Loading
 
 
 
Loading
 
Santa Edwiges: el matrimonio de la vida religiosa con la vocación fue la matriz de su feliz matrimonio - II Parte
Loading
 
23 de Octubre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 23-10-2015, Gaudium Press): A continuación la segunda y última parte de la maravillosa historia de Santa Edwiges, duquesa de Silesia:

"Estuve preso y Me visitaste"

Los encarcelados y condenados eran motivo de especial atención de Edwiges. Durante los varios años en que fue construido el monasterio de Trebnitz ningún condenado a la muerte fue ejecutado: la duquesa consiguió que ellos fuesen a trabajar en las obras, permitiéndoles enmendarse de sus faltas y llegar a la conversión. Y durante los largos años en que vivió en este mundo dirigió ella la mirada a los que se encontraban privados de libertad, visitándolos y proporcionándoles ropas y alimentos, siendo varios de ellos adversarios de su marido.

1.jpgEn diversas ocasiones intercedió ella junto a Henrique pidiendo que sus desafectos encarcelados volvieran a su favor, consiguiendo así para ellos la alegría de la libertad (y para Henrique la posibilidad de, junto con ella, hacer el bien).

En cierta ocasión un clérigo cometiera un crimen de sacrilegio, siendo sentenciado por el juez a la pena capital. La duquesa se conmovió profundamente por lo que ocurría con el infeliz, pero al mismo tiempo mirando a una santa institución, la Iglesia Católica, en la cual el actuaba: un electo de Dios condenado a una muerte infame. A pesar del crimen, Edwiges consideraba el estado clerical digno de gran veneración: pidió, suplicó y oró por el condenado, consiguiendo finalmente librarlo de la sentencia fatal, y después se empeñó en la conversión de aquel cuya vida había salvado.

Protectora de las viudas, huérfanos, pobres, peregrinos y endeudados

Para las viudas y huérfanos Edwiges era una madre, abogada y consoladora. A los peregrinos que se dirigían a los Lugares Santos, Edwiges contribuía con dinero para sus necesidades de viaje, sintiéndose así participante de las peregrinaciones y de sus méritos.

Cierto día se demoro ella más tiempo en las oraciones, que hacía en sus aposentos. Mendigos, al lado de afuera, después de larga espera pasaron ellos a lamentarse, en alta voz: "hoy la señora se escondió de nosotros", y otras blandas manifestaciones de pedidos de limosnas. Una de las siervas informó a Edwiges que los pobres estaban allí quejándose de que la duquesa no les diera todavía las limosnas, a lo que ella determinó: "ve deprisa, agarra el cofre donde está el dinero para los pobres, y de a cada uno conforme el Señor la inspire".

Santa Edwiges adquirió fama como protectora de los endeudados porque, cuando algunas personas estaban en esa situación (o presos, no pudiendo pagar los débitos financieros que habían contraído), ella saldaba las deudas con su propio dinero, o obtenía el perdón para los deudores.

Parte para el Paraíso

Edwiges, duquesa de Silésia y de Polonia, acostada en un pobre lecho entregó su alma a Dios en el año 1243, el día 15 de octubre. Esa fecha, como es habitual en la Iglesia, pasó a ser el día de su festividad litúrgica, la cual fue después mudada para el día siguiente (para dar lugar a la conmemoración de Santa Teresa de Ávila, patrona de los profesores). Habiendo siempre sido humilde y dotada de gran perfección en vida, Santa Edwiges se habrá alegrado, en el paraíso, en ver concedida la precedencia a esa otra gran santa de la constelación de la Iglesia.

Por el P. Rodrigo Solera, EP

Fuentes: Vida de Santa Edwiges (Pe. Ivo Montanhese CSSR, Editora Santuário, 1884); Dix Mille Saints (Les Bénédictines de Ramsgate, Brepols, 1991); Heavenly Friends (Rosalie Marie Levy, St. Paul Editions, 1984).

 

 

Loading
Santa Edwiges: el matrimonio de la vida religiosa con la vocación fue la matriz de su feliz matrimonio - II Parte

Redacción (Viernes, 23-10-2015, Gaudium Press): A continuación la segunda y última parte de la maravillosa historia de Santa Edwiges, duquesa de Silesia:

"Estuve preso y Me visitaste"

Los encarcelados y condenados eran motivo de especial atención de Edwiges. Durante los varios años en que fue construido el monasterio de Trebnitz ningún condenado a la muerte fue ejecutado: la duquesa consiguió que ellos fuesen a trabajar en las obras, permitiéndoles enmendarse de sus faltas y llegar a la conversión. Y durante los largos años en que vivió en este mundo dirigió ella la mirada a los que se encontraban privados de libertad, visitándolos y proporcionándoles ropas y alimentos, siendo varios de ellos adversarios de su marido.

1.jpgEn diversas ocasiones intercedió ella junto a Henrique pidiendo que sus desafectos encarcelados volvieran a su favor, consiguiendo así para ellos la alegría de la libertad (y para Henrique la posibilidad de, junto con ella, hacer el bien).

En cierta ocasión un clérigo cometiera un crimen de sacrilegio, siendo sentenciado por el juez a la pena capital. La duquesa se conmovió profundamente por lo que ocurría con el infeliz, pero al mismo tiempo mirando a una santa institución, la Iglesia Católica, en la cual el actuaba: un electo de Dios condenado a una muerte infame. A pesar del crimen, Edwiges consideraba el estado clerical digno de gran veneración: pidió, suplicó y oró por el condenado, consiguiendo finalmente librarlo de la sentencia fatal, y después se empeñó en la conversión de aquel cuya vida había salvado.

Protectora de las viudas, huérfanos, pobres, peregrinos y endeudados

Para las viudas y huérfanos Edwiges era una madre, abogada y consoladora. A los peregrinos que se dirigían a los Lugares Santos, Edwiges contribuía con dinero para sus necesidades de viaje, sintiéndose así participante de las peregrinaciones y de sus méritos.

Cierto día se demoro ella más tiempo en las oraciones, que hacía en sus aposentos. Mendigos, al lado de afuera, después de larga espera pasaron ellos a lamentarse, en alta voz: "hoy la señora se escondió de nosotros", y otras blandas manifestaciones de pedidos de limosnas. Una de las siervas informó a Edwiges que los pobres estaban allí quejándose de que la duquesa no les diera todavía las limosnas, a lo que ella determinó: "ve deprisa, agarra el cofre donde está el dinero para los pobres, y de a cada uno conforme el Señor la inspire".

Santa Edwiges adquirió fama como protectora de los endeudados porque, cuando algunas personas estaban en esa situación (o presos, no pudiendo pagar los débitos financieros que habían contraído), ella saldaba las deudas con su propio dinero, o obtenía el perdón para los deudores.

Parte para el Paraíso

Edwiges, duquesa de Silésia y de Polonia, acostada en un pobre lecho entregó su alma a Dios en el año 1243, el día 15 de octubre. Esa fecha, como es habitual en la Iglesia, pasó a ser el día de su festividad litúrgica, la cual fue después mudada para el día siguiente (para dar lugar a la conmemoración de Santa Teresa de Ávila, patrona de los profesores). Habiendo siempre sido humilde y dotada de gran perfección en vida, Santa Edwiges se habrá alegrado, en el paraíso, en ver concedida la precedencia a esa otra gran santa de la constelación de la Iglesia.

Por el P. Rodrigo Solera, EP

Fuentes: Vida de Santa Edwiges (Pe. Ivo Montanhese CSSR, Editora Santuário, 1884); Dix Mille Saints (Les Bénédictines de Ramsgate, Brepols, 1991); Heavenly Friends (Rosalie Marie Levy, St. Paul Editions, 1984).

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"En este momento de dolor quiero manifestar mi cercanía y oración a toda la querida población mex ...
 
Los periodistas compararon la gran convocatoria con la de eventos como conciertos musicales. ...
 
Se ofrecen una mesa redonda, talleres y exposición, entre los días 19 y 24 de septiembre, en la se ...
 
Con la proximidad de las conmemoraciones por los 300 años del encuentro de la Imagen de Nuestra Se ...
 
¡Alegría! Todos los fieles de la nave gritan: "La Sangre está líquida, la sangre está suelta". ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading