Loading
 
 
 
Loading
 
¿Es posible sentir a Jesús en la Comunión?
Loading
 
9 de Octubre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 09-10-2015, Gaudium Press) Nuestro Señor Jesucristo está verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento. Sin embargo, no lo está sensiblemente, o sea, no lo podemos oír, ver o tocar, pues está oculto bajo las Sagradas Especies. Dios así quiso para que, por los méritos de la fe, obtuviésemos la salvación eterna.

1.jpgImaginemos si esto no fuese así, y si Nuestro Señor se hiciese perceptible a nuestros sentidos; si nosotros pudiésemos ver, por ejemplo, "un pequeño movimiento de su mano divina, y observar su pulso, considerando que allí pulsa el Sagrado Corazón de Jesús, una vez que la pulsación del Corazón se refleja en las venas" [1]; o si pudiésemos oír su santa voz, grave, seria y muy suave al mismo tiempo, diciéndonos palabras de consolación, o incluso de corrección. ¡Qué respeto, qué júbilo, qué alegría no tendríamos en relación a ese sublime Sacramento!

Ahora, Nuestro Señor está en la Hostia; nosotros no lo vemos, pero creemos. Al llegar la hora de la comunión en la Santa Misa cuántas veces pensamos: "Ahora voy a comulgar, y Jesús estará realmente presente en mí. ¿Será que Él no me va decir nada?" ¡Sí! En el interior de nuestras almas, Él dirá: "Mi hijo, cuando dos están juntos, uno siente al otro. ¿Será que cuando Yo estoy en ti no sientes nada? Oye el lenguaje silencioso de mi presencia, que no te habla a los oídos. ¡Presta atención en Mí! Yo estoy en ti, la gracia te habla. ¿Tú no sientes nada?"[2]

Ya decía un sabio sacerdote del siglo XIX: "Voz de Cristo, voz misteriosa de la gracia que resonáis en el silencio de los corazones, vosotros murmuráis en el fondo de nuestras consciencias palabras de dulzura y paz". [3] Es un silencio que dice mucho más que mil palabras; "es algo que comunica luz, amor, fuerza. Y permanece en nuestra alma, aunque para muchos parezca ser pasajero". [4] A pesar de que no lo podemos percibir a través de los sentidos, Él no deja de hablarnos al alma, y de enriquecernos con su presencia. A cada comunión que, por los ruegos de María Santísima, recibimos, la inteligencia se torna más perspicaz para los asuntos de la fe, el amor a Dios y a lo sobrenatural, y crecen nuestras fuerzas para vencer las tentaciones y hacer sacrificios. De la misma manera la voluntad de luchar contra nuestros pecados y malas inclinaciones, se multiplican por sí mismas. [5]

En esta vida, puede sernos una prueba el hecho de no poder ver a Nuestro Señor en la Eucaristía. Sin embargo, si estamos firmes en la fe, y somos ardorosos devotos de ese sublime Sacramento, en la vida futura eso nos será motivo de gran alegría, como dice San Pedro: "De este modo, vuestra fe será probada como siendo verdadera, más preciosa que el oro perecedero, que es probado en el fuego, y alcanzará alabanza, honra y gloria, en el día de la manifestación de Jesucristo. Sin haber visto al Señor, vosotros lo amáis. Sin verlo todavía, en él creéis. Eso será para vosotros fuente de alegría indecible y gloriosa, pues obtendréis aquello en que creéis: vuestra salvación". (I Pd 1, 7-9)

Seamos asiduos frecuentadores de las Santas Misas, fervorosos "oyentes" de las misteriosas voces divinas que claman en nosotros, sea en medio de las consolaciones o durante las pruebas, y, en el Cielo, podremos, en fin, ver, sentir y hasta incluso abrazar a Nuestro Señor Jesucristo durante toda la Eternidad.

Por Bruna Almeida Piva
________________________________________
[1] CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. A Eucaristia, eixo da piedade católica. Dr. Plinio, São Paulo, n. 156, mar. 2011, p. 30.
[2] Cf. Loc. cit.
[3] SAINT-LAURENT, Thomas de. O livro da Confiança. São Paulo: Teixeira, [s. d.], p. 9.
[4] CORRÊA DE OLIVEIRA. Op. cit., p. 30.
[5] Cf. Loc. cit.

Loading
¿Es posible sentir a Jesús en la Comunión?

Redacción (Viernes, 09-10-2015, Gaudium Press) Nuestro Señor Jesucristo está verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento. Sin embargo, no lo está sensiblemente, o sea, no lo podemos oír, ver o tocar, pues está oculto bajo las Sagradas Especies. Dios así quiso para que, por los méritos de la fe, obtuviésemos la salvación eterna.

1.jpgImaginemos si esto no fuese así, y si Nuestro Señor se hiciese perceptible a nuestros sentidos; si nosotros pudiésemos ver, por ejemplo, "un pequeño movimiento de su mano divina, y observar su pulso, considerando que allí pulsa el Sagrado Corazón de Jesús, una vez que la pulsación del Corazón se refleja en las venas" [1]; o si pudiésemos oír su santa voz, grave, seria y muy suave al mismo tiempo, diciéndonos palabras de consolación, o incluso de corrección. ¡Qué respeto, qué júbilo, qué alegría no tendríamos en relación a ese sublime Sacramento!

Ahora, Nuestro Señor está en la Hostia; nosotros no lo vemos, pero creemos. Al llegar la hora de la comunión en la Santa Misa cuántas veces pensamos: "Ahora voy a comulgar, y Jesús estará realmente presente en mí. ¿Será que Él no me va decir nada?" ¡Sí! En el interior de nuestras almas, Él dirá: "Mi hijo, cuando dos están juntos, uno siente al otro. ¿Será que cuando Yo estoy en ti no sientes nada? Oye el lenguaje silencioso de mi presencia, que no te habla a los oídos. ¡Presta atención en Mí! Yo estoy en ti, la gracia te habla. ¿Tú no sientes nada?"[2]

Ya decía un sabio sacerdote del siglo XIX: "Voz de Cristo, voz misteriosa de la gracia que resonáis en el silencio de los corazones, vosotros murmuráis en el fondo de nuestras consciencias palabras de dulzura y paz". [3] Es un silencio que dice mucho más que mil palabras; "es algo que comunica luz, amor, fuerza. Y permanece en nuestra alma, aunque para muchos parezca ser pasajero". [4] A pesar de que no lo podemos percibir a través de los sentidos, Él no deja de hablarnos al alma, y de enriquecernos con su presencia. A cada comunión que, por los ruegos de María Santísima, recibimos, la inteligencia se torna más perspicaz para los asuntos de la fe, el amor a Dios y a lo sobrenatural, y crecen nuestras fuerzas para vencer las tentaciones y hacer sacrificios. De la misma manera la voluntad de luchar contra nuestros pecados y malas inclinaciones, se multiplican por sí mismas. [5]

En esta vida, puede sernos una prueba el hecho de no poder ver a Nuestro Señor en la Eucaristía. Sin embargo, si estamos firmes en la fe, y somos ardorosos devotos de ese sublime Sacramento, en la vida futura eso nos será motivo de gran alegría, como dice San Pedro: "De este modo, vuestra fe será probada como siendo verdadera, más preciosa que el oro perecedero, que es probado en el fuego, y alcanzará alabanza, honra y gloria, en el día de la manifestación de Jesucristo. Sin haber visto al Señor, vosotros lo amáis. Sin verlo todavía, en él creéis. Eso será para vosotros fuente de alegría indecible y gloriosa, pues obtendréis aquello en que creéis: vuestra salvación". (I Pd 1, 7-9)

Seamos asiduos frecuentadores de las Santas Misas, fervorosos "oyentes" de las misteriosas voces divinas que claman en nosotros, sea en medio de las consolaciones o durante las pruebas, y, en el Cielo, podremos, en fin, ver, sentir y hasta incluso abrazar a Nuestro Señor Jesucristo durante toda la Eternidad.

Por Bruna Almeida Piva
________________________________________
[1] CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. A Eucaristia, eixo da piedade católica. Dr. Plinio, São Paulo, n. 156, mar. 2011, p. 30.
[2] Cf. Loc. cit.
[3] SAINT-LAURENT, Thomas de. O livro da Confiança. São Paulo: Teixeira, [s. d.], p. 9.
[4] CORRÊA DE OLIVEIRA. Op. cit., p. 30.
[5] Cf. Loc. cit.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/73671--iquest-Es-posible-sentir-a-Jesus-en-la-Comunion--. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mons. Armando Colín reafirmó la invitación que hizo el Papa Francisco en Fátima de rezar siempre ...
 
El domingo 22 de octubre, ante imagen peregrina de la Virgen y reliquia del Papa Polaco, se celebró ...
 
El purpurado intervino en el I Congreso Interdiocesano de Educación de las Diócesis de Segorbe-Cas ...
 
Existen notables cambios entre los países con mayor número católicos desde el año 2000. ...
 
El galardón reconoce el trabajo de periodistas y comunicadores que han promovido y difundido los va ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading