Loading
 
 
 
Loading
 
Familias católicas fuertes hacen escuelas católicas fuertes: Arzobispo de Vancouver, Canadá
Loading
 
22 de Octubre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Vancouver (Jueves, 22-10-2015, Gaudium Press) El Arzobispo de Vancouver, Canadá, monseñor Michael Miller, ex Secretario de la Congregación para la Educación Católica, explicó en entrevista a The Cardinal Newman Society la relación que existe entre la educación Católica y la educación de la familia, esta última un requisito indispensable para la primera. "Familias más fuertes hacen una mejor educación católica", expuso el prelado. "Familias más débiles debilitan el tejido".

MONS MICHAEL MILLER GAUDIUM PRESS.jpg
Monseñor Michael Miller, Arzobispo de Vancouver, Canadá. Foto: Arquidiócesis de Vancouver.
"Sería insensato para nosotros esperar una gran educación católica si nuestro sistema familiar es débil", indicó el Arzobispo. La familia y la educación católica "trabajan en proporcionalidad directa" según él prelado. "Entonces entre más fuerte es la familia, más fuerte es la escuela. Entre más débil sea la familia, casi inevitablemente será más débil la escuela".

La escuela no puede reemplazar a los padres

El prelado insistió en que no es posible reemplazar el deber fundamental de los padres para educar a sus hijos y enseñarles la fe. Esta realidad tiene su base en la gran importancia psicológica moral y espiritual de la misión de los padres. "Imaginar que una escuela pueda recuperar y reemplazar el tiempo que los padres deben dedicar a los hijos parece simplemente insensato. Por supuesto los padres son los primeros y fundamentales educadores de sus hijos, esto no es algo que ellos puedan contratar o dar a alguien más", expuso.

De esta manera, las familias no sólo deben verse a sí mismas como Iglesias domésticas sino también como un tipo de escuela. "Es una escuela de la virtud donde usted primero aprende su humanidad, lo que significa ser amado por Dios al sentirse amado por sus padres. Si usted no aprende a perdonar, si no es amable, si guarda rencores en la familia, esta es la manera como usted va a ser con los demás". La misión de las escuelas católicas, por tanto, es secundaria frente a la misión de las familias y, en palabras de Mons. Miller, las instituciones educativas católicas son "reforzadoras de la familia".

El Arzobispo, además de abogar por la misión de la familia en la educación de los hijos, recordó la importancia de que las escuelas católicas fomenten el aspecto espiritual que es frecuentemente ignorado en otras instituciones educativas. "Nosotros tenemos hambre y sed de Dios. Nuestra vida está hecha para encontrar su sentido y su plenitud en Él y si esto no está presente dentro de la escuela, usted retira una gran parte de quién la persona humana es y pretende que eso no existe", explicó el prelado. "Nosotros esperamos más de nuestras escuelas precisamente porque son extensiones de y operan para la familia. Las escuelas católicas deberían tener algo de esa atmósfera y significado y por tanto ellos tienen que encargarse del niño en plenitud. De otra manera hay un vacío enorme, algo terriblemente importante que es omitido".

Con información de The Cardinal Newman Society.

 

Loading
Familias católicas fuertes hacen escuelas católicas fuertes: Arzobispo de Vancouver, Canadá

Vancouver (Jueves, 22-10-2015, Gaudium Press) El Arzobispo de Vancouver, Canadá, monseñor Michael Miller, ex Secretario de la Congregación para la Educación Católica, explicó en entrevista a The Cardinal Newman Society la relación que existe entre la educación Católica y la educación de la familia, esta última un requisito indispensable para la primera. "Familias más fuertes hacen una mejor educación católica", expuso el prelado. "Familias más débiles debilitan el tejido".

MONS MICHAEL MILLER GAUDIUM PRESS.jpg
Monseñor Michael Miller, Arzobispo de Vancouver, Canadá. Foto: Arquidiócesis de Vancouver.
"Sería insensato para nosotros esperar una gran educación católica si nuestro sistema familiar es débil", indicó el Arzobispo. La familia y la educación católica "trabajan en proporcionalidad directa" según él prelado. "Entonces entre más fuerte es la familia, más fuerte es la escuela. Entre más débil sea la familia, casi inevitablemente será más débil la escuela".

La escuela no puede reemplazar a los padres

El prelado insistió en que no es posible reemplazar el deber fundamental de los padres para educar a sus hijos y enseñarles la fe. Esta realidad tiene su base en la gran importancia psicológica moral y espiritual de la misión de los padres. "Imaginar que una escuela pueda recuperar y reemplazar el tiempo que los padres deben dedicar a los hijos parece simplemente insensato. Por supuesto los padres son los primeros y fundamentales educadores de sus hijos, esto no es algo que ellos puedan contratar o dar a alguien más", expuso.

De esta manera, las familias no sólo deben verse a sí mismas como Iglesias domésticas sino también como un tipo de escuela. "Es una escuela de la virtud donde usted primero aprende su humanidad, lo que significa ser amado por Dios al sentirse amado por sus padres. Si usted no aprende a perdonar, si no es amable, si guarda rencores en la familia, esta es la manera como usted va a ser con los demás". La misión de las escuelas católicas, por tanto, es secundaria frente a la misión de las familias y, en palabras de Mons. Miller, las instituciones educativas católicas son "reforzadoras de la familia".

El Arzobispo, además de abogar por la misión de la familia en la educación de los hijos, recordó la importancia de que las escuelas católicas fomenten el aspecto espiritual que es frecuentemente ignorado en otras instituciones educativas. "Nosotros tenemos hambre y sed de Dios. Nuestra vida está hecha para encontrar su sentido y su plenitud en Él y si esto no está presente dentro de la escuela, usted retira una gran parte de quién la persona humana es y pretende que eso no existe", explicó el prelado. "Nosotros esperamos más de nuestras escuelas precisamente porque son extensiones de y operan para la familia. Las escuelas católicas deberían tener algo de esa atmósfera y significado y por tanto ellos tienen que encargarse del niño en plenitud. De otra manera hay un vacío enorme, algo terriblemente importante que es omitido".

Con información de The Cardinal Newman Society.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los prelados desmintieron una supuesta condena de la muerte de los líderes terroristas durante enfr ...
 
Niños de todas las edades oraron el Santo Rosario a las 9 am del miércoles 18 de octubre. ...
 
La muerte solo se explica, y se enfrenta con base en la fe dejada por Cristo. Él es la esperanza an ...
 
La consagración busca una salida celestial a la situación local que se ha deteriorado progresivame ...
 
La Hermana Gloria Cecilia Narváez, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmac ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading