención a la soberana, los presentes resolvieron dar lo que cada uno tenía en el momento, a fin de obtener la suma exigida. Después de reunir todo, vieron que faltaban apenas cuatro libras. Pero nadie tenía más nada.

En vista de eso, el verdugo resolvió revisar al reo y, sorprendido, encontró en su bolsillo el dinero necesario. Puesto en libertad, el ex-reo cayó a los pies de los monarcas, con profunda gratitud y reverencia.

¿Quién es este hombre que, en la inminencia de su ejecución, fue salvado por la bondad del rey, por la intercesión de la reina y la ayuda de los otros?

Cualquiera de nosotros. En la hora de nuestra muerte, en nuestro juicio, lo que nos salvará será la misericordia de Dios, la intercesión de la Santísima Virgen y los méritos de los santos. ¡Pero todo esto de nada nos valdrá si no llevamos con nosotros por lo menos "cuatro libras" de buenas obras!

Por Ir. Mariella Emily Abreu Antunes, EP
(Del Instituto Filosófico-Teológico Santa Escolástica - IFTE)

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/73153-Una-leyenda-medieval-hellip--. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Desafiando las bajas temperaturas del frente frío, los devotos se congregan en la Basílica de Guad ...
 
Los prelados afirmaron que "se ha hecho justicia" al conseguir la devolución de las obras de arte s ...
 
La obra de San Maximiliano María Kolbe, un ejército espiritual de consagrados a la Santísima Virg ...
 
El concierto será dirigido por el fundador del Coro de la Diócesis de Roma, Mons. Frisina, en la B ...
 
La ceremonia ocurrirá el viernes 15 de diciembre. La Ermita será considerada la menor basílica de ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading