Loading
 
 
 
Loading
 
En la Casa Santa Marta, el Papa Francisco contrapone al Jonás obediente con el Jonás terco
Loading
 
6 de Octubre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Martes, 06-10-2015, Gaudium Press) En su homilía en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco comentó la primera lectura, tomada del libro de Jonás, y resaltó la conversión de la ciudad de Nínive gracias a la predicación del profeta."Realmente hace un milagro, porque en este caso él ha dejado de lado su terquedad y ha obedecido a la voluntad de Dios, y ha hecho lo que el Señor le había mandado".

Nínive, por lo tanto, se convierte y ante esta conversión, Jonás, que en ese momento "no es dócil al Espíritu de Dios, se enfada": "Jonás - dijo el Papa - sintió una gran tristeza y se desdeñó". E, incluso, "reprende al Señor".

La historia de Jonás y Nínive, se estructura en tres capítulos: el primero "es la resistencia a la misión que el Señor le confía"; el segundo "es la obediencia, y cuando se obedece se hacen milagros. La obediencia a la voluntad de Dios y Nínive se convierte". En el tercer capítulo, "hay una resistencia a la misericordia de Dios".

"Esas palabras: ‘Señor, ¿no era esto quizás lo que yo decía cuando estaba en mi pueblo? Porque Tú eres un Dios misericordioso y clemente', y yo he hecho todo el trabajo de predicar, he hecho mi trabajo bien hecho, ¿Y Tú les perdonas? Y el corazón con esa dureza que no deja entrar la misericordia de Dios", expresó el Papa.

"Y este drama -recordó Francisco- también Jesús lo ha vivido con los doctores de la Ley, que no entendía por qué Él no dejó que lapidaran a aquella mujer adúltera, cuando Él iba a cenar con los publicanos y pecadores: no lo entendían. No entendían la misericordia. ‘Tú eres misericordioso y clemente'". En el Salmo que hoy hemos rezado, prosiguió el Santo Padre, nos sugiere "esperar en el Señor, porque en el Señor hay misericordia, y en Él hay abundante redención".

"Cercanos al inicio del Año de la Misericordia, roguemos al Señor que nos ayude a entender cómo es su Corazón, lo que significa ‘misericordia', qué quiere decir cuando Él dice: ‘¡Misericordia quiero, y no sacrificio!' Y por eso, en la oración Colecta de la Misa hemos rezado mucho con esa frase tan hermosa: ‘Derrama sobre nosotros tu misericordia', porque solo se comprende la misericordia de Dios cuando se ha vertido sobre nosotros, sobre nuestros pecados, sobre nuestro miserias...".

 

 

Loading
En la Casa Santa Marta, el Papa Francisco contrapone al Jonás obediente con el Jonás terco

Ciudad del Vaticano (Martes, 06-10-2015, Gaudium Press) En su homilía en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco comentó la primera lectura, tomada del libro de Jonás, y resaltó la conversión de la ciudad de Nínive gracias a la predicación del profeta."Realmente hace un milagro, porque en este caso él ha dejado de lado su terquedad y ha obedecido a la voluntad de Dios, y ha hecho lo que el Señor le había mandado".

Nínive, por lo tanto, se convierte y ante esta conversión, Jonás, que en ese momento "no es dócil al Espíritu de Dios, se enfada": "Jonás - dijo el Papa - sintió una gran tristeza y se desdeñó". E, incluso, "reprende al Señor".

La historia de Jonás y Nínive, se estructura en tres capítulos: el primero "es la resistencia a la misión que el Señor le confía"; el segundo "es la obediencia, y cuando se obedece se hacen milagros. La obediencia a la voluntad de Dios y Nínive se convierte". En el tercer capítulo, "hay una resistencia a la misericordia de Dios".

"Esas palabras: ‘Señor, ¿no era esto quizás lo que yo decía cuando estaba en mi pueblo? Porque Tú eres un Dios misericordioso y clemente', y yo he hecho todo el trabajo de predicar, he hecho mi trabajo bien hecho, ¿Y Tú les perdonas? Y el corazón con esa dureza que no deja entrar la misericordia de Dios", expresó el Papa.

"Y este drama -recordó Francisco- también Jesús lo ha vivido con los doctores de la Ley, que no entendía por qué Él no dejó que lapidaran a aquella mujer adúltera, cuando Él iba a cenar con los publicanos y pecadores: no lo entendían. No entendían la misericordia. ‘Tú eres misericordioso y clemente'". En el Salmo que hoy hemos rezado, prosiguió el Santo Padre, nos sugiere "esperar en el Señor, porque en el Señor hay misericordia, y en Él hay abundante redención".

"Cercanos al inicio del Año de la Misericordia, roguemos al Señor que nos ayude a entender cómo es su Corazón, lo que significa ‘misericordia', qué quiere decir cuando Él dice: ‘¡Misericordia quiero, y no sacrificio!' Y por eso, en la oración Colecta de la Misa hemos rezado mucho con esa frase tan hermosa: ‘Derrama sobre nosotros tu misericordia', porque solo se comprende la misericordia de Dios cuando se ha vertido sobre nosotros, sobre nuestros pecados, sobre nuestro miserias...".

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Lejos de declinar, un informe sobre la libertad religiosa en los últimos tres años arroja resultad ...
 
La muestra, que se podrá apreciar hasta el 28 de enero de 2018, tiene como eje central la obra maes ...
 
La Consagración se realizó al término de 54 días de preparación espiritual de la Diócesis. ...
 
El suceso se registró en el Congreso Nacional Mariano del país, el 13 de octubre de 2017. ...
 
La vida y obra del Padre Donizetti Tavares de Lima, que recientemente fue declarado venerable por el ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading