Loading
 
 
 
Loading
 
Un altísimo llamado… ¡para todos!
Loading
 
6 de Noviembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 06-11-2015, Gaudium Press) En el calendario litúrgico, el mes de noviembre se inicia con la Solemnidad de Todos los Santos, instituida en el siglo IX, a fin de alabar y festejar la multitud de los justos: "aquellos que habitan la Jerusalén Celestial, canonizados o no, bien como los vivos que se encuentran en la gracia de Dios y conservan su amistad".1

1.jpg

Sin embargo, ¿para qué sirven a los santos nuestros elogios? ¿Qué les importan los honores terrenales, mientras el propio Dios los glorifica? 2 De hecho, nuestras alabanzas no son necesarias a ellos, pero lo son a nosotros mismos, pues interceden por nosotros al Padre, y su recuerdo nos estimula e incita a "gozar de su tan amable compañía y de merecer ser conciudadanos y comensales de los espíritus bienaventurados, de unirnos al grupo de los patriarcas, a las filas de los profetas, al senado de los apóstoles, al numeroso ejercito de los mártires, al gremio de los confesores, a los coros de las vírgenes, de asociarnos, en fin, a la comunión de todos los santos y con todos alegrarnos (regocijarnos) ".3 Es, por lo tanto, una fiesta que nos invita a la santidad.

En nuestra búsqueda de la felicidad y realización, no podemos tener ambición más bella y más noble que la de ser santos. Y muy equivocado estaría quien pensase que ese llamado es hecho solamente a una minoría de almas selectas, que un día son elevadas a la gloria de los altares. Con el auxilio de la Gracia, todos somos hechos para esa inmensa, criteriosa, sabia, pero osada aventura, en la cual ordenamos nuestra alma a Dios, la purificamos y embellezcamos, ofreciéndola a la felicidad eterna, a la corte celestial donde un asiento nos está reservado.4

Ante tan alto llamado, ¿cuáles son nuestras disposiciones de alma? ¿Estamos dispuestos a abandonar el pecado y abrazar las vías de la virtud rumbo a la santidad? O ¿será que, delante de la asamblea de los justos que nos desea y aguarda, somos indiferentes y nos esquivamos? Si tenemos buenas disposiciones, agradezcamos a Dios que nos la concedió y pidamos perseverancia en nuestros buenos propósitos; si nos sentimos débiles ante tan grande batalla, roguemos a los santos del Cielo que nos concedan su fuerza y coraje, protección y auxilio.

Mientras tanto, sea cual fuere nuestra disposición o vocación, el camino es el mismo: el amor. "Amad a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo", recomendaba insistentemente Nuestro Señor Jesucristo en sus oraciones. Y también San Juan de la Cruz enseñaba: "En el atardecer de esta vida, seréis juzgados según el amor".5 El amor nos hace grandes a los ojos de Dios, y solamente por amor somos capaces de abandonar nuestros vicios y realizar los sacrificios, grandes o pequeños, que la santidad exige.

Que, en esta Fiesta de todos los Santos, la Santísima Virgen y todos los bienaventurados nos alcancen de Dios el amor más puro y ardiente que la naturaleza humana pueda tener en relación a Él, y, consecuentemente, la santidad plena, pues "es en la esperanza de poder vivir, de batallar por nuestra santificación y de morir en la paz de Dios, confiados en Nuestra Señora, agradeciendo a Ella porque nos obtuvo gracias para tornarnos otros héroes en la Fe y príncipes del Cielo, que debemos atravesar nuestros días en esta tierra de exílio".6

Por Bruna Almeida Piva

1 EDITORIAL. Todos são chamados à santidade. Dr. Plinio. São Paulo, ano 7, n. 80, nov. 2004, p. 4.
2 Cf. Bernardo, Santo. Dos Sermões. In: LITURGIA das Horas: Segundo o rito romano. Tradução para o Brasil da segunda edição típica. São Paulo: Ave-Maria, 2000, v. 4, p. 1421.
3 Loc. cit.
4 Cf. CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Santidade, o ideal de todo homem. Dr. Plinio, São Paulo, ano 6, n. 44, nov. 2001, p. 8-10.
5 JOÃO DA CRUZ, Santo apud CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Op. cit., p. 10.
6 Loc. ci

Loading
Un altísimo llamado… ¡para todos!

Redacción (Viernes, 06-11-2015, Gaudium Press) En el calendario litúrgico, el mes de noviembre se inicia con la Solemnidad de Todos los Santos, instituida en el siglo IX, a fin de alabar y festejar la multitud de los justos: "aquellos que habitan la Jerusalén Celestial, canonizados o no, bien como los vivos que se encuentran en la gracia de Dios y conservan su amistad".1

1.jpg

Sin embargo, ¿para qué sirven a los santos nuestros elogios? ¿Qué les importan los honores terrenales, mientras el propio Dios los glorifica? 2 De hecho, nuestras alabanzas no son necesarias a ellos, pero lo son a nosotros mismos, pues interceden por nosotros al Padre, y su recuerdo nos estimula e incita a "gozar de su tan amable compañía y de merecer ser conciudadanos y comensales de los espíritus bienaventurados, de unirnos al grupo de los patriarcas, a las filas de los profetas, al senado de los apóstoles, al numeroso ejercito de los mártires, al gremio de los confesores, a los coros de las vírgenes, de asociarnos, en fin, a la comunión de todos los santos y con todos alegrarnos (regocijarnos) ".3 Es, por lo tanto, una fiesta que nos invita a la santidad.

En nuestra búsqueda de la felicidad y realización, no podemos tener ambición más bella y más noble que la de ser santos. Y muy equivocado estaría quien pensase que ese llamado es hecho solamente a una minoría de almas selectas, que un día son elevadas a la gloria de los altares. Con el auxilio de la Gracia, todos somos hechos para esa inmensa, criteriosa, sabia, pero osada aventura, en la cual ordenamos nuestra alma a Dios, la purificamos y embellezcamos, ofreciéndola a la felicidad eterna, a la corte celestial donde un asiento nos está reservado.4

Ante tan alto llamado, ¿cuáles son nuestras disposiciones de alma? ¿Estamos dispuestos a abandonar el pecado y abrazar las vías de la virtud rumbo a la santidad? O ¿será que, delante de la asamblea de los justos que nos desea y aguarda, somos indiferentes y nos esquivamos? Si tenemos buenas disposiciones, agradezcamos a Dios que nos la concedió y pidamos perseverancia en nuestros buenos propósitos; si nos sentimos débiles ante tan grande batalla, roguemos a los santos del Cielo que nos concedan su fuerza y coraje, protección y auxilio.

Mientras tanto, sea cual fuere nuestra disposición o vocación, el camino es el mismo: el amor. "Amad a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo", recomendaba insistentemente Nuestro Señor Jesucristo en sus oraciones. Y también San Juan de la Cruz enseñaba: "En el atardecer de esta vida, seréis juzgados según el amor".5 El amor nos hace grandes a los ojos de Dios, y solamente por amor somos capaces de abandonar nuestros vicios y realizar los sacrificios, grandes o pequeños, que la santidad exige.

Que, en esta Fiesta de todos los Santos, la Santísima Virgen y todos los bienaventurados nos alcancen de Dios el amor más puro y ardiente que la naturaleza humana pueda tener en relación a Él, y, consecuentemente, la santidad plena, pues "es en la esperanza de poder vivir, de batallar por nuestra santificación y de morir en la paz de Dios, confiados en Nuestra Señora, agradeciendo a Ella porque nos obtuvo gracias para tornarnos otros héroes en la Fe y príncipes del Cielo, que debemos atravesar nuestros días en esta tierra de exílio".6

Por Bruna Almeida Piva

1 EDITORIAL. Todos são chamados à santidade. Dr. Plinio. São Paulo, ano 7, n. 80, nov. 2004, p. 4.
2 Cf. Bernardo, Santo. Dos Sermões. In: LITURGIA das Horas: Segundo o rito romano. Tradução para o Brasil da segunda edição típica. São Paulo: Ave-Maria, 2000, v. 4, p. 1421.
3 Loc. cit.
4 Cf. CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Santidade, o ideal de todo homem. Dr. Plinio, São Paulo, ano 6, n. 44, nov. 2001, p. 8-10.
5 JOÃO DA CRUZ, Santo apud CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. Op. cit., p. 10.
6 Loc. ci

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/74300-Un-altisimo-llamado-hellip---iexcl-para-todos-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
El templo fue construido con el propósito de contar con un lugar sagrado notablemente bello y cató ...
 
Pesa 600 kilogramos y mide más de 5 metros. Fue elaborado en el año 2013 para que fuese mensajero ...
 
El inicio de una nueva administración es la oportunidad de garantizar los derechos de los creyentes ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading