Loading
 
 
 
Loading
 
Conmemoran en Fátima, Portugal, 98º aniversario de las apariciones marianas
Loading
 
13 de Octubre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Fátima (Martes, 13-09-2015, Gaudium Press) Este 12 y 13 de octubre tuvo lugar en el Santuario de Fátima en Portugal la Peregrinación Internacional por el 98º aniversario de la última aparición mariana a los tres pastorcitos. Dos momentos marcaron la celebración en torno a la Madre de Dios: la Vigilia de oración y memoria de la dedicación de la Basílica de Nuestra Señora de Rosario en la noche del lunes, y la solemne Eucaristía en la mañana de este martes, ambos acontecimientos presididos por el Cardenal Giovanni Battista Re, Prefecto Emérito de la Congregación de los Obispos y Presidente Emérito de la Pontificia Comisión para América Latina.

Santuario de Fátima.jpg
Fatima.jpg
El 13 de octubre de 1917 ocurrió la última aparición de Nuestra Señora en Fátima / Foto: Santuario de Fátima.

"En esta noche de vigilia, que nos prepara para el día en el que se recuerda la última de las seis apariciones de la Virgen María en Cova de Iria, celebramos la memoria de la dedicación de esta Basílica. Los textos litúrgicos nos invitan a levantar los corazones para Dios, apoyándonos sobre el tema más alto y más bello: el amor que Dios tiene para nosotros. Hasta el punto de venir a morar en cada hombre y mujer", señaló el purpurado al comenzar la homilía de la Vigilia del pasado lunes 12.

En la ocasión, el Cardenal también motivó la reflexión invitando a los miles de fieles presentes en el santuario mariano interrogarse sobre el lugar que Dios ocupa en cada una de sus vidas y en sus corazones, y señaló: "Excluyendo a Dios de su vida, el ser humano permanece un enigma indescifrable para si mismo. El hombre y la mujer pueden conocer muchas cosas, incluso sin Dios; pero sin Dios, no se pueden conocer a sí mismos, el sentido de la vida y el propio destino eterno".

En este sentido, dijo que Nuestra Señora, al aparecer en Fátima con su invitación a la oración, a la conversión de corazón y a la penitencia, indicó a todos el camino que lleva a Dios. "En esta noche la Virgen Madre nos repite que Dios es un Padre que nos amar, quiere nuestro bien, nos perdona porque nos ama", expresó.

Luego, concluyó el purpurado: "En esta memoria de la dedicación de esta Basílica, pidamos a Nuestra Señora que nos alcance la gracia de colocar a Dios en el centro de nuestras vidas y de sentirnos responsabas delante de Él por nuestros hermanos y hermanas".

Mientras tanto, en la mañana de este martes, durante la celebración Eucarística de la conmemoración de las apariciones, el Cardenal Giovanni Battista Re, reflexionó sobre la fe tomando como modelo a la Madre de Dios.
"Aquel ‘sí' pronunciado por María, antes de ser un acto de obediencia, fue un acto de fe. Aquel ‘fiat' significó fiar-se de Dios: fue colocar la vida de Ella en manos de Dios (...) Con este su ‘fiat', María dio inicio a una admirable peregrinación: la peregrinación de la fe", expresó el purpurado.

El cardenal señaló que "la mayor desgracias que nos puede suceder es precisamente perder la fe", ya que ella "enriquece la existencia humana en todas sus dimensiones es capaz de iluminar la vida entera"; pero que tristemente hoy la fe pasa por una dura prueba: "estilos de ida y corrientes de pensamientos la ponen en duda o la eliminan desde las raíces".

Por eso reiteró que en María se encuentra un modelo y apoyo para nuestra fe: "Para Ella también no fue fácil encontrarse con el Misterio. Para Ella, el abandonarse en los designios de Dios también fue, humanamente hablando, un salto en la oscuridad (...) También ella sufrió las dificultades de la fe, más se mantuvo fiel hasta el fin junto a la Cruz".

En otro momento, al referirse a las apariciones marianas dijo que ellas son "una manifestación de su solicitud materna por nosotros, una señal de proximidad de la Bienaventurada Virgen María a nuestros problemas, a nuestras dificultades; son expresión del deseo que tiene de socorrernos, a nosotros hombres y mujeres que en este mundo combatimos contra las fuerzas del mal; son una señal de su misericordia materna".

Nuestra Señora de Fátima se le apareció por primera vez a los tres pastorcitos -Lucía, Jacinta y Francisco- el 13 de mayo de 1917. Este mismo año sucedieron otra serie de apariciones, siendo la última la ocurrida el 13 de octubre.

Con información de Santuario de Fátima.

Loading
Conmemoran en Fátima, Portugal, 98º aniversario de las apariciones marianas

Fátima (Martes, 13-09-2015, Gaudium Press) Este 12 y 13 de octubre tuvo lugar en el Santuario de Fátima en Portugal la Peregrinación Internacional por el 98º aniversario de la última aparición mariana a los tres pastorcitos. Dos momentos marcaron la celebración en torno a la Madre de Dios: la Vigilia de oración y memoria de la dedicación de la Basílica de Nuestra Señora de Rosario en la noche del lunes, y la solemne Eucaristía en la mañana de este martes, ambos acontecimientos presididos por el Cardenal Giovanni Battista Re, Prefecto Emérito de la Congregación de los Obispos y Presidente Emérito de la Pontificia Comisión para América Latina.

Santuario de Fátima.jpg
Fatima.jpg
El 13 de octubre de 1917 ocurrió la última aparición de Nuestra Señora en Fátima / Foto: Santuario de Fátima.

"En esta noche de vigilia, que nos prepara para el día en el que se recuerda la última de las seis apariciones de la Virgen María en Cova de Iria, celebramos la memoria de la dedicación de esta Basílica. Los textos litúrgicos nos invitan a levantar los corazones para Dios, apoyándonos sobre el tema más alto y más bello: el amor que Dios tiene para nosotros. Hasta el punto de venir a morar en cada hombre y mujer", señaló el purpurado al comenzar la homilía de la Vigilia del pasado lunes 12.

En la ocasión, el Cardenal también motivó la reflexión invitando a los miles de fieles presentes en el santuario mariano interrogarse sobre el lugar que Dios ocupa en cada una de sus vidas y en sus corazones, y señaló: "Excluyendo a Dios de su vida, el ser humano permanece un enigma indescifrable para si mismo. El hombre y la mujer pueden conocer muchas cosas, incluso sin Dios; pero sin Dios, no se pueden conocer a sí mismos, el sentido de la vida y el propio destino eterno".

En este sentido, dijo que Nuestra Señora, al aparecer en Fátima con su invitación a la oración, a la conversión de corazón y a la penitencia, indicó a todos el camino que lleva a Dios. "En esta noche la Virgen Madre nos repite que Dios es un Padre que nos amar, quiere nuestro bien, nos perdona porque nos ama", expresó.

Luego, concluyó el purpurado: "En esta memoria de la dedicación de esta Basílica, pidamos a Nuestra Señora que nos alcance la gracia de colocar a Dios en el centro de nuestras vidas y de sentirnos responsabas delante de Él por nuestros hermanos y hermanas".

Mientras tanto, en la mañana de este martes, durante la celebración Eucarística de la conmemoración de las apariciones, el Cardenal Giovanni Battista Re, reflexionó sobre la fe tomando como modelo a la Madre de Dios.
"Aquel ‘sí' pronunciado por María, antes de ser un acto de obediencia, fue un acto de fe. Aquel ‘fiat' significó fiar-se de Dios: fue colocar la vida de Ella en manos de Dios (...) Con este su ‘fiat', María dio inicio a una admirable peregrinación: la peregrinación de la fe", expresó el purpurado.

El cardenal señaló que "la mayor desgracias que nos puede suceder es precisamente perder la fe", ya que ella "enriquece la existencia humana en todas sus dimensiones es capaz de iluminar la vida entera"; pero que tristemente hoy la fe pasa por una dura prueba: "estilos de ida y corrientes de pensamientos la ponen en duda o la eliminan desde las raíces".

Por eso reiteró que en María se encuentra un modelo y apoyo para nuestra fe: "Para Ella también no fue fácil encontrarse con el Misterio. Para Ella, el abandonarse en los designios de Dios también fue, humanamente hablando, un salto en la oscuridad (...) También ella sufrió las dificultades de la fe, más se mantuvo fiel hasta el fin junto a la Cruz".

En otro momento, al referirse a las apariciones marianas dijo que ellas son "una manifestación de su solicitud materna por nosotros, una señal de proximidad de la Bienaventurada Virgen María a nuestros problemas, a nuestras dificultades; son expresión del deseo que tiene de socorrernos, a nosotros hombres y mujeres que en este mundo combatimos contra las fuerzas del mal; son una señal de su misericordia materna".

Nuestra Señora de Fátima se le apareció por primera vez a los tres pastorcitos -Lucía, Jacinta y Francisco- el 13 de mayo de 1917. Este mismo año sucedieron otra serie de apariciones, siendo la última la ocurrida el 13 de octubre.

Con información de Santuario de Fátima.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/73717-Conmemoran-en-Fatima--Portugal--98o--aniversario-de-las-apariciones-marianas. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Una Corte Federal negó en una instancia previa la posibilidad de publicar una campaña navideña e ...
 
El templo es uno de los cinco más antiguos del país y conserva los restos de los gobernantes medie ...
 
Durante la celebración Eucarística también fueron ordenados cinco diáconos transitorios. ...
 
El filme se proyecta junto al Museo de Fotografía en Tokio. ...
 
Mons. António Marto, en entrevista subrayó la dimensión profética de Fátima. Dijo que la celebr ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading